Ovación

Ortigoza aseguró que al clásico "le sacan todo el folclore"

El volante canalla se refirió a lo "raro" que sería el clásico sin gente. "Será como un entrenamiento", dijo en un mano a mano con Ovación. "Contra Unión fuimos un desastre", se sinceró

Sábado 13 de Octubre de 2018

Néstor Ortigoza no necesita recurrir a frases tribuneras para endulzar los corazones canallas. Tampoco besarse el escudo de Central para expresar lo que siente por el club que lo anida. Se rige por las reglas de la sinceridad. De la realidad. El Gordo aceptó el mano a mano con Ovación fiel a su estilo. Hablando claro y en el marco de la incertidumbre que hay en cuanto al clásico por la Copa Argentina, donde organización y gobierno provincial se tiraron con dardos venenosos (ver páginas 2 y 3). El experimentado volante lamentará si se oficializa en breve que el derby sea a puertas cerradas y un escenario a definir. "Le sacan el folclore a esta gran fiesta que debe ser", le confesó a este medio ayer con impotencia. También hizo una fuerte autocrítica sobre la performance exhibida ante Unión. "Fuimos un desastre", remarcó. También salió a marcar la cancha y bancar al Patón Bauza mientras se prepara para enfrentar a Boca en la Bombonera cuando se reanude la actividad en la Superliga.

¿Cómo vivís esta incertidumbre en torno al clásico, que podría ser a puertas cerradas y fuera de la ciudad?

Antes que nada, le sacan todo el folclore a un partido tan importante como este. Sin gente no es lo mismo, eso está más que claro. A eso le agrego que aún no hay nada sobre dónde se jugará y de qué manera. Hablan del 24 o 31 de octubre. Hay muchas suposiciones en todo esto. Pero igualmente me gustaría que se pudiera jugar con público de los dos equipos, así te genera esa adrenalina diferente. Es muy lindo ver la cancha llena y que la gente esté cantando. Pero con esto que se habla y comenta, de que sería a puertas cerradas, le saca todo el color a una cita invaluable.

¿Será un partido extraño desde ese punto de vista?

Obvio. En realidad será como un entrenamiento. La única diferencia será que tendremos puesta las camisetas oficiales. Pero después vamos a estar los dos equipos en cancha con las tribunas vacías.

¿Te pasó haber jugado un clásico a puertas cerradas?

No, nunca. Ni lo imaginé además.

Para la gente también será duro.

Totalmente. La gente quiere estar. Espera esta clase de partidos porque es algo que no se da todos los días.

¿Ustedes también lo esperan?

Por supuesto. Yo también tengo muchas ganas de jugar este clásico. Quiero vivirlo porque todos sabemos lo que genera y despierta un Central-Newell's en esta ciudad tan pasional. Miré varios clásicos por televisión y me dan muchas ganas de disputarlo porque le meten un color terrible a la ciudad además.

Igual hay mucha incertidumbre y no está dicha la última palabra.

Claro, por eso es que reflejo que todavía no hay nada firme. No se sabe cuándo será el partido en realidad. No hay una fecha confirmada. Ojalá haya acuerdo y se pueda jugar con las dos hinchadas. Obviamente que se tomen los recaudos que se tengan que tomar para garantizar el partido y la seguridad. Pero creo que se puede jugar con público este partido tan importante.

¿Considerás que la próxima semana será la más especial hasta hoy debido a que antes del clásico deberán visitar a Boca?

Sí, sabemos bien que será especial. Sobre todo porque venimos de hacer un partido para el olvido. Esa es la realidad. Contra Unión hicimos un partido muy malo desde todo punto de vista. Por eso es que cada uno de nosotros debemos hacer una autocrítica para tratar de revertir la imagen que dejamos en el Gigante ante nuestra gente.

¿Contra Unión tocaron fondo?

Tuvimos una tarde mala, muy mala. Entramos todos mal porque tampoco es que somos siempre todos horribles. Si bien no veníamos ganando, lo cierto es que les veníamos dando pelea a todos. Sabemos bien que tenemos que mejorar porque lo del domingo fue malo. Fue de esas tarde donde todos nos levantamos mal. Jugamos muy mal y hay que hacerse cargo.

¿Pensás que pueden levantarse en la Bombonera?

Tenemos que salir de esta situación, eso lo tenemos bien en claro. Contamos con buenos jugadores como para revertir lo que pasó el domingo pasado además. Hay que hacer un mea culpa y levantar desde lo individual. Hay que sacar esto adelante como sea.

¿El problema de Central pasa por el bajo nivel individual?

Creo que cada uno debe mirar para adentro y tiene que sacar lo mejor de sí. No sé si el problema es individual. Lo que sé es que la culpa es nuestra. No tenemos que mirar hacia afuera. Hay que asumir esta responsabilidad.

En el fútbol cuesta hacerse cargo de las cosas cuando salen mal.

Pero acá somos grandes y te aseguro que cada uno sabe lo que hace bien o mal. Hay que mirar para adentro y no tirar la pelota hacia afuera. Hay que hacerse cargo uno mismo de las cosas. Al menos hablo por mí en este momento.

¿Sentís que estás en deuda, que te aún te falta o qué te genera todo este presente?

Soy de los que consideran que siempre se puede dar un poco más. Por suerte vengo jugando todos los partidos y me siento muy bien desde lo físico. Lógico que después del partido contra Unión me sentí muy impotente.

A la vez remarcaste que la gente se bancó esa goleada con una actitud muy particular.

Ni hablar. Perdíamos cuatro a cero y la gente cantaba en las tribunas. Eso me dio más vergüenza. Sobre todo porque de local tenemos que llevarnos a todos por delante con el apoyo que tenemos en los partidos. Pero lo del domingo fue irreconocible lo que hicimos. Por eso es que tanto remarco que cada uno debe hacerse cargo de lo que hace.

¿Les vino bien este receso o preferían jugar cuanto antes contra Boca?

No, nos vino bien porque tenemos algunos compañeros que tienen algunas molestias menores. Acá hay que barajar y dar de nuevo porque esto continúa. En los momentos difíciles hay que estar más enchufados. Hay que levantarse de nuevo, esto es así.

¿O sea que les da lo mismo que el rival sea el xeneize o cualquier otro?

Está bueno que se juegue, toque con quién toque. Aunque quiero mencionar que en los últimos partidos no nos vienen favoreciendo desde algunos puntos de vista.

¿Cómo cuáles?

Por ejemplo, en La Plata nos cobraron un penal ante Gimnasia donde el árbitro se equivocó. Después, ante Almagro nos sancionaron otro penal dudoso. Y el domingo, previo al primer gol de Unión, hubo foul a nuestro favor que no sancionaron. Por eso, lo único que pido es que sea parejo. No estoy llorando, eh. Sólo quiero que sea parejo.

El fútbol es para vivos también.

Sí, coincido. Por eso habrá que estar muy atento a todas esas cosas. Lo único que pido es que sea justo porque a Boca no le hace falta que lo ayuden. Por eso, iremos a la Bombonera a lastimarlos.

¿Tienen con qué?

Por supuesto que tenemos. No dudo de eso.

¿Llegarán bien afilados entonces?

Qué vamos a llegar afilados si venimos de comernos cuatro goles contra Unión. Llegaremos bien y buscaremos cambiar la imagen que dejamos ante nuestra gente.

¿Sienten la presión que hay por los cuatro partidos que llevan sin ganar?

La presión está siempre. Más en un club grande como Central. Acá tenés que ganar siempre. Y está bueno que así sea.

¿Te gusta jugar con presión?

Sí, porque creo que saca lo mejor de uno. Te obliga a estar concentrado ciento por ciento. Tenés que estar muy atento.

¿Y por qué pensás que no pueden levantar la cabeza tras la derrota ante Racing en Avellaneda?

Hay que tratar de volver a tener esa solidez defensiva que mostramos en el inicio. Perdimos eso. Por eso hay que buscar desde el orden volver a sumar como lo hicimos en el arranque del torneo. Porque también es cierto que si ganamos el partido que debemos (San Martín de San Juan) quedaremos en el cuarto puesto. Acá ganás y subís enseguida. Como también bajás si perdés.

¿Están mal o no es tan así?

No, no estamos tan mal como muchos creen. El domingo sí se jugó mal. Fuimos un desastre, sí. Reconozco lo que fuimos e hicimos. También es verdad que no hay que mirar sólo la parte del vaso vacío.

Pasa que se levantó la alfombra y se vio todo lo malo que venían haciendo.

Pero tampoco es que somos un desastre. Obvio que queremos levantar el nivel y revertir la imagen. Porque sabemos muy bien que ante Unión fuimos un desastre. Y tenemos que hacernos cargo de eso. Hay que empezar a volver a creer y hacernos fuertes porque tenemos con qué hacerlo.

Entre la Copa Argentina y la realidad

Central está a tres partidos de lograr un título. Claro que antes deberá pasar a Newell's para meterse en la semifinal de la Copa Argentina. Luego deberá estar entonado y firme para avanzar a la final de la llave que integra. Sin embargo, Ortigoza no se hace los rulos ni especula con el juego de las posibilidades imaginarias. Se basa en la realidad. Así construye su futuro. "Acá hay que ir partido a partido. Este es un campeonato difícil, pero Dios quiera podamos darle una gran alegría a nuestra gente. Es lo que más quiero, por cierto. Aunque por ahora no podemos pensar en la copa porque antes tenemos que visitar a Boca por la Superliga. Luego enfrentar cada fase con responsabilidad y mucha concentración porque no hay rivales fáciles", apuntó el hábil volante canalla.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});