Ovación

Orgía nazi: llega la hora de la verdad para el titular de la Federación de Automovilismo

¿Final de una carrera o “resurrección”? Max Mosley sabrá mañana, martes, si mantiene el cargo de presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), posición que puso en peligro al revelarse su participación en una orgía con cinco prostitutas. La decisión que deben tomar los asistentes a la asamblea general extraordinaria de la FIA convocada en París es muy sencilla: mantener a Mosley en el cargo o destituirlo.

Lunes 02 de Junio de 2008

París.- ¿Final de una carrera o “resurrección”? Max Mosley sabrá mañana, martes, si mantiene el cargo de presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), posición que puso en peligro al revelarse su participación en una orgía con cinco prostitutas. La decisión que deben tomar los asistentes a la asamblea general extraordinaria de la FIA convocada en París es muy sencilla: mantener a Mosley en el cargo o destituirlo.

Pero los hechos no lo son tanto. Mosley argumenta que lo que hizo fue un acto privado y de mutuo consentimiento entre adultos, al tiempo que niega cualquier connotación nazi, pese a que en el video se lo escucha hablar alemán y al menos una de las mujeres viste un uniforme similar al utilizado en los campos de concentración. Mosley, de 68 años, es hijo de Oswald Mosley, fundador de la Unión Británica de Fascistas y ex miembro del Parlamento representando a los laboristas y los conservadores. El padre del presidente de la FIA murió en 1980. Semanas después de difundirse las imágenes se supo que la prostituta que vendió las imágenes es esposa de un agente del servicio de inteligencia británico MI5. El agente fue despedido.

Pero si por el “hombre fuerte” de la Fórmula 1 fuera, Mosley debería ingresar mañana por última vez como presidente a la sede que la FIA tiene en la imponente Place de la Concorde parisina. “Debería dimitir de toda responsabilidad en la institución que representa, incluida la Fórmula 1”, dijo Bernie Ecclestone al diario británico The Daily Telegraph. “Lo último que la mayoría de la gente de este deporte querría ver, incluidas las federaciones, es a Max en una posición en la que pudiera ser forzado a dimitir”, añadió. Mosley, que preside la FIA desde 1994, decidió someterse a un voto de confianza tras advertir que el escándalo crecía y se le estaba escapando de las manos. El británico viene siendo sometido en los últimos dos meses a fuertes presiones para que renuncie, desde que el diario sensacionalista británico News of the World difundiera el 31 de marzo el video de la orgía.

Mosley nunca negó su participación en la orgía, pero asegura que no hay ninguna connotación nazi en sus actos. Anthony Scrivener, un experto en el tema, presentará mañana a la asamblea de la FIA un informe para dilucidar ese aspecto. Algunos lo cuestionan, porque es miembro del comité de apelaciones de la FIA. ¿Renunciar antes de finalizar en octubre de 2009 su mandato? Mosley, bajo cuyo mandato no se registraron muertes de pilotos en carreras de Fórmula 1, no quiere saber nada de eso. “Las comunicaciones que he recibido de los presidentes de los clubes fueron mayoritariamente a favor de mi permanencia como presidente. No podía simplemente ignorar a la mayoría y renunciar”, dijo el británico de 68 años en una carta difundida el jueves. La carta es una respuesta a la que recibió el miércoles firmada por 24 clubes automovilísticos, que decía que su permanencia y su negativa a dimitir podía hacer daño a la FIA.

“Creemos seriamente que el único camino justificable y para que la FIA siga hacia delante es tener una transición ordenada con un acuerdo inmediato y un compromiso para que dimita”, se pide en la carta de los clubes. “La FIA está en una situación crítica. Su imagen, su reputación y credibilidad están siendo severamente erosionadas”, dijeron clubes de España, Francia, India, Estados Unidos y Australia, entre otros países. Hay 222 miembros convocados para votar, pero se estima que no más de 180 lo harán, ya que varios representantes no acudirán a la reunión en París.

La agencia británica PA cree que todo es posible en la votación de mañana. “La votación parece moverse por el filo de una navaja, y el elemento crucial será el de las abstenciones, cuántos intentarán evitar que se los vea como pro o anti-Mosley”. En Mónaco, durante la disputa del Gran Premio de Fórmula 1, el gremio de la FIA World Council for Automobile Mobility and Tourism (WMTC) pidió la dimisión del presidente, y fabricantes de la Fórmula 1 como Mercedes y BMW solicitaron también su salida del cargo. Es por eso que PA ve un peligro de “anarquía” y fractura en el ente rector del automovilismo mundial. Si Mosley sobrevive, la historia podría sumar varios capítulos aún.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario