Juegos de Playa

Nueve mujeres al frente del equipo olímpico de Brasil

Las dirigentes promueven cartillas contra el abuso sexual y moral. Estuvieron a cargo de toda la delegación.

Sábado 23 de Marzo de 2019

Brasil, el equipo olímpico "cuco" de Suramérica y hoy finalista con Argentina en fútbol playa en estos IV Juegos 2019, fue conducido ciento por ciento por mujeres. Nueve profesionales estuvieron a cargo de los 62 atletas que compitieron en nueve disciplinas en estos diez días en Rosario. La jefa de la misión, la carioca Mariana Vieira de Mello, es una ex campeona suramericana de judo (1995), de apenas 43 años e hincha de Flamengo. Ella y varias de su grupo hablaron con Ovación sobre este equipo femenino que no está para ejercer acciones de promoción o ser un adorno de la delegación. Están, según afirmaron, para "ejecutar y conducir" políticas deportivas hacia adentro del Comité Olímpico Brasileño (COB), una entidad integrada hoy por 122 mujeres y 112 varones. Y además son activas luchadoras contra los abusos sexuales y morales, tras dos incidentes públicos sufridos por deportistas de gimnasia y de esgrima brasileños.

"Tras incidentes sufridos por algunas deportistas por parte de sus entrenadores elaboramos unas cartillas de prevención con ayuda de la ONU, que repartimos a todas las federaciones olímpicas del país, alertando sobre qué es un abuso o una humillación psicológica, algo que a muchas deportistas y más cuando son jóvenes les cuesta reconocer y también a sus padres, porque vuelcan toda su confianza en los técnicos", dijo Vieira de Mello.

La dirigente dijo que además en cada charla y en cada posibilidad de debate, se vuelca el tema y también se brinda información para que las supuestas víctimas puedan denunciar los abusos, anónima o personalmente.

Junto a ella trabajaron en Rosario Dasha Mishchenko y la ex gimnasta artística Gabriela Soares (en el área de operación); la ex atleta de nado sincronizado Glaucia Heier (en el apoyo técnico); Natalia Mourão (responsable del área médica), Flora Silva (en el área de masoterapia), Amanda Lima (en fisioterapia)y en el área de comunicación la fotógrafa Miriam Jeske y Mônica Faria, hija nada menos que del gran campeón mundial de Brasil, el futbolista Romario de Souza Faria, tan de Vasco de Gama como su hija.

Vieira de Mello reconoció que cuando ella competía el deporte era aún más machista. "Hoy no sólo crecen las mujeres en fútbol femenino y vóley playa, sino también en judo, al punto que la selección masculina tiene al frente a una entrenadora: eso en mi época era impensado. Hemos avanzado mucho pero la pelea sigue, día a día", dijo.

Cuando se le preguntó si desde que asumió al gobierno brasileño Jair Bolsonaro las políticas hacia el deporte y hacia las mujeres que protagonizan la comunidad habían sufrido una variación, la dirigente dijo que "no".

Según señaló los fondos olímpicos dependen de la lotería del país y "no se han tocado" y en cuanto a las relaciones políticas del COB con el gobierno federal aseguró "no son directas". Sí en cambio son más aceitadas con el secretario de Deporte, Marco Aurelio, con quien aseguró que hasta ahora no han tenido "ningún problema".

Lo curioso fue la cosecha de medallas de Brasil en estos Juegos, muy por debajo de otras competencias y muy por debajo de Argentina (hasta ayer la albiceleste superaba a Brasil en nada menos que 10 oros y contabilizaba 26 preseas más en el total).

"Es que este año para nosotros será muy importante el Panamericano y la preparación hacia los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Tendremos unos 700 deportistas que participarán en estas dos competencias que son muy costosas. Preferimos traer a los más jóvenes, en su mayoría Sub 23, para que vayan adquiriendo experiencia", señaló antes de halagar los Juegos de donde "nacieron Messi y Di María".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});