Ovación

Nuevas pistas complican a los sospechosos de atentar contra el presidente de Newell's

Una pericia sobre los panfletos hallados frente a la vivienda y un informe de un funcionario de Litoral Gas son claves para esclarecer el ataque. 

Viernes 25 de Abril de 2014

Nuevas pruebas que salieron a la luz en las últimas horas comprometen aún más la situación de los presuntos responsables del atentado sufrido el pasado 11 de abril por el presidente de Newell's Old Boys, Guillermo Lorente, frente a cuyo domicilio se arrojaron panfletos y se incendiaron cubiertas delante de una casilla de gas.

La madrugada de ese día, la casa del titular rojinegro fue panfleteada y se quemaron cubiertas delante de una cabina de gas. La intervención de vecinos y de personal policial y de Litoral Gas impidió que la cosa pasara a mayores. Ese mismo día, también recibió amenazas el vicepresidente leproso, Jorge Riccobelli. De acuerdo a las investigaciones llevadas a cabo, todo indicaría que los atentados se gestaron desde dentro de la institución del Parque.

Según indicaron fuentes judiciales, una pericia sobre la calidad del papel y la tinta de los panfletos arrojados frente al domicilio de Lorente y en uno de los domicilios allanados hace más de 10 días detrminaron características similares, lo que lo convertiría en elemento clave para la imputación . El análisis de los panfletos se realizó en un laboratorio de alta tecnología de la ciudad de Córdoba

Además, la Unidad Fiscal Especial de Delitos Complejos y Económicos, a cargo de Sebastián Narvaja, requirió la opinión del responsable de mantenimiento de redes de la empresa Litoral Gas a quien se lo consultó sobre qué tipo de peligro había existido en el atentado, en donde se prendieron cubiertas delante de una cabina de gas.

El experto aseguró en su informe que efectivamente existió peligro de incendio ya que al estar el fuego sobre el medidor de gas de la casilla, se podrían haber aflojado las juntas del mismo, lo que podría a su vez haber provocado una explosión. Para el proceso imputativo, la denominación pasaría de ser "daño" a "incendio", con una pena que podría llegar a los 10 años de cárcel.

De acuerdo a las mismas fuentes judiciales, en el marco de la investigación hay otras personas identificadas y sospechadas del mismo ataque y que podrían ser imputadas. Si bien la causa no tiene detenidos, está identificado uno de los principales sospechosos, en cuyo domicilio se habrían hallado los panfletos.

Resta determinar la fecha en que se procederá a realizar la audiencia imputativa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario