Ovación

"Nos jugamos el prestigio y el orgullo de pertenecer a este club"

Luciano Pocrnjic habló de la importancia de los tres últimos partidos del año y habló de lo realizado hasta acá

Miércoles 22 de Noviembre de 2017

La Superliga transita las últimas fechas antes del receso y Newell's quedó golpeado por una caída contra Belgrano que se agrega a otros resultados adversos. Luciano Pocrnjic, capitán del equipo, repasó lo realizado hasta acá por el rojinegro y aseguró que no fueron menos que nadie. Planteó que "sostener más tiempo la presión" y mejorar en "ciertos detalles", como no tener ninguna "distracción", son cuestiones esenciales para mejorar la posición en la tabla. De cara al cierre del año, con tres encuentros cruciales, River en el Monumental, Racing en el Coloso y Central en el Gigante, el arquero manifestó: "Nos jugamos el prestigio y el orgullo de pertenecer a este club".
¿Cómo está el plantel después de la derrota con Belgrano?
Lógicamente con un poco de desazón, sobre todo porque no era un partido para perder. Ya estaba cerrado el empate. A veces no perder, más allá de que la idea era sacar los tres puntos, te deja otro sabor, más cuando el partido se te escapa en el último minuto. Estuvimos hablando entre nosotros de que quedan tres partidos muy importantes. Tenemos que terminar mucho más arriba de lo que estamos en la tabla. Ese es el objetivo.
Todos los partidos que perdieron en la Superliga fueron por 1 a 0. La diferencia en cuanto al resultado en esos partidos fue exigua y en cuanto al juego tampoco
hubo ninguno que los superó con amplitud. ¿Qué pensás que les faltó para al menos rescatar un empate?
Es como decís. La diferencia de 1 a 0 es nada. En ningún partido fuimos superados. Al contrario. Nosotros hemos marcado en algún momento de los encuentros superioridad sobre el rival, como fue el otro día en los primeros 20'. Durante ese tiempo se jugó muy bien, se llevó la pelota de un lado al otro, se generaron situaciones. Lo que nos está faltando es terminar esas jugadas. Y en que hay ciertos detalles en los que estamos perdiendo algunos partidos. No es para poner excusas, pero tenemos jugadores que están haciendo sus primeras armas en primera y también eso necesita su tiempo. En algún partido fue injusta la derrota. Pero tampoco hay que quedarse en eso. Hay que tratar de abrirlos cuanto antes, como lo hicimos acá contra Chacarita (2-1) y Olimpo (2-0) y terminamos ganando. Si los abrís, los inclinás a tu favor y los manejás de otra manera.
Hablaste del plantel y de futbolistas que fueron subidos a primera. ¿Pensabas que se podía dar más rápido todo
este proceso y que a esta altura estarían mejor ubicados
en la tabla?
Siempre se tiene esa expectativa. No quise decir que ese sea el motivo por el que hemos perdido. El equipo también tiene jugadores de experiencia. A veces en los detalles está el hecho de ganar o perder. En algún que otro partido hemos cometido una distracción que el rival la supo aprovechar, alguna pelota parada o alguna situación como fue la del otro día con Belgrano, un rebote en el que no estuvimos del todo atentos. Pero hay que seguir. Se están haciendo cosas muy bien. El equipo muestra una dinámica importante. Lo que sí, contra Belgrano no lo pudimos sostener durante todo el partido. Hay que continuar por el mismo camino, obvio que tratando de corregir lo que nos falta.
La presión se ve desde
el comienzo en la mayoría
de los partidos, ¿por qué
no se sostiene?
Lo que pasa es que cuando vas y la pelota no termina adentro después aparece el nerviosismo y hasta terminás dudando si sobre el final todavía estás 0 a 0. Sería oportuno sostener más tiempo la presión hasta tratar de desnivelar. La derrota del otro día fue algo fortuito, un rebote en la barrera que le queda a un jugador (Joel Amoroso) posicionado mano a mano conmigo y ni siquiera tiene que acomodar la pelota. Ahora vienen rivales de gran jerarquía y hay que demostrar que estamos a la altura y ratificar esto que digo, que nadie nos superó en el juego.
Decís que hay jugadores de experiencia y vos sos uno. ¿La experiencia te lleva
a vivir con mayor calma
que los resultados
no sean favorables?
Me pone mal que los resultados no se hayan dado como esperaba y que estemos en una posición en la tabla en la que no queremos. Tenemos que estar mucho más arriba. Desde antes del partido con Chacarita nos propusimos tratar de ganar tres partidos seguidos. Veníamos con 4 puntos de 6 después del partido con Patronato y ganarle a Belgrano nos posicionaba bien en la tabla. O sea que la línea es muy delgada en el análisis. Si le hubiésemos ganado podríamos haber estado un poco más cómodos en la tabla y un poco más cerca del objetivo, que es terminar el año dentro de la Copa Sudamericana (del 6º al 11º puesto clasifican a la edición de 2019). En lo personal estoy tranquilo, siempre trato de trabajar de la misma manera y brindarme al máximo todos los días de la semana hasta el día del partido. Mantengo la tranquilidad porque estoy dando todo lo que tengo a mi alcance para que las cosas salgan bien. Además porque estoy en el lugar que siempre quise.
Desde afuera la imagen que das es que siempre mantenés la tranquilidad. ¿Es así o
sólo una impresión?
Siempre fui un arquero que trató de demostrar eso. A veces los partidos los sufro y el nerviosismo va por dentro. Sé que defiendo un club muy importante y un arco por el que han pasado grandes arqueros. Quiero estar a la altura y seguir demostrando que puedo hacerlo.
Tienen la presión propia de obtener buenos resultados y está también la presión de afuera, ¿es posible aislarse de los comentarios y de lo que se publica en las redes sociales?
Hoy es muy difícil aislarse. A través de los medios y las redes sociales, siempre todo te llega. Pero hay que tener en claro cómo hacés las cosas en el día a día, como en cualquier trabajo. Eso te brinda la tranquilidad de que lo hacés al ciento por ciento, con verdadera responsabilidad. En mi caso, trabajo para que me vaya bien. Después, hay factores en el deporte, en el juego, que pueden suceder y darse a favor o en contra.
Hay un aspecto positivo,
que son los pocos goles que
les hicieron, apenas seis.
¿Es la principal virtud?
Es bueno que te conviertan poco. Eso te permite estar siempre en partido. Ojalá que nos sigamos manteniendo sólidos en ese aspecto.
Se aproximan tres partidos importantes y que serán muy exigentes, ¿considerás que se juegan mucho más que
los tres puntos a partir de la carga emotiva que tienen
y por cómo pueden
quedar posicionados?
Jugaremos ante grandes rivales sabiendo que esos resultados nos pueden permitir terminar el año acorde a lo que pensamos. Pienso en positivo, que vamos a hacer buenos partidos y que estamos capacitados para hacerlo. Nos jugamos el prestigio y el orgullo de pertenecer a este club. Sabemos que tenemos que dar el ciento por ciento. El domingo empieza esta seguidilla importante. Vamos a ir a una cancha difícil a brindarnos al máximo y tratar de buscar un buen resultado.
Desde que volviste a Newell's en 2015, mucha tranquilidad no pudiste tener considerando la situación institucional,
¿es difícil abstraerse de
lo que pasa en el club?
Están trabajando para enderezar un poco el camino. Lógicamente hemos sufrido en todo este tiempo muchos temas. No es fácil mantenerse al margen. Indudablemente, en un momento te toca, pero la dirigencia está haciendo lo que se encuentra a su alcance para tratar de acomodar las cosas, cumplir con nosotros. Esperamos que de acá a fin de año, dentro de ese marco, se puede normalizar la situación y se viva con tranquilidad.


Camino al nivel del torneo pasado

¿Volviste al nivel que tuviste en gran parte del torneo pasado?
Estoy camino a eso. Arranqué de menor a mayor. El torneo pasado no lo terminé de la mejor manera, me afectó alguna que otra lesión que tuve en el hombro. Los últimos siete partidos los jugué infiltrado. No fue lo ideal. Las vacaciones me vinieron bien para empezar de cero. Voy camino a recuperar ese nivel del torneo pasado. Me siento muy bien y creo que lo voy a terminar logrando.
¿Cuestan más los entrenamientos a tu edad?
No, me siento bien. No sufro los entrenamientos, salvo esa situación puntual que comenté recién y que me llevó en ese momento a realizar algunos ejercicios con menor intensidad. Me gusta entrenar y estar en forma. Eso me genera confianza para llegar de la mejor manera al partido.
¿Te imaginabas a los 36 años seguir atajando?,
¿te pusiste alguna vez
una fecha límite?
No me pongo una fecha límite. Sí había pensado hasta cuándo podía jugar. Pero como me siento, no me pongo ninguna fecha. Sin dudas que esto es día a día, es mantenerse siempre muy bien en forma física y no relajarse nunca. Es lógico que a esta edad cuesta un poco más desde lo físico, desde lo muscular. Para estar en primera división y en este club hay que encontrarse al ciento por ciento.
¿Es cierto que el arquero alcanza la madurez después de los 30 años?
Es realmente así. Afrontás los partidos de otra manera, desde lo posicional en el arco también. Y en distintas situaciones que te toca vivir en el fútbol. También vas madurando en la vida y enfrentás distintas cuestiones de mejor manera. Para el arquero es importante tener experiencia, partidos en el lomo. Es verdad eso de que te tenés que equivocar bastante para madurar como arquero.
El fútbol se presenta como un espectáculo y el hincha desconoce el día a día del futbolista y de que para él se trata de una rutina o un trabajo. ¿Es en la familia
que el futbolista se
termina recostando?
Siempre te apoyás en la gente que te quiere. Si bien hay mucha pasión alrededor del fútbol, este es nuestro trabajo, con el que le brindamos un bienestar a nuestra familia. Por eso requiere de tanta responsabilidad y afecta tanto cuando la cosa no va bien. Siempre querés progresar, como en cualquier trabajo. Nos toca hacer lo que nos gusta, eso es real. Estoy agradecido de que algo que me gusta me permita darle un bienestar a mi familia. Es un trabajo más y lo tomamos de esa manera.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario