Ovación

Nombres en danza para intentar el otro refuerzo que pretende Central

En el cierre del libro de pases, Barrientos sigue en carrera y Castillón, que también es pretendido por quiere Banfield,  es alternativa para el Chacho Coudet.

Jueves 09 de Julio de 2015

La extensión del cierre de libro de pases trajo algo de tranquilidad por el lado de Rosario Central en la búsqueda del segundo refuerzo, aunque el escenario no cambió demasiado. Los nombres que se buscan son los ya conocidos y por los que se intensificarían las negociaciones en caso de que finalmente sean inscriptos mañana en la AFA. Lo concreto hasta aquí es que Pablo Barrientos sigue siendo el jugador que pretende Eduardo Coudet y que hay otras alternativas. Una de ellas es Facundo Castillón, por quien ayer se dieron algunos avances, lo que no quiere decir que a esta altura haya una negociación avanzada ni mucho menos. Es más, una de las complicaciones que encuentra la dirigencia canalla es que el delantero también tiene una oferta sobre la mesa de Banfield. A tal punto que en la noche de ayer algunas informaciones daban cuenta de que entre el futbolista y el Taladro ya había un acuerdo de palabra. Y no sólo eso, fuentes consultadas indicaron que “lo esperaban en la práctica de hoy (ayer)”, cosa que finalmente no se concretó.
  Por lo pronto, en Arroyito estaban al tanto de esas informaciones, pero igualmente intentaron hacer su parte, como por ejemplo interiorizarse sobre las condiciones contractuales del atacante.
  El hecho de haber llegado a los últimos días del libro de pases sin sumar al segundo refuerzo hace que las chances con los distintos futbolistas encuentren ciertas dificultades debido a que hay muchos clubes en esa situación. Más allá de eso, desde Central saben a lo que apuntan.
  Si hay algo que está claro hasta ahora es que Coudet tiene preferencia por un jugador. Se trata de Barrientos. El propio entrenador indicó hace algunos días que “es el jugador que pretendo y con el que nos gustaría contar”. Lo dijo cuando recién había trascendido el nombre del volante que en San Lorenzo no tiene demasiado lugar.
  En este caso ya hubo negociaciones, pero las mismas en su momento fracasaron por las pretensiones de parte del Ciclón para desprenderse del jugador.
  Hoy las condiciones no cambiaron. El deseo desde Boedo es transferir al Pitu Barrientos al fútbol extranjero, pero sólo hubo una oferta de México. Además, la intención de la dirigencia azulgrana era no cederlo a préstamo, pero el cierre del libro de pases podría alterar los planes.
  El Pitu encierra todas las características futbolísticas que pretende el Chacho para lograr ese salto de calidad que busca para su equipo de tres cuartos de cancha hacia adelante. Considera lo mismo de Castillón.
  En la danza de nombres también figura el de Facundo Bertoglio. El martes desde Central le confiaron a Ovación que la posibilidad estaba prácticamente caída porque Tigre ya tenía todo acordado con Atenas Tripoli, pero algunos todavía confiaban en que pueda ser una alternativa.
  Es poco el tiempo que le queda a Central para concretar la llegada del segundo refuerzo. Por lo pronto, lo que se evalúa es ver por qué jugador se podría avanzar de manera concreta y en base a eso estarán los nombres que serán inscriptos mañana para satisfacer el pedido de Coudet.

Coudet empieza a moldear el equipo para el lunes

Ya es tiempo para Coudet de poner sobre la mesa las fichas que tiene en mente para el lunes. En los planes del cuerpo técnico figura para hoy la primera práctica de fútbol de cara al choque del lunes frente a Aldosivi. Y, en principio, las dudas no parecen ser demasiadas. Sólo es cuestión de ver si César Delgado sigue respondiendo de manera satisfactoria como hasta ahora y si eso ocurre el Chelo podría recuperar su lugar entre los once.
  Los primeros buenos indicios llegaron en la práctica del martes, cuando el grupo retomó los trabajos después del triunfo ante River por Copa Argentina. Allí Delgado (ausente en San Juan) pudo entrenarse con absoluta normalidad, al igual que en el doble turno de ayer. El delantero otra vez se movió en sintonía con sus compañeros (sólo hubo trabajos físicos). De esta forma se encamina a meterse en el once inicial.
  Por supuesto que en el medio habrá evaluaciones que Coudet deberá hacer no sólo de la parte física del Chelo, sino también sobre lo futbolístico pero, se sabe, el entrenador encuentra en Delgado una de las piezas clave del equipo.
  En San Juan estuvo Walter Montoya desempeñándose por el sector derecho en zona de tres cuartos y tuvo un rendimiento óptimo, pero si Delgado sigue respondiendo desde lo físico es muy probable que el Chacho termine metiendo mano. Sería la única variante, ya que el técnico quedó conforme con el accionar de los demás futbolistas. Por ahí podría pensarse en alguna chance para Javier Pinola, pero la idea de Coudet es ir metiéndolo en la estructura de a poco.

Jonás: “Ahora estoy más tranquilo a la hora de tomar ciertas decisiones”

En el medio del vértigo que impone el juego mismo, la calma suele entregar buenos dividendos. Muchas veces sucede con el estilo propio de un equipo. Otras tiene a los jugadores como actores principales. En esa tranquilidad encuentra Jonás Aguirre una de las piedras fundacionales de su crecimiento. “Creo que mejoré en los últimos partidos por estar más tranquilo a la hora de tomar decisiones”, destacó el volante zurdo, quien arrancó el año prácticamente fuera de la consideración del entrenador Eduardo Coudet y con el correr de los días y los partidos logró torcer la historia.
  Y es a partir de aquel recuerdo, del que no reniega, que destaca el presente. “Cuando me tocó arrancar de abajo fue duro, pero lo tomé como que tenía que mejorar, con calma, y me sirvió para darme cuenta de que tal vez tenía que hacer las cosas de otra manera. Después de mucho trabajar en el día a día hoy puedo ser titular, pero más allá de eso es bueno que el Chacho y mis compañeros me hagan sentir importante”, relató el jugador oriundo de Firmat cuando se lo consultó sobre los días en que debió instalarse en la ciudad deportiva de Granadero Baigorria a entrenar con la reserva, cuando el Chacho recién había tomado las riendas del primer equipo.
  Pero así como reconoce algunas de las cosas en las que mejoró, también apunta qué es lo que aún le falta. “Creo que tengo que tranquilizarme más todavía y tomar mejores decisiones en los partidos. También busco llegar más al gol, que es lo que me pide el técnico. En estos últimos partidos se me dieron por Copa Argentina”, dijo el veloz zurdo.
  “El Chacho tiene mucho que ver en todo esto. Me enseñó y me enseña cosas todos los días. Después, en lo personal, no sé si este es el mejor momento pero creo que estoy creciendo y aprendiendo, no sólo del técnico sino de todos mis compañeros”, agregó el futbolista canalla.
  Su consolidación en el semestre pasado hizo que algunos clubes posaran los ojos en él. Uno de ellos fue Independiente. “Traté de tomarlo con calma, aunque algunas veces se hace difícil. Central es el club que yo amo, pero siempre es lindo escuchar que lo quieren de otro lado. Igualmente trato de no pensar en otra cosa que no sea Central y el tiempo dirá si en el futuro me toca irme”, apuntó.
  ¿Podrá Central pelear el torneo hasta las últimas consecuencias como quieren los protagonistas? Jonás Aguirre no se resigna a la ilusión. “Estamos trabajando para eso, enfocados en que hay que pelear Copa Argentina y campeonato. Para eso trabajamos porque queremos dar pelea hasta el final”, sentenció.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario