Ovación

No tuvo definición y se dio otro porrazo

Newell's no rescató ni un punto jugando con un hombre más casi todo el segundo tiempo

Lunes 05 de Marzo de 2018

Ni jugar durante la mayoría del segundo tiempo con un jugador de más ni contar con varias ocasiones de gol, generadas con más ganas que fútbol, fueron suficientes. Newell's tiene vicios que se profundizan y le costaron una nueva derrota. Fue caída por 1 a 0 ante Banfield, en un partido de transición para la Lepra, a la espera de que el flamante entrenador Omar De Felippe asuma y sea capaz de revertir tales males.
   Las coincidencias no son casuales. La fecha pasada contra Temperley, a los 10 segundos, Pocrnjic salvó al equipo en un mano a mano frente al ex leproso Muñoz. Y ayer, también temprano, a los 4', el arquero tapó el cabezazo a quemarropa de Cvitanich. Ambas jugadas exponen las serias fallas que comete el conjunto leproso desde el mismo momento en que la pelota comienza a rodar. La facilidad con la que pierde las marcas es llamativa.
   La vulnerable estructura defensiva rojinegra volvió a resquebrajarse a los 15'. Bertolo y Cvitanich tocaron rápido en el medio y la apertura hacia a la izquierda encontró la subida de Danilo Ortiz. El centro abajo cruzó el arco visitante y no llegó a ser conectado por nadie.
   Bianchi y Fontanini sufrieron con Cvitanich. San Román no pudo con Bertolo y tampoco Evangelista con Juan Alvarez. Sills no consiguió frenar a los volantes rivales y el equipo apenas se sostuvo con el esfuerzo de Leal.
   Con la pelota, Newell's no tuvo elaboración. Progresó por izquierda, tratando de juntar a Evangelista, Sarmiento y Fértoli. Fueron intentos sin sorpresa y que rara vez tuvieron un buen final. Lo poco para rescatar pasó por ciertas acciones individuales de Torres. El mérito del jugador neuquino fue que se animó a gambetear. Desde la mitad de la cancha arrancó para habilitar cerca del área a Leal, cuyo remate encontró el pie de Jorge Rodríguez. La pelota llegó mansa a Arboleda.
   La mejor combinación leprosa fue un cambio de frente de Bernardello para Fértoli, que concluyó con un amague frente a Bettini y el centro al corazón del área. Torres se anticipó a Danilo Ortiz, conectó de cabeza y la cruzó. La pelota salió junto al palo.
   Newell's pisó más seguido el campo local. Torres la colocó con justeza adentro del arco, pero el árbitro cobró posición adelantada antes de que patee. Fue una sanción discutida (ver aparte).
   La Lepra mejoró un poco y la tuvo mayor tiempo. Sarmiento cabeceó mal desde el punto del penal el centro de San Román y lo desperdició.
   Pero los desaciertos hacen caminar a Newell's siempre por la cornisa. Bertolo presionó a Torres y se la robó, con la defensa mal parada. El balón le llegó a Cvitanich sobre la derecha. El atacante se afirmó y la cambió de palo para anotar el 1 a 0 en el minuto final de la primera etapa.
   El disparo de Leal que exigió a Arboleda fue la primera ocasión de riesgo en el último período. Recién comenzaba la etapa y Newell's jugaba con la obligación de redimirse. Sufrió con otro cabezazo de Cvitanich, pero Banfield no lo volvería a inquietar en serio. Es que aparte de sus propias flaquezas, se quedó con uno menos por una tarjeta roja a Kalinski ante una nueva infracción a Torres.
   Garfagnoli entendió que debía sacar a un defensor y poner a un volante. Evangelista dejó la cancha y entró Figueroa. La tendencia fue la Lepra con la pelota, aunque con problemas para generar y escaso peso en el área del Taladro.
   En esos pasajes favorables, salió a la luz otro de los déficit rojinegros: la definición. Es que tuvo ocasiones para igualar y no anduvo fino. Una media vuelta de Sarmiento fue al medio, donde se encontraba Arboleda. En la siguiente, Sarmiento ejecutó un tiro libre sin que nadie llegue a empujarla y se fue apenas desviado. Al ingresado Alexis Rodríguez le quedó un rebote y desde buena posición le entró mal. Las últimas fueron una volea de otro que entró, Cabrera, que salió alta y un cabezazo de Leal que se fue por sobre el travesaño.
   A Newell's le cuesta horrores hacer un gol y tal padecimiento continuó ayer en el estadio Florencio Sola. El fútbol aparece en breves lapsos y así es imposible. Sufrir se convirtió en una costumbre del conjunto rojinegro. Necesita urgente una solución.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario