Ovación

No tuvieron miedo a perderlo

Ganaron los dos, aunque en la tabla de los promedios la rotundidad numérica haya premiado más a Newell's que a Central.

Lunes 16 de Septiembre de 2019

Ganaron los dos, aunque en la tabla de los promedios la rotundidad numérica haya premiado más a Newell's que a Central. Lo que se saluda en esta oportunidad es que en el clásico rosarino ninguno de los dos acomodó los huesos al rol de partenaire. Newell's lo buscó con algo más de creatividad, sobre todo cuando la pelota estuvo en los pies de los Rodríguez. Central mostró más ahínco con las corajeadas de Riaño, quien no sólo anotó el empate, sino que se las ingenió para desnudar las falencias en las salidas de Lema y Gentiletti.

Newell's sufrió el mismo síndrome que padeció Boca contra River en la primera final de la Libertadores el año pasado en la Bombonera. No tuvo ni tiempo para festejar el cabezazo de Lema. Central se lo empató en un santiamén. Paradójicamente, cuando se pensaba que el 1-1 adormecería las intenciones de ambos, ocurrió lo contrario. Siguieron creyendo en la victoria con la fe de un devoto y hasta coquetearon con el triunfo. La verdad, no pareció un clásico de dos equipos que pelean por no descender. Esta vez se aplaude que no les haya entrado una parálisis. No tuvieron miedo a perderlo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario