Ovación

No hubo resistencia

Escocia goleó categóricamente a Los Pumas en el último partido de Daniel Hourcade como entrenador del seleccionado.

Domingo 24 de Junio de 2018

¿Por qué habría de cambiar algo en apenas un puñado de días? Ni la renuncia de Hourcade despertó a estos Pumas que siguieron igual a como venían, repitiendo viejos errores, perdiendo muchas pelotas, mostrándose confundidos dentro del campo de juego, sin respuestas cual equipo de principiantes. Con este panorama era obvio que el resultado no podía ser otro que el que se dio. Ante Escocia, en el estadio Centenario de Formosa, sumaron una nueva derrota (15-44), cerrando la ventana de junio en cero, con alarmantes números rojos que no dejan de ser una preocupación de cara al Mundial del año que viene.

El seleccionado del Cardo se floreó en Chaco y le propinó un mazazo categórico a los argentinos. Le bastó sólo con un tiempo.

La derrota fue tan contundente que ni siquiera ofreció margen para la recuperación. De un lado hubo un equipo iluminado que aprovechó cada ocasión que le presentó el partido para desplegar su mejor versión y, del otro, los restos de un seleccionado que afronta un fin de ciclo sabiendo que nunca pudo encontrar el rumbo con la camiseta celeste y blanca.

Sólo un puñado de minutos le alcanzó a los dirigidos por Gregor Townsend para asegurarse el triunfo. Gorge Horne, Blair Kinghorn y Stuart McInally apoyaron y con un 21-0 en el marcador todo se hizo cuesta arriba.

Hubo una tibia reacción con un penal de Sánchez, pero ni siquiera hizo mella en el equipo europeo que siguió marcando las diferencias con los tries de Bradbury y Horne para sellar un categórico 36-3 al cabo de la primera mitad.

Antes de que arranque el complemento, el rosarino Pablo Bouza, miembro del staff saliente, se refirió a lo sucedido en el parcial y sin pelos en la lengua destacó que "no podemos quedarnos con esta sensación, lo que estamos haciendo es una vergüenza. Sabíamos que no estábamos bien, por eso se terminó el ciclo, pero un 36-3 en un primer tiempo no lo pensábamos".

En el complemento nada cambió. O se modificó muy poco. Con más garra que juego, Tomás Lezana y Santiago González Iglesias redujeron distancias, pero Dougie Fife se encargó de echar por tierra cualquier intención de recuperación con su conquista pegada a la bandera.

Los instantes finales dejaron al descubierto lo peor. Con el partido definido el equipo del cardo bajó la intensidad y se dedicó a defender. Fue así como Los Pumas chocaron una y otra vez con una defensa inquebrantable sin poder descontar, hasta que el francés decretó el final. Fue la peor despedida que pudo tener Hourcade, pero más allá de eso la actuación de Los Pumas dejó muchas preguntas flotando en el ambiente. El futuro sigue siendo incierto y los jugadores lo saben más que nadie.

Para muestra vale un ejemplo y son las palabras de Tetaz Chaparro al final del test. "En el primer tiempo nos liquidaron y nosotros no supimos reaccionar. Tenemos muchísimo para replantearnos. No estuvimos a la altura... Tenemos que hacer un click ya, porque esto así no puede seguir... Cuando hablamos entre nosotros estamos todos de acuerdo y después no lo plasmamos en la cancha. Creo que tenemos que recomenzar de cero, en todo sentido", concluyó el primera línea.


Una derrota que marca el declive

Los Pumas cerraron la serie internacional de junio con una nueva derrota, la tercera en la misma cantidad de partidos, un resultado que profundiza su marcado declive. El cierre de ciclo para el entrenador Daniel Hourcade no fue el deseado, más allá de que en la previa se esperaba un partido duro. Aún así fue más preocupante lo que no hicieron Los Pumas que lo que hicieron los escoceses, ya que en líneas generales las producciones individuales de los argentinos estuvieron muy por debajo de sus capacidades. De esta manera el DT tucumano finalizó su ciclo al mando de Los Pumas con un 27,77% de efectividad al conseguir 15 victorias sobre 54 presentaciones.


All Blacks, tres de tres

En la última fecha de la ventana de junio, Nueva Zelanda fue el único de los grandes del sur que cantó victoria. En el partido que cerró la serie, los All Blacks otra vez le ganaron la pulseada a los galos, se impusieron 49-14 y se quedaron con el tercer partido consecutivo entre ambos.

Inglaterra, en tanto, se tomó revancha de Sudáfrica y volvió a la victoria al imponerse 25-10 en el tercer y último duelo de la serie, que fue para los Springboks 2-1.

Irlanda, en tanto, se quedó con la serie frente a Australia tras vencer 20-16 en el tercer y último encuentro, que se disputó en el Allianz Stadium. El Trébol tuvo buena suerte en el partido ante Australia porque cuando su rival le estaba respirando en la nuca, marcó un penal para imponerse en Sydney. Al igual que el segundo test, Johnny Sexton fue determinante.

Tras la caída ante Italia como local, Japón se despachó con una enorme producción ante Georgia y lo goleó 28-0 en el Toyota Stadium, en Sengokucho.

Finalmente, Fiji cayó de local ante Tonga por 27-19.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario