Ovación

"No existe la receta para que nadie se lesione", dijo el preparador físico de Central

Ernesto Colman habló de la necesidad de achicar el margen de error. Dijo que "de nada sirve ocultar una lesión" y que su trabajo es intentar "achicar el margen de error".

Jueves 23 de Abril de 2015

Central es hoy uno de los equipos que marca el ritmo del torneo. Lo hace con el estilo futbolístico como bandera. Claro que para llevar adelante esa forma de jugar, que se caracteriza por el despliegue, la presión y la intensidad, es necesario contar con una base física importante. Y el plantel no salió indemne en lo que tiene que ver con las lesiones musculares. Fueron varios los casos (Pablo Alvarez, Gustavo Colman, Damián Musto, José Luis Fernández y Maximiliano González) que aparecieron en escena en este rubro. "No existe la receta para que nadie se lesione", remarcó el preparador físico Ernesto Colman en el extenso mano a mano que mantuvo con Ovación, en el que insistió en la idea de "achicar el margen de error" para contrarrestar estos contratiempos, pero dejando en claro que son gajes del oficio y que, al menos de su parte, "de nada sirve ocultar una lesión".

"Las lesiones son normales. No existe la receta para que nadie se lesione. Se van a lastimar jugadores siempre, afrontando una, dos o tres competencias. Lo que nosotros tratamos de hacer es achicar el margen de error y en eso trabajamos. Como cuerpo técnico y médico lo que menos queremos es que los jugadores se lesionen, por eso charlamos mucho con los futbolistas, que es lo más importante", apuntó Colman, quien, entre otras cosas, señaló que el grupo "no necesitaba" un parate como el que habrá este fin de semana para descansar.

Desde un tiempo a esa parte la palabra desgarro intentó dejarse de lado. Muchas veces camuflándola de manera discursiva. En ese sentido, Colman admitió ir de frente. "Las lesiones musculares no le gustan a nadie y eso está claro, pero yo no voy a ocultar nada. ¿Por qué tengo que ocultar una lesión? Ahora, las causas de las lesiones ¿vos la sabés? Uno trata de achicar el margen de error con el diálogo permanente con el futbolista. Puede haber mil causas para las lesiones, pero nosotros tratamos de no hacer locuras. Hay cosas que están preestablecidas y lo que se buscar es acercarse a eso sin inventar nada. La verdad no la tiene nadie. Yo a las lesiones no las oculto. Tuvimos problemas musculares pero de la misma forma trabajamos con mucha intensidad", dijo. Y, con ímpetu, señaló: "Nadie sufre una lesión más que el propio jugador, por eso insisto en esto del diálogo. Para mí no es un tema tabú ni prohibido, pero sí lo sufro tanto como el propio futbolista".

—¿Este es un plantel que trabaja al límite de la exigencia?

Sí, en cuanto a la exigencia y la intensidad trabajamos al límite. Hablamos y nos pusimos de acuerdo en tratar de volcar al entrenamiento las acciones específicas del juego, que son las que se va a encontrar el jugador en cada partido. Si después tenemos que hacer determinados trabajos complementarios de acuerdo a los estudios y las evaluaciones, lo hacemos individualmente posterior a cada entrenamiento. Siempre buscamos que las acciones específicas del juego estén en cada entrenamiento la mayor cantidad de veces posibles y también volcar el modelo de juego que tiene el Chacho en el día a día para que al jugador se le haga más fácil el día de partido y sepa con lo que se va a encontrar. Esa es la idea del trabajo, pero siempre teniendo en claro que es con la máxima intensidad.

—Cuando arrancaron había jugadores de mayor experiencia y otros muy jóvenes y algunos con mucho menos ritmo. ¿Hoy están todos parejos?

Es difícil decir si están todos a la misma altura, sí puedo decir que tenemos un grupo homogéneo. Algo importante es que los jugadores más grandes vuelcan su experiencia en cada entrenamiento y los más chicos escuchan. Y si hay algo que me deja satisfecho es que esos chicos saben escuchar, que se comprometieron con el trabajo y que tratan de dar lo mejor. Eso es muy importante en un plantel. Estará en ellos si lo hacen un mes, dos o si es una conducta que podrán mantener a lo largo de su carrera.

—¿Hoy el plantel está respondiendo a las metas planteadas durante la pretemporada?

Nosotros cuando llegamos propusimos una forma de trabajo, el grupo la aceptó, la entendió y se comprometió a cumplirla. Y eso es lo que pasa todavía en el día a día. Acá pretendemos que se entrene al ciento por ciento y al que no esté en esas condiciones lo esperamos sin ningún tipo de problemas. Si hay alguno que está con una molestia o algo que le impida desarrollar la tarea se lo espera hasta el día siguiente, pero los que trabajan lo hacen al ciento por ciento y desde ese lugar estamos todos muy conforme con la prestación al entrenamiento por parte de todos los futbolistas de este plantel.

Un grupo que se esfuerza

Ernesto Colman no le atribuye a la parte física la buena campaña del equipo. Y en lo que concierne a su labor extiende lo que considera un buen trabajo a muchos de sus colaboradores. “Esto es un gran grupo de trabajo”, manifestó. Este cuerpo técnico estableció que los futbolistas desayunen todos los días en Arroyo Seco y que al menos tres días de la semana almuercen allí también. En ese sentido hizo hincapié en la tarea “de las tres nutricionistas que tenemos”, al igual que “toda la gente de cocina”, ya que para nosotros “es clave el tema de la nutrición”. Y agregó: “Acá hay mucha gente que no se ve o de la que no se habla, que son los utileros, médicos, kinesiólogos, cocineros y nutricionistas, que hacen un trabajo fenomenal. Por ejemplo, dos horas antes de cada práctica los cancheros ya están trabajando; lo mismo ocurre con la gente del comedor cuando hacemos doble turno”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario