Ovación

No encuentra la fórmula del éxito

Terminó otra vez en desazón. Las respuestas no aparecen y Newell’s sigue sin ganar. En la tarde de ayer, la Lepra estuvo cerca y también lejos.

Lunes 04 de Abril de 2016

Terminó otra vez en desazón. Las respuestas no aparecen y Newell’s sigue sin ganar. En la tarde de ayer, la Lepra estuvo cerca y también lejos. Es que lo ganaba y era superior, levemente, es cierto. Pero se fue quedando y un endeble Aldosivi se lo empató y lo dejó con un sabor amargo. Lo peor para el conjunto rojinegro es que las fechas van pasando y no se encuentra solución. Si hasta flota la sensación de que existe cierta resignación.
  Desde el comienzo, Newell’s dejó en claro una mayor predisposición ofensiva. Aldosivi lo esperó con cinco volantes, para entorpecer el medio rojinegro, y dejó como único punta a Penco. Esa postura del Tiburón no resultó suficiente. Sin ejercer un dominio abrumador, el equipo de Osella progresó en el terreno y trató de usar las bandas para las proyecciones de Advíncula e Insúa. El peruano fue el que brindó las mejores opciones al local, ratificando que de marcador de punta sorprende mucho más subiendo por el lateral que actuando de volante.
  La pelota era propiedad de Newell’s, como así las mejores situaciones. El preanuncio del gol fue la salvada de Jonathan Galván sobre la línea cuando Maxi Rodríguez y toda la Lepra ya se llenaba la boca de gol. Un minuto después, el derechazo de Nehuén Paz terminó en el fondo del arco. La ventaja mínima se justificaba. Lástima para el dueño de casa que no
supo capitalizar esa situación ni aumentar, para liquidar definitivamente a su rival.
  Hasta allí Aldosivi no lo había incomodado, exceptuando el error de Pocrnjic al tratar de salir jugando que casi le permite a Penco empatarlo de cabeza. Pero sin proponérselo demasiado, el Tiburón desnudó algunas falencias de la Lepra. Por empezar, Cáceres nunca ofreció seguridad en el fondo. En el medio, Mateo fue las ganas de siempre pero estuvo desordenado y los juveniles Elías y Mancini aportaron poco. Y adelante, tanto Scocco como Boyé no gravitaron lo suficiente.
  A Newell’s le alcanzó para irse al vestuario arriba en el marcador con la predisposición de la mayoría para conseguir la primera victoria en este ciclo Osella. Pero la historia no tendría ese final tan deseado. Newell’s se retrasó y le cedió la iniciativa al rival, o mejor dicho le dio la opción de tener la pelota más tiempo. El rendimiento del rojinegro fue declinando y el conjunto de Quiroz estuvo más activo, aunque sin inquietar.
  La Lepra tuvo alguna que otra contra que no supo resolver y mantuvo con vida a Aldosivi. Y lo pagó. Cáceres la pifió al intentar rechazar un centro inofensivo, a Paz le pasó entre las piernas y el rosarino Bandiera facturó.
  Desde ese momento hasta el final, Newell’s no tuvo capacidad de reacción. Está tan golpeado que el mínimo impacto lo derrumba. Y nuevamente debió resignarse con otro empate. Newell’s continúa sin encontrar el rumbo.

No quedaron dudas de que Advíncula es lateral 

Previo al encuentro contra Tigre de la fecha pasada, Osella dijo que Advíncula no jugaría más de volante, porque no era su puesto natural y rinde más de marcador lateral. Ayer le dio la razón. No sólo cumplió con su principal misión, la marca, sino que con sus proyecciones sorprendió y fue una buena alternativa. De un centro suyo llegó el primer gol leproso. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario