Ovación

"No disfruto durante los partidos"

Vitamina habló de su presente en Everton, club en el que fue elegido el DT más influyente del fútbol chileno. "No me desespero ni siento que tenga la obligación de volver a ser técnico de Central", dijo en un extenso mano a mano con Ovación.

Martes 26 de Diciembre de 2017

De paseo por Rosario, su ciudad, Pablo Sánchez anda a las corridas. Es requerido por amigos y familiares y él también busca gente con la cual pasar un buen momento. Por eso se hace relativamente complejo acordar un horario y punto de encuentro con el actual entrenador de Everton de Chile. Pero mientras la excusa sea hablar de fútbol, Vitamina hace lo imposible para cumplir. No hay manera de que pase inadvertida la sinceridad que pone en cada una de sus declaraciones, de esos razonamientos que se menean entre cuestiones emocionales y futbolísticas, aunque la mayoría de sus palabras tienen un sentido futbolístico. Porque si hay algo de lo que le gusta hablar al ex volante canalla es de fútbol. Por eso razona, piensa, cuestiona, explica y se embala de tal manera que por ahí se va por las ramas, pero siempre retoma. Es por la pasión con la que vive esta profesión de la que siente que aprende algo todos los días y de la que va recogiendo frutos. Por ejemplo, por primera vez en la historia Everton logró clasificarse por segundo año consecutivo a una copa internacional (Sudamericana) y ese premio que encontró al final de la temporada fue por un recorrido firme del equipo de Viña del Mar, que le valió precisamente a su técnico la distinción de entrenador más influyente del fútbol chileno en el que votaron los técnicos y capitanes de todos los equipos. De eso, de su presente y de su futuro habló Vita en el extenso mano a mano que mantuvo con Ovación, al que no le faltaron, por supuesto, las reflexiones lógicas sobre Central, el club que lo formó, lo puso en primera y hasta le dio la chance de dirigirlo. Tan sinceras suenan sus aseveraciones que hasta llegó a decir: "No disfruto durante los partido", lo que fue una rara sentencia, pero parida desde el más absoluto convencimiento.
   "Visité mucho y me visitaron", tiró Vitamina sobre lo que es su vida cuando regresa, con vacaciones acotadas. "Mis días en Rosario pasan rápido porque son pocos y uno no da abasto, pero es siempre necesario volver a Rosario porque se extraña. Está buenísimo volver a la ciudad y reencontrarme con la familia y con amigos. Estar lejos tiene cosas buenas y cosas malas. Cuando ves a gente después de mucho tiempo notás los cambios, que todos los tenemos, y eso es lo que me hace disfrutar más de la vida".
¿Y qué se extraña más, la vida argentina, la rosarina en particular o el fútbol argentino?
En líneas generales, todo. Mirá, por obligaciones que me impuso el fútbol ya viví en 13 ciudades entre varios países y con todo eso uno no es que sufra el desarraigo pero es como que de alguna manera se empieza a acostumbrar a estar afuera. Siempre digo que me muera donde me toque, quiero que me entierren en Rosario. Lo que me une a Rosario son mis amigos, mi familia y si se quiere el fútbol, que es justamente lo que me lleva a vivir afuera. Y está claro que si hablo del fútbol de Argentina hablo de Central. No está bueno para un entrenador lo que te voy a decir, pero si me preguntás por cinco jugadores de Temperley, no los conozco. Voy conociendo al rival de turno de Central porque al que miro es a Central.
¿Como técnico, en qué momento de tu carrera estás?
Si tuviera que ponerme un puntaje no sé si estaría en un 7 o un 3. Hoy disfruto de mi profesión, más allá de que cuando pita el árbitro tengo una sensación extraña de nervios, de ansiedad, de miedo, porque es la hora de reproducir lo que hicimos en la semana, sabiendo que defiendo el honor y la historia de una institución y a un grupo de jugadores y dirigentes que confían en mí. No disfruto mientras dirijo como DT. Sería un mentiroso si dijera que lo hago en medio del partido. Yo disfruto durante la semana, en la conferencia de prensa si gané, pero el partido en sí es lo que menos disfruto.
No parece que estuvieras bien.
¡Si! Estoy feliz, me siento tranquilo porque el fútbol chileno me lo permite, con un club gerenciado que no echa técnicos a cada rato. El presente me encuentra en un momento en el que evolucioné como evolucionó el fútbol. Porque el fútbol evoluciona muy rápido y hoy hablar del fútbol de antes no es el de Sívori, Di Stéfano, no, es el del Mundial anterior. Antes no había tantas metodologías de trabajo porque corrías con el profe y hacías fútbol con el DT. Hoy hay una metodología y distintas líneas de metodologías: analítica, estructurada, de periodización táctica. Después los entrenadores elegimos lo que nos conviene o lo que creemos que se adapta a nuestra idea. Porque nosotros tenemos una idea y a partir de ahí tenemos que elegir el método.
¿Sos de los técnicos que privilegia su idea o que se adapta a lo que hay?
Creo que hay que adaptarse a lo que uno tiene. Ahora, después uno sale a comprar jugadores y lo hace en consecuencia, siempre que los dirigentes te dejen. Si quiero jugar con un 4-3-3 tengo que salir a comprar wines. Lo pude hacer en clubes en los que estuve y ahora Everton nos fue a buscar porque estábamos dentro de la línea que ellos quieren que juegue el equipo. Pero hay lugar donde no hay tiempo para probar y uno tiene que identificar cuál sería el sistema idea para mantener la idea.
¿Qué cosas debe hacer un equipo en el partido para que vos te sientas conforme sentado en el banco?
No es algo que me suceda siempre, pero me gusta que el equipo tenga posesión, más allá de que eso no te garantiza nada. Lo que pienso es que un equipo que tiene más posesión que el rival tiene ventajas, incluso desde lo psicológico. Ojo que el objetivo final es que la pelota entre en el arco rival y no en el tuyo, pero donde vea un equipo que tenga buena posesión y que sea equilibrado, en lo personal es un placer. Si no es muy fácil, digo "vamos a atacar con ocho jugadores" y el equipo va a ser ofensivo, pero va a estar desequilibrado.
Saliste elegido como el técnico más influyente. ¿Qué es ser un técnico influyente y qué significado le das?
Es complicada la pregunta, ja. Una cosa es que te elijan el mejor o el peor, pero no el más influyente. Votaron todos los entrenadores y los capitanes de los clubes y me da la sensación de que se votó no hacia mí, sino a la forma en la que juega el equipo. Me parece que consideraron que el equipo jugó bien y que lo hizo así por el entrenador. Por ahí el técnico que me votó hubiese querido que su equipo jugara de esa forma y los jugadores que también lo hicieron quizá les hubiese gustado formar parte de mi equipo.
Pero imagino que lo habrás tomado como un halago.
Sí, porque ni siquiera fuimos campeones y uno da por sentado que el mejor es el que sale campeón, de hecho yo voté al técnico campeón (Pablo Guede, de Colo Colo), convencido de que me gusta y además porque uno no puede votarse a sí mismo. Igual no lo hubiera hecho porque no tengo el ego tan alto como para hacerlo y porque mis hijas me hubieran matado (risas). Claramente me siento orgulloso. Después ves los puestos de votación y eso que se votó me gusta en la misma magnitud que me hubiera disgustado haber sido el último.
¿Un fútbol como el chileno les facilita a los técnicos trabajar más tranquilos o apostar a procesos que en Argentina por ejemplo sería más complejos?
Poder se puede en todos lados, lógico que te tienen que acompañar los resultados. Uno puede buscar una idea que no sea fundamentalista, porque los fundamentalistas en el fútbol están cada vez más complicados, como la de salir jugando prolijo desde el fondo, pero eso va a ser aceptado por la gente si el equipo gana. Le pasó a Newell's con el Tata, le pasó a Lanús con Almirón, lo logró Holan con Independiente. Se puede jugar bien y ganar, aunque no siempre puedas ser campeón. Pero es complicado. Newell's lo había logrado con Martino y era sostener eso, sin que ello implique ser campeón todos los años, y fijate que a Berti lo echaron siendo segundo, aunque todos sabemos que lo hicieron porque perdió dos clásicos. ¿Qué quiero decir con esto? Que en el fútbol argentino es más complicado lograr aquello que sí se puede lograr afuera. Yo hoy siento que tuve una evolución como entrenador, pero no sé si la hubiera podido tener en Argentina.
¿Y qué cosas cambiaron en Vitamina Sánchez de aquel que arrancó en Banfield al de hoy?
En Banfield jugaba 4-4-2, con los cuatro del medio en línea, después en Central jugaba con enganche porque entendí que con los jugadores que tenía debía hacerlo de esa forma. Pero ya en Unión de Concepción volví a cambiar porque vi que podía ocupar mejor los espacios con otro esquema y de a poco me fui dando cuenta de que el enganche clásico tiende a desaparecer pero no como tal, porque esa clase de jugadores talentosos van a seguir estando, sino porque creo que hay que darles otras obligaciones. Hoy me gusta este esquema, pero si tengo que cambiar lo hago.
Con Everton lograron por segundo año consecutivo la clasificación a una copa internacional (Sudamericana), algo que no había ocurrido nunca en el club. ¿Eso te hace pensar que están haciendo las cosas relativamente bien?
Esta va a ser la cuarta participación en una copa internacional del club en su historia y obvio que nos pone contentos. El Grupo Pachuca, que es el gerenciador, se había propuesto una transición y empezar a participar de copas internacionales a partir de dos años y nosotros lo logramos a los cuatro meses, jugando la final de la Copa Chile. Tenemos el presupuesto número 12 de la liga, por lo que para el grupo salir 12 sería lo lógico, salir 11 sería bueno y salir 13 muy malo. En este último torneo peleamos el torneo hasta las últimas dos fechas y salimos cuartos. En cualquier parte del mundo el que más invierte más posibilidades tiene, por eso estamos luchando contra algo complicado en Everton.
Hablando de Copa Sudamericana, ¿te imaginás un cruce Everton-Central?
Uh, sería fabuloso. Primero porque me permitiría volver a pisar la cancha de Central, al césped me refiero, porque cada vez que puedo voy al Gigante, y después sería raro por supuesto porque ya me tocó enfrentarlo como jugador (con Gimnasia y Quilmes), pero no como entrenador. En ese caso sería un partido lindo y relajado porque me daría mucha satisfacción pase lo que pase, algo que no es habitual. Me daría mucha alegría que mi equipo avanzara ante un grande como Central y si me tocara perder, algo que sería lógico, Central avanzaría a la siguiente fase.
¿Tuvo mala suerte Central en el sorteo, ya que le tocó San Pablo?
Sí. Pero igual Central está capacitado, tiene muy buenos jugadores y está preparado para este tipo de desafíos. En Everton nos costaría mucho más jugar contra un brasileño o en la altura porque no tenemos un plantel tan poderoso.
¿Te llamaron de Central en este último tiempo?
No, me llegaron rumores de que me podían llegar a llamar de acuerdo a cómo le fuese a Leo Fernández en su interinato. Claramente a Leo le fue bárbaro y me alegra muchísimo por él, porque era lo que más quería y además porque están tres personas (Pirulo Rivarola, el Cuis Daniele y el profe Rogolino) que yo quiero muchísimo. Con Leo tuve la chance de intercambiar algunos mensaje hace un tiempito y todo lo que pasó me puso muy contento por ellos.
O sea que no hubo nada que te movilizara o te mantuviera alerta.
No. Yo tengo que seguir tranquilo en Everton, esperando. Estamos dentro del Grupo Pachuca y siento que ahí tengo una proyección importante. Si me preguntás si me gustaría dirigir Central, claro que me gustaría, pero tampoco me desespero. Si pasa mi vida sin poder volver a dirigir Central no me voy a morir. No siento que sea una obligación, pero si se da bienvenido sea, y ojalá que en una nueva experiencia pueda revertir la imagen de aquella vez en 2008.
Con un "sí" o un "no" como respuesta me alcanza. ¿No sentís la necesidad de en algún momento sacarte la espina de aquel paso como técnico?
No, en absoluto. Tendré las responsabilidades que me puedan caber como entrenador porque yo armé el plantel y fui el que decidió quiénes iban a ser los once que entraron a la ancha, pero todo lo que hice fue en el marco de querer dar lo mejor. No me reprocho nada.
Vos fuiste una de las pocas apuestas del club como técnico. ¿Qué te sugiere la ratificación a Leo Fernández?
Ultimamente no hubo muchos técnicos surgidos del club. Ojalá que le vaya bien a Leo porque uno como hincha de Central también se enorgullece. Es bueno que aparezcan este tipo de técnicos que puedan representarnos.
O sea que para vos estuvo bien que le hayan dado la chance.
Si lo veo desde afuera, tranquilo, no puedo pensar otra cosa que no sea que estuvo bien lo que se hizo. Y si fuera dirigente creo que tampoco hubiera habido manera de sacarlo. Está muy bien la decisión que se tomó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario