Ovación

Nicolás Monserrat: "Se están pagando las consecuencias"

El rosarino, que pasó por las inferiores de Central y hoy juega en Italia, habló de lo mal que la están pasando con el Covid-19.

Miércoles 01 de Abril de 2020

Nicolás Monserrat tiene 27 años. Al igual que muchos futbolistas, que no pudieron ser profetas en su tierra, emigró del país para continuar su trayectoria profesional. La cuarentena lo sorprendió en Italia, uno de los países más afectados por el Coronavirus y actualmente está jugando con mucho éxito en el Porto Sant’Elpidio Calcio en la Serie D del fútbol italiano, ya que tras 36 años ese club logró el ascenso. Desde su casa cuenta cómo está viviendo esta situación y también se tomó el tiempo para hablar de Rosario Central, equipo del cual es hincha y donde tuvo un paso por las inferiores, además de Social Lux, club que lo vio nacer.

“A los 5 años comencé jugando al futbol en Mercadito (Social Lux) de la Rosarina y estuve hasta los 13. Tuve la suerte de que Edgardo Sbrissa me viera jugando un partido de inferiores contra Botafogo y me uniera a la empresa de representación que tenía Jorge Cyterszpiler. Así llegué a Arsenal de Sarandí, después de haber hecho algunas pruebas en Rosario Central y no poder quedarme. En Arsenal jugué en las tres categorías mayores de inferiores de AFA y en reserva, hasta que 6 meses antes de terminar mi ciclo en reserva y luego de una charla con Daniel Teglia, al final tuve la chance de jugar en Central. Estuve 4 meses en lo que era Central Zona Sur, bajo las órdenes de Ivan Potepán, donde salimos campeones en la B de la Rosarina, hasta que a mitad de campeonato tuve que dejar Central para ir a Tiro Federal junto con otros compañeros del club por el convenio realizado. Ahí arrancó mi experiencia en planteles de primera división en Tiro Federal, Argentino de Rosario, Coronel Aguirre, Sarmiento de Resistencia, Almafuerte de Las Rosas hasta que en 2017 tuve la oportunidad gracias a Diego Acoglanis, que me abrió una puerta en Italia, y empezó mi aventura allí. En la temporada 2017/18 tuve la suerte de ser campeón con el club Civitanovese Calcio y en 2018/19 también salí campeón con Porto Sant’Elpidio Calcio y logramos el ascenso después de 36 años del club a la Serie D”, relató.

¿Cuánto hace que están en cuarentena y como es un día habitual en tu vida?

Estamos en cuarentena desde el 7 de marzo, al menos nosotros dos (vive con su novia), que fue cuando se desató la enfermedad en nuestro país y pidieron que nos empecemos a quedar en casa. No creo que cambie mucho con el día habitual de otras personas en esta situación. Nos levantamos alrededor de las 11, después de una noche de series. Desayunamos, nos informamos un poco con las últimas novedades entre unos mates amargos, almorzamos y preparamos la rutina de entrenamiento con lo que tenemos a mano en casa. Una ducha y a esperar el parte diario de la situación. A las 18, hora del noticiero, combinamos charlas con nuestra familia que está en Argentina.

¿En qué zona estás de Italia y que tan afectado está el lugar dónde vivís?

Estamos en la ciudad de Porto Sant’Elpidio, sobre el mar Adriático, región de Marche, y del principal foco estaremos a unos 400 kilómetros. Lamentablemente se expandió por todo el país y nuestra región no es la excepción.

¿Cuáles son las cosas más difíciles de sobrellevar en cuarentena?

La distancia con la familia, eso es lo primero. Uno en la rutina diaria, no lo piensa tanto. En cambio en esta situación se hace más complicado, sumado a la preocupación por esta pandemia. Es la paciencia ante esta situación. Nos pasa a todos, el encierro por momentos agota y el humor no es el mismo durante todo el día.

¿Tenés algún compañero que haya contraído Covid-19?

Por fortuna no. Al menos no nos hemos enterado de ningún caso cercano.

¿Cómo esta la situación económica y qué perspectivas? Se habla de una disminución de sueldos a los futbolistas.

He leído algunos rumores sobre esta situación, pero al menos por estos lugares no hay nada al respecto. No podemos no ser conscientes de que esta situación mundial golpeará muy fuerte también la economía. Pero son temas que quedan en segundo plano cuando lo que está en juego es la vida y la salud de las personas. Habrá mucho que hablar y tratar una vez que culmine esta situación. En Italia, la situación económica es buena. La realidad es que tranquilamente un sueldo alcanza para vivir dos meses y en la mayoría de los casos y en esta situación ayuda. Me preocupa más en Argentina, donde sabemos que se hace complicado para mucha gente el día a día y esto no ayuda.

¿Qué consejos le darías a la distancia a los rosarinos?

Que por favor se queden en su casa. Sé que es una frase ya dicha, pero acá la situación fue ignorada en un principio y hoy se están pagando las consecuencias. Sé que no es fácil, como dije antes la situación económica no ayuda, y mucha gente necesita salir a trabajar. Pero que se limiten a eso. El que se pueda quedar y no tenga la necesidad de salir, que lo haga. Cada granito de arena suma. Nuestra familia en Argentina desde un principio está asustada y preocupada por nosotros. Le decimos que cumplimos con la cuarentena, que no tenemos mayor contacto que ir al supermercado cuando es necesario, pero lógicamente no están tranquilos.

O sea que es un tema para ocuparse y no preocuparse si se toman todos los recaudos.

Tenemos que ocuparnos. Nos están pidiendo que nos quedemos en casa. Sé que nos gusta el aire libre, la libertad y en Argentina por suerte tenemos de sobra. Aguantemos un tiempo y ya volverán las juntadas, los asados, los “picaditos” y las mateadas. Pero tenemos que volver a vivir esto “todos juntos” y no nos podemos permitir ser egoístas en esta situación. Somos argentinos, haríamos de todo por un abuelo/a, un familiar o amigo mayor, una persona cercana con otras enfermedades. ¿Cómo no vamos a hacer algo tan simple como quedarnos en casa?

¿Qué es lo que más extrañas de Rosario y cuáles son tus sueños?

Lo que más extraño es ir al Gigante. Este será el tercer año en el que no tengo la oportunidad de coincidir con algún partido de local y se extraña. No pierdo la esperanza, sigo pagando la cuota, la platea cada año y con este parate generalizado veré como se reanudan los torneos y si puedo estar presente en algún partido. De Rosario se extraña todo, caminar por la costanera, el asado con los amigos, los mates con la familia y las costumbres argentinas. Me propuse llegar lo más alto posible en el fútbol y desde que estoy en Italia, por suerte se me viene dando. Espero poder seguir de esta manera y por qué no, más adelante tener alguna revancha en el fútbol argentino. Sé que los defensores centrales tenemos “larga vida”. Si se hacen las cosas bien, en esta carrera y con 27 años aún mantengo las esperanzas de volver.

Nicolás felicitó a Mercadito Lux, por el ascenso al Molinas. Conozco desde adentro esa hermosa institución y más allá de la distancia, los tengo siempre presentes”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario