Ovación

Newell's y San Lorenzo no se sacaron ventajas e igualaron en cero

Si el análisis debe pasar por el hecho de sumar, el resultado para Newell’s le debe generar una mueca. Sólo eso. En este Clausura de cosecha escasa el punto al que se aferró le sirve (no de mucho, pero es algo al fin) para mantener la calma del hincha. Si la mirada se centra en lo futbolístico, ahí el equipo decepcionó.

Jueves 16 de Junio de 2011

Si el análisis debe pasar por el hecho de sumar, el resultado para Newell’s le debe generar una mueca. Sólo eso. En este Clausura de cosecha escasa el punto al que se aferró le sirve (no de mucho, pero es algo al fin) para mantener la calma del hincha. Si la mirada se centra en lo futbolístico, ahí el equipo decepcionó y junto a San Lorenzo protagonizaron otros de los pobres partidos que se le vio a la Lepra a lo largo de este semestre. Es indudable que no es lo que pretende Torrente, quien debió adaptarse a lo que tiene y armar un esquema destinado a que no lo castiguen con goles y después pensar en atacar. De hecho, el esquema que utiliza no es el que comulga (3-4-3).

Las primeras imágenes del partido mostraron a un Newell’s ambicioso y que parecía decidido a pensar en el arco de Migliore. Con un equipo que intentaba volcarse al ataque, pero siempre dejando bien resguardado el fondo para no sufrir los viejos y eternos problemas que padeció en gran parte del campeonato. Es cierto, atacaba con poca gente y no lastimaba. Si bien se observaban las intenciones, sólo aparecían en escena algunas acciones endebles como el remate de Tonso y la contestación azulgrana a través de Salgueiro.

Hubo que esperar hasta pasada la media hora para que apareciera la acción de mayor riesgo que motivó la levantada de los hinchas leprosos. Y fue Sperduti el que metió la quinta por su sector y a la carrera sacó un derechazo cruzado que se fue besando el poste derecho de Migliore.

El cuervo no se quedó atrás y contestó con la acción más clara del arranque cuando Aureliano Torres metió un derechazo tremendo para que Peratta se luciera con una volada terrible y evitara la caída de su arco.

Si había un atisbo de ilusiones a que apareciera algo de fútbol en el miércoles laborable las mismas se hicieron trizas con la realidad. Porque nada cambió. Todo empeoró y fue un verdadero suplicio consumir los cuarenta y cinco minutos finales. La primera acción que sacó por un instante la modorra en el Coloso fue aquel remate de Camacho a los 28’ que no pudo contener Migliore y que en el rebote definió Velasco, pero en posición prohibida. Y la segunda fue a los 33’ cuando se inició la lluvia y los simpatizantes le dieron rienda suelta al “cantando bajo la lluvia”.

El punto seguramente servirá en un futuro para escalar en la tabla del promedio, en la que hoy Newell’s no sufre. Para el cuerpo técnico la premisa era ganar los dos juegos finales, pero si no se puede siempre es importante no perder. Sobre todo para este equipo que se había acostumbrado a ser superado, por algo está en el último lugar. Hoy se espera el final ante Colón, aunque Torrente ya trabaja intensamente pensando en el Apertura y en el armado del nuevo Ñuls que se viene. Por lo pronto, ayer la Lepra sumó y nada más.

Mateo llegó al límite de amarillas

Diego Mateo acumuló ayer la décima tarjeta amarilla y de esta manera no podrá estar el domingo cuando la Lepra reciba a Colón, a las 15, en la despedida del Clausura. El volante quedó limpio de amonestaciones y estará a disposición del entrenador cuando arranque el torneo Apertura en agosto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario