Superliga

Newell's y Central deben unirse

Leprosos y canallas serán siempre adversarios futbolísticos, pero en materia política deben juntarse para defender sus intereses

Lunes 01 de Octubre de 2018

Para que el resultado sea diferente hay que cambiar de formas. Caso contrario todo seguirá igual. Central y Newell's serán adversarios siempre, pero en términos futbolísticos. En materia institucional la realidad les impone a los directivos un desafío ineludible, el de unirse estratégicamente para defender sus intereses en el desventajoso escenario que les presenta el nuevo orden que configuró la Superliga, donde el eje del poder no sólo gravita fuera del campo de juego sino que también ya lo hace adentro.

Horarios incómodos. Suspensiones sugestivas. Fallos emparentados con las fallas. Decisiones que por sistemáticas se hacen perjudiciales. Y una sucesión de hechos que fortalecen a ese poder que rompe con el equilibrio del fútbol, impone una acción política conjunta desde Rosario en defensa propia.

Rodolfo Di Pollina, Ricardo Carloni, Eduardo Bermúdez y Cristian Damico tienen un desafío mayúsculo. Que va más allá de los problemas propios y cotidianos. Una cuestión superadora. Porque tienen la posibilidad de delinear un movimiento que demuestre que los clubes del interior son capaces de ser rivales en la competencia pero socios en la lucha por la igualdad de condiciones a la hora de competir.

Seguramente habrá prejuicios, pero no se trata de cuatro directivos, sino de Newell's y Central, dos clubes que representan la identidad de una sociedad que ya no quiere sentirse ni perjudicada ni avasallada por el centralismo del poder. Y que sabe que en un plano de igualdad, supo hacer historia.



En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario