Opinión

Newell's y Central deben mantener la productividad

Los equipos rosarinos no sufrirán contratiempos con sólo repetir la sumatoria de puntos que lograron en la primera parte de la competencia por el promedio

Lunes 20 de Enero de 2020

Los equipos rosarinos comienzan a desandar la mitad del camino hacia la meta de la tranquilidad, a la que arribarán con sólo repetir el recorrido que hicieron en la primera parte de la competencia por el promedio, en la que sumaron algo más del 50 por ciento de los puntos en disputa, índice considerado como indispensable para evitar riesgos.

Este fin de semana vuelven al ruedo justo en la fecha 17, la que establece la mitad del trayecto, porque después quedarán otras 17 jornadas entre Superliga y Copa Superliga. Entonces se trata de replicar la cosecha.

Así entonces la pregunta irrumpe en la superficie: ¿Podrán Newell's y Central mantener el porcentaje de puntos obtenidos hasta ahora?

Para una respuesta lógica alcanzaría con hacer un somero análisis sobre qué cambió de diciembre de 2019 a enero de 2020 para que los equipos puedan o no conservar el funcionamiento que desplegaron a lo largo de la primera mitad.

Sabido es que el fútbol no es un deporte atravesado por la lógica, por ende la previsión forma parte de la relatividad del juego. En este contexto para resolver el interrogante es imprescindible evaluar si los planteles son los mismos o cambiaron, y si esos cambios imponen otros desafíos para los técnicos.

>> Leer también: Nueva propuesta para que Central y Newell's jueguen dos amistosos

La política en materia de refuerzos en ambos clubes durante la pretemporada estuvo lejos de ser la conveniente. Mientras Newell's aún no cerró alguna incorporación, Central recién formalizó dos en los últimos días, y a uno de ellos no podrá utilizarlo de arranque por suspensión.

No obstante, salvo la inminente salida de Lucas Villarruel hacia Ecuador, Frank Kudelka dispone de los mismos futbolistas con los que concluyó el 2019. La estructura del equipo no sufrió modificaciones, y eso constituye una buena noticia para el entrenador rojinegro. Aunque sigue con la necesidad de la llegada de jugadores ofensivos para potenciar su plan de ataque.

La situación de Diego Cocca es parcialmente diferente, porque su matriz futbolística sí sufrió modificaciones por la salida de titulares de su última línea, y aún trabaja para resolver la urgencia. Lo que sí constituyó una buena noticia para el técnico canalla fue el regreso de Marco Ruben, por todo lo que el delantero implica.

El desafío está planteado de igual manera para los equipos rosarinos, porque con lo que tienen y lograron hasta acá, sólo es cuestión de mantenerse en el mismo nivel de productividad para diluir las tensiones. Productividad que no es poca. Y es suficiente para dejar atrás la convivencia con una tensión y angustia que se pudo haber evitado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario