Ovación

Newell’s vuelve a jugar en el Coloso con una misión impostergable: ganar

A las 21 enfrenta a un Atlético de Rafaela que también acarrea problemas futbolísticos y dirigenciales como el rojinegro. Sumar de a tres es el gran desafío.

Viernes 11 de Marzo de 2016

La misión de siempre. La obligada. La necesaria e impostergable. Ganar ante Atlético de Rafaela es el objetivo imperioso de esta noche. Sumar de a tres por primera vez en este ciclo de Osella y lograr la segunda victoria en lo que va del torneo es el único remedio para calmar los dolores de cabeza que viene teniendo el rojinegro, sobre todo en este presente que derivó en una crisis institucional.
  Osella es el bombero elegido para intentar apagar con fútbol un foco de incendio alimentado por rendimientos que en su mayoría son de flojos para abajo y una conducción a nivel dirigencial prácticamente ausente. “Prácticamente” porque apenas hay un par de actores que siguen conduciendo o intentando hacerlo después de que muchos de los integrantes de la comisión directiva desaparecieran de la arena política. Mientras tanto, el fútbol sigue afectado y/o contagiado. Y el virus de los malos resultados sumado al de un funcionamiento malo cada vez se expande más por el ya magullado cuerpo leproso.

   Hoy el entrenador busca el antídoto para frenar los dolores que causan tanto malestar. Sumar de a tres es la única manera de iniciar el camino de la recuperación. Así lo entiende Osella, que optó por poner lo mejor que tiene con el fin de apagar el fuego de la crítica e iluminar el camino con cierta esperanza.
  Enfrente tendrá a uno de los peores equipos del torneo, que viene a los tumbos y con un DT a punto de ser eyectado de su cargo. En teoría un panorama accesible, aunque todo dependerá del compromiso y la respuesta de los elegidos por el DT dentro de la cancha.
  Aquella premisa y metas elaboradas en la pretemporada de buscar el protagonismo en este 2016 parece haber quedado relegado por las urgencias de hoy. En el presente todo está focalizado en una sola acción dentro del concepto del cuerpo técnico de pensar en objetivos cortos. Superar a La Crema es la gran obligación. Otro resultado que no sea abrazarse a los tres puntos parecería no tener cabida dentro de este presente tormentoso en todo sentido.
  Hoy todos los problemas ajenos al fútbol quedaran guardados durante noventa minutos. El Parque se vestirá otra vez de rojo y negro como siempre más allá de las tristezas del presente. La ilusión siempre está por encima de todo y la gente irá en busca de esa alegría postergada. Ante Atlético podría ser el momento de frenar la caída futbolística, empezar la resurrección y recuperar en parte los aplausos. Al menos por el momento y pensando que con mucho más trabajo Newell’s recupere su dignidad futbolística dentro de un panorama complicado como reconoció el propio conductor.

Osella se sienta en el banco

Diego Osella tomó la conducción del equipo en la quinta fecha frente a Unión, en el empate en uno en el Coloso Marcelo Bielsa. Ese día el técnico no pudo estar sentado en el banco de suplentes porque aún debía una fecha de sanción que había recibido cuando estaba al frente del conjunto de Olimpo (Bahía Blanca) y su lugar lo ocupó Javier, hermano y ayudante de campo del entrenador. La jornada anterior, en la cancha de Lanús, pudo ingresar al campo de juego. Pero fue en condición de visitante. Esta vez lo hará por primera vez en casa y ante la masa rojinegra.

Lo que dejó una semana movidita

Domingo: Después del día de descanso tras la derrota frente a Lanús, el domingo,  a las 8, los jugadores iniciaron los trabajos de cara a Atlético de Rafaela. Charla de autocrítica y ejercicios.

Lunes: El cuerpo técnico inició la puesta a punto pensando en los rafaelinos y con la obligación de volver a sumar de a tres. La primera decisión fue la de devolverle la titularidad a Scocco, quien fue al banco ante Lanús.

Martes: Diego Osella ordenó la doble jornada de entrenamientos de cada semana para repasar y ensayar conceptos futbolísticos y poner a punto al equipo desde lo físico. Al mediodía habló Diego Mateo. “A esto lo sacamos todos adelante, no sólo los jugadores”, dijo.

Miércoles: El DT habló en conferencia, anunció algunas bajas y cambios, que en total serán cinco. También avisó que el plantel por la noche iba a quedar concentrado, es decir dos días en vez de uno, que era lo habitual. “Lo físico es grave”, expresó.

Ayer: El plantel se trasladó desde Ricardone al predio de Bella Vista para sumar una nueva práctica y repasar todo lo que pretende aplicar el entrenador esta noche frente al equipo de Burruchaga. Después del mismo los rojinegros continuaron con la concentración en la localidad vecina.
 

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario