Ovación

Newell's venció a River, cortó una racha de nueve sin ganar y llega fortalecido al clásico

Adiós cuarentena de pobres resultados. Vuelta de página para una novela mediocre de nueve partidos sin ganar. Punto final para una colección de producciones futbolísticas aceptables, pero sin final feliz. Porque ayer Newell’s se despabiló totalmente. Tuvo un desahogo enorme como lo merecía la multitud. ► Video: resumen del partido.

Lunes 04 de Mayo de 2009

Adiós cuarentena de pobres resultados. Vuelta de página para una novela mediocre de nueve partidos sin ganar. Punto final para una colección de producciones futbolísticas aceptables, pero sin final feliz. Porque ayer Newell’s se despabiló totalmente. Tuvo un desahogo enorme como lo merecía la multitud de almas leprosas que copó el Coloso. El golazo del Gato Formica sepultó la malaria de resultados que estaba enquistada como una garrapata que no quería desprenderse. Así la Lepra dio una señal de reacción indispensable para ingresar inmune a palpitar la vigilia del clásico. El triunfo ante River fue escueto, pero absolutamente justo, inobjetable. Ahora lo único que domina el horizonte es el derby del domingo. No había mejor antídoto que tumbar a los millonarios para llegar enteros al Gigante. Y Newell’s esta vez sí logró lo que mereció: ganó, nada más ni nada menos. Si hay resultados que valen oro, el de ayer lo fue.

  La mano venía cambiada en el Parque y tras la dura derrota ante Estudiantes el propio Roberto Sensini lanzó una frase sin lugar para malos entendidos. "River y Central son dos partidos determinantes, importantísimos para nosotros", tiró el técnico en referencia a que si no conseguían resultados positivos en esos partidos su futuro al frente del equipo podía ser un interrogante, más allá del apoyo incondicional de siempre de dirigentes y jugadores. Y ayer Sensini salió victorioso de la primera batalla. La Lepra jugó mejor que River y apelando al trabajo, el amor propio y algunas (pocas) pinceladas de fútbol volvió a ganar.

  Nueve fechas sin victorias ponen en jaque a cualquier entrenador, pero Sensini jamás perdió la calma, le puso el hombro a sus muchachos, bancó a los pibes y mantuvo la apuesta de jugar en base al control de la pelota. Por supuesto que este Newell’s no brilla, pero al menos trata de ser protagonista y anoche volvió a demostrarlo.

  Y hay un dato incontrastable de este mensaje de tener la misma postura de local y visitante, a pesar de que en varios partidos la producción no fue del todo buena. Newell’s no ganaba desde la segunda fecha cuando dio el batacazo ante Boca en La Bombonera. Y ahora se regaló una victoria en casa nada menos que ante River, el otro grande de Buenos Aires. Se viene Central y si consigue vencerlo el equipo de Sensini habrá logrado imponerse en los tres partidos que los hinchas más disfrutan las mieles del triunfo.

  "Sólo te pido que le ganes a Central", bajaba como un trueno de las tribunas repletas de felicidad por el éxito ante River. Y también hicieron oír su disconformidad por la capacidad reducida de público visitante que pretende la dirigencia canalla. El clásico ya empezó y Newell’s llega entero desde lo futbolístico. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario