Ovación

Newell's venció a Lanús y consiguió un gran alivio

Ganó y es lo más importante. Sumó para el promedio y cortó la mala racha. Un 2 a 0 vital.

Domingo 23 de Septiembre de 2018

Ganó Newell's. "Al fin", gritaron los hinchas. "Menos mal", razonaron otros. "Qué alivio", puede ser lo que pensó el entrenador Omar De Felippe. Es que la victoria era lo único que importaba. Ni jugar bien ni regular ni mal. Sumar los tres puntos era la cuestión. Y más allá del rival. Porque lo trascendente era que el rojinegro los conquistara para sumarlos en la tabla del promedio, esa que nadie quiere que apriete tanto y, ya que está, en la de posiciones generales para no verse tan abajo.

   Hoy a nadie que sienta los colores rojo y negro en la piel le importa el sufrimiento de 45'. De ese primer tiempo hasta el penal salvador convertido por Figueroa. Si todos van a hablar de lo que pasó después y es lógico que así sea. Salvo el técnico y sus jugadores, aunque deben disfrutar de este 2-0 sobre Lanús. Es más, De Felippe ya lo reconoció ni bien empezó a analizar el partido al aceptar que "sufrimos unos 25' tremendos en los que Aguerre estuvo iluminado en tres mano a mano. Después sí ganamos bien". Tal cual, aunque el mal juego duró hasta el penal. Pero los partidos se juegan hasta el minuto 90.

   Claro, si hubiese entrado una de aquellas tres (10'. 13' y 20') o la cuarta (41'), probablemente el resultado no hubiese sido favorable. Algo que quedó demostrado en casi todo el torneo pasado y en este. Pero hoy no es para recordar eso. Mañana sí. Si casi hasta no vale la pena mencionar que así como los leprosos consiguieron el gol de los 45' en forma milagrosa, estuvieron a punto de padecer en el cabezazo de Lanús que pegó en la base del palo a los 71'. Esa no entró y listo. Ya la visita se había perdido en su propio laberinto, que es similar al que venía (¿o viene, será cuestión de ver qué sucede en la próxima fecha como visitante de Estudiantes?) transitando Newell's.

   Pero los planetas ayer se alinearon tanto que hasta se dio el "lujo" de no terminar sufriendo, porque en una contra estiró la victoria a un 2 a 0 importantísimo, claro que si como equipo a esto lo sabe aprovechar.

   Es que lo impostergable de la cosecha de 3 puntos por la que Newell's ayer dio batalla, justo ante un Lanús que le quería quitar estos y los dos devueltos por el tribunal de apelaciones de la AFA por lo que pasó hace casi un año afuera del campo de juego, en esos reglamentos poco claros y de vericuetos eternos. Pero si bien a estos últimos el granate se lo seguirá peleando en los escritorios, estos 3 puntos futbolísticos ya quedaron en las manos leprosas y gracias a las manos de Aguerre para cerrar su arco en cero (ver aparte). Es más, el arquero no conoce lo que es buscar la pelota entre las redes propias en los tres partidos que jugó, los dos de la Superliga y el del debut en cero por la Copa Argentina, en el que fue clave para atajar un penal para clasificar a cuartos de final, ahí donde espera el clásico o a Almagro.

   Y justamente un penal salvó las papas ayer. Se hizo cargo Figueroa y lo hizo muy bien, tomando la responsabilidad y clavándolo abajo a la derecha, engañando al arquero que la fue a buscar al otro palo.

   Se hizo cargo el equipo después de darse cuenta en el vestuario del "regalito" de Lanús, de que debían abrirlo para jugar con el resultado del 1 a 0, de aprovechar que para ellos fue un mazazo y con la pelota y otra mentalidad futbolística, como dueño de casa, debían tener mayor protagonismo. De Felippe no metió el equipo atrás, todos entendieron que el andar se corrige con determinación y demostraron que pueden dar un plus, como en el contraataque bárbaro que Fértoli definió perfecto para el 2 a 0 aliviador.

   Era un partido que tenía más importancia que los 3 puntos en juego, que esas centésimas del promedio con las que ahora superaron al propio Lanús, con las que quedaron a la par de Vélez, con las que obligan a los de abajo que jugarán hasta que se cierre esta 6ª fecha, ya con la tranquilidad que nadie lo bajará del puesto 17 del promedio, algo más lejos de la posición 23 a la que no debe bajar.

   Claro, esto no terminó sino que recién empieza. Fue vital volver a ganar de local, cortar la racha adversa y saber corregir lo que arrancó como una pesadilla y terminó como un sueño confortable. Fue victoria. Y es lo que importa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario