Ovación

Newell's tiene una identidad definida y no renuncia a ella

La lepra jugó en el Gigante sin cautela ni temor. Ratificó la idea de mostrar una postura ofensiva en cualquier cancha.

Martes 17 de Septiembre de 2019

El fútbol que Frank Kudelka quiere de Newell’s se transmite en la cancha. El clásico fue una nueva demostración. Pese a que no siempre le sale, la postura del equipo es clara partido tras partido. En el Gigante se plantó sin cautela ni temores. Si no jugó mejor fue por limitaciones y no por pensar más en el arco propio que en el ajeno. El tema del promedio lo sigue asumiendo con osadía y el plantel obra en consecuencia. La identidad está definida y no considera válido renunciar a ella.

   El punto que sumó en Arroyito excedió el valor numérico en la tabla. La importancia radica en la manera con la que lo consiguió. El domingo se reafirmó una forma de ser, una postura que debe mantenerse en cualquier cancha y ante cualquier rival. El domingo se ratificó el camino a seguir y la convicción se fortalece con actuaciones semejantes.

   La ambición de Newell’s es una forma de ser que le inculcó Kudelka. La trascendencia del clásico no fue motivo para que se resigne y desarrolle un planteo mezquino, especulando con la conquista de un punto que nadie le reprocharía. Los jugadores están mentalizados y preparados para jugar a otra cosa, salir a buscar el resultado. Frente a Central jugaron así, con la intención de ganar, aunque eso implique riesgos.

   La ausencia de Mauro Formica no fue argumento para modificar nada. Si bien el Gato no tiene detrás a nadie de su nivel, con juego vertical en base a la gambeta, el esquema y la idea siguieron intactas para visitar a Central. Kudelka realizó el cambio natural, de un mediocampista creativo por otro, metiendo a Denis Rodríguez, que estuvo a la altura de tamaño compromiso, sin deslumbrar aunque por encima del nivel medio que tuvo la mayoría.

   En el clásico a Newell’s le costó hasta el primer cuarto de hora controlar la pelota. Sin ella, se reducen sus posibilidades. Central saltaba la línea media con pelotazos y Santiago Gentiletti tenía algunos problemas con Claudio Riaño. Una situación parecida se había dado una fecha antes, con otro equipo y autor. Huracán le había desestabilizado el fondo de a ratos con Fernando Coniglio.

   A Kudelka no le gustó nada que Newell’s se repitiera con envíos largos desde el fondo. Movía las manos con gestos elocuentes de que había que salir tocando y no dividirla. Les pedía a los volantes que retrocedieran para que fueran una opción en la salida. No lo hacían y entonces, ante cada pelota por el aire, su rostro era de fastidio. Sin la posesión era imposible ejercer el dominio y jugar con vocación ofensiva.

   Newell’s corrigió las marcas y el trámite varió. El equipo impuso condiciones y jugó a lo que mejor sabe. “Dominamos, tuvimos el balón y creamos situaciones de gol. Es lo que me gusta y lo que pretendo”, dijo Kudelka sobre el rendimiento del equipo en esos instantes en los que se vio su mejor versión, que se ajustó al deseo del propio DT.

   Denis Rodríguez se animó con la pelota al pie y Maxi se movió con inteligencia y clarificó el juego. Fueron los mejores atributos de Newell’s, que soltó seguido a los marcadores laterales, en especial a Angelo Gabrielli, otra señal de que el conjunto rojinegro no fue conservador.

   Durante los primeros 15’, y en determinados lapsos del segundo tiempo, la tuvo menos que Central. Esto no implicó que se hubiera refugiado contra Alan Aguerre. La actitud se mantuvo. Recién en el último cuarto de hora pensó en protegerse algo más, metiendo a Lucas Villarruel por Denis Rodríguez para obstruir en el medio, en momentos en los que el local buscaba con mayor decisión.

   El retroceso de las líneas que de dio durante ciertos pasajes del clásico no fue premeditado, sino consecuencia de que Central lo llevó hacia atrás.

   “Por momentos se hizo lo que pensamos, que es poner la pelota al piso, hacer conducción en salida, transición con posesión y ataques encontrando los espacios”, resaltó Kudelka sobre las mejores cualidades futbolísticas de la lepra durante el clásico. Son las condiciones desde la que pretende construir un equipo con mentalidad ofensiva, aunque le salga de a ratos y los intérpretes tengan altibajos o en ocasiones no respondan.

Después del descanso, hoy entrena

El primer entrenamiento de la semana será esta mañana en el Centro de Entrenamiento Jorge Griffa. Ayer el plantel tuvo el día libre, algo merecido porque había estado concentrado desde el viernes, y aparte porque el próximo encuentro será recién el domingo. Newell's recibirá a las 11 en el Coloso a Aldosivi, un rival directo en la lucha por la permanencia. Nada indica que Kudelka vaya a introducir modificaciones en la formación titular.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario