Ovación

Newell’s sonríe de nuevo: jugó bien y le ganó 2 a 0 a Estudiantes en La Plata

Los rojinegros golpearon de entrada con un gol de cabeza de Boyé y al final del primer tiempo Denis Rodríguez aumentó con un golazo. Unsain fue gran figura y atajó un penal.

Martes 29 de Septiembre de 2015

Tenía que ser así. Debía haber miles de testigos rojinegros desatando un carnaval en la tribuna. Porque anoche Newell’s volvió a cantar victoria de visitante, armando un triunfazo inapelable ante Estudiantes para cortar una serie de diez excursiones sin éxito. La Lepra inventó un primer tiempo de ensueño, de gran protagonismo a partir de la pelota y allí sacó los dos goles de diferencia mediante las conquistas de Boyé y Denis Rodríguez, que sentenciaron el pleito. En el segundo tiempo Newell’s reguló y allí apareció la enorme figura de Unsain para blindar su arco, tapar los desesperados intentos del Pincha y además atajarle un penal a Diego Mendoza. Una noche redonda para el equipo de Bernardi y por eso el abrazo interminable de los jugadores en el final ofrendándole la victoria a la muchedumbre que viajó desde Rosario.
  Newell’s jugó un primer tiempo de altísimo vuelo futbolístico. Porque el equipo de Lucas Bernardi fue un violín ante un rival siempre complicado y hostil como Estudiantes. La Lepra se encargó en esos 45’ iniciales de confinar al Pincha a su mínima expresión y lo hizo a partir del dominio efectivo de la pelota en campo contrario. Mateo copó los rebotes en la mitad de la cancha y los inspirados Mugni, Maxi Rodríguez y su primo Denis pusieron en marcha la maquinaria de pases y rotación que martirizó al local y despertó el aplauso de la popular rojinegra.
  Todo este funcionamiento aceitado tuvo como abanderada a la categoría de Lucas Mugni, moviéndose de manera sobresaliente como nueve pivot y con la bocha destilando peligro bajo la suela. Newell’s salió a plantar bandera en campo rival y al minuto ya se puso en ventaja. Córner ejecutado con rosca por Denis Rodríguez y cabezazo certero e inatajable de Boyé, que se metió por el segundo palo del desesperado e inseguro Hilario Navarro.
  En ventaja Newell’s fue por más y generó chances clarísimas de peligro para estirar la diferencia. Siempre apelando a un juego vertical, de presión alta y con tenencia ofensiva de pelota en campo rival. El Pincha era un mamarracho atrás y Boyé se devoró el segundo ante el achique de Navarro. Después Tonso dilapidó una oportunidad inmejorable, con pelota dominada y sin marca, pifiando el disparo en el corazón del área. Y antes del descanso, Ñuls la trajo a los toques desde el fondo y la Fiera le devolvió la pared a Denis para que clave un misil arriba, que lamió el travesaño y se metió. Al vestuario a descansar.
  En el arranque del complemento Báez tumbó a Cerutti dentro del área y el árbitro Germán Delfino sancionó la pena máxima. Fue Diego Mendoza y le dio con un fierro, pero el pibe Unsain con total confianza manoteó la pelota y tras dar en el travesaño se ahogó el grito pincharrata.
  Newell’s se replegó en el complemento. Estudiantes salió a quemar las naves. El juego pasó al campo leproso y el balón fue casi todo pincharrata. Unsain comenzó a revolcarse y a desactivar las arremetidas del desesperado equipo de Gabriel Milito.
  Entró Mauricio Tevez y en la primera que tocó metió un centro atrás que encontró a Tonso, que esta vez resolvió con criterio, pero el travesaño le negó el grito. Se cerraba el partido. Newell’s, tras un gran primer tiempo y un utilitario complemento, al final llegó a la orilla de la victoria que tanto se le negaba fuera del Coloso Marcelo Bielsa. Y tuvo de testigo a su gente, que no paró de gritar y mover los trapos durante los noventa minutos, feliz de volver al ruedo fuera de casa, pero especialmente más satisfecha por la sólida producción del equipo de Lucas Bernardi. Fue así nomás, la luz de anoche fue de una brillante luna rojinegra.

La Lepra ganó  de visitante tras más de 6 meses

Un lunes por la noche hizo trizas una racha negativa que acumulaba hace más de seis meses. Newell’s volvió a ganar de visitante, en lo que fue la primera vez de Bernardi como DT. Lo hizo con autoridad ante un Estudiantes apático y sin ideas futbolísticas. El rojinegro aprovechó el bajón anímico de la eliminación de la Copa Argentina a manos de Central y ante una multitud de leprosos que lo acompañaron a esta ciudad se apoderó de los tres puntos en disputa que sirven para dar pelea en la búsqueda de la clasificación a la liguilla Pre Sudamericana 2016.
  La Lepra había ganado por última vez fuera del Coloso el 14 de marzo cuando venció a Sarmiento, en Junín, por 2 a 1 y con Gallego como entrenador. Seis meses y medio después volvió a vencer y le puso punto final a un andar negativo lejos de casa y sumó su segundo triunfo consecutivo.

Ñuls se lució de arco a arco

Newell’s armó una victoria de arco a arco ayer en la  excursión a La Plata. Porque en el primer tiempo el abanderado de la victoria fue el magistral Lucas Boyé, un delantero que más que nueve parece un diez por su terrible técnica individual. Y en el complemento, cuando el Pincha salió a vender cara la derrota con pocas ideas pero mucha vergüenza deportiva, apareció otro de los pibes de Bernardi, el arquero Ezequiel Unsain, cada vez más cómodo en el arco leproso y con una confianza que le permite tener un registro intachable de tres partidos sin recibir goles. Claro que en el final todos los flashes se quedaron con Unsain porque además de atajar un penal a quemarropa de Diego Mendoza, se adueñó de cada centímetro del área por arriba y por abajo y no les dio ningún espacio a los anfitriones. Fue un verdadero amo y señor del arco, siendo el líbero del equipo y con personalidad para quitarle ritmo al juego cuando la situación lo ameritaba.
  Unsain está haciendo un curso acelerado en el arco leproso y lo lleva más que bien. Claro que todavía está en etapa de formación y tiene que seguir aprendiendo, pero está claro que va por buen camino.
  El otro punto altísimo de ayer fue Lucas Boyé. Un nueve con juego, triangulación, pelota debajo de la suela y final de jugada. Ayer ni bien arrancó el partido se escapó de su marca en el área y metió la testa para sacarle petróleo a un centro de Denis Rodríguez y darse el gusto de convertir el primer gol con la camiseta rojinegra.
  Boyé llegó a último momento por la venta de Ezequiel Ponce a Europa (Roma, Italia) y no necesitó período de adaptación para adueñarse del puesto de centrodelantero, en el que seguramente podrá hacer dupla con Nacho Scocco a la brevedad.
  Ayer Newell’s ganó de punta a punta en tierra platense y los extremos del equipo de Lucas Bernardi fueron los puntos más altos de la noche.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS