Ovación

Newell's se quedó con el primer duelo por la Copa Sudamericana ante Estudiantes

El fútbol le ganó a la violencia. Hubo fiesta en el Coloso y los violentos quedaron afuera. ¡Por suerte! Newell’s se copó ante Estudiantes en el primer duelo de la Sudamericana y sobre el final le ganó 1 a 0 con gol de Formica de penal.

Viernes 17 de Septiembre de 2010

El fútbol le ganó a la violencia. Hubo fiesta en el Coloso y los violentos quedaron afuera. ¡Por suerte! Newell’s se copó ante Estudiantes en el primer duelo de la Sudamericana y en tiempo de descuento consiguió una victoria que lo deja muy bien posicionado para la revancha. Ganó en casa, pero además cerró su arco y lo dejó en cero. Un detalle para nada menor teniendo en cuenta que el gol de visitante vale doble en caso de igualdad de puntos. No fue nada sencillo y el Pincha, a pesar de que vino con una formación mixturada, le dio batalla y planteó la pelea golpe por golpe, sobre todo en la primera mitad. Y ahí fue la Lepra el que pegó más fuerte y cuando todo estaba dado para empate apareció el atrevimiento de Salvatierra, el error de Benítez y un penal que Formica supo cambiar por gol para que los cimientos del estadio se movieran por el sismo que generó el griterío leproso.
  Newell’s marcó el territorio de entrada y avisó con aquel bailecito de Formica dentro del área, centro y Sperduti aboyando el poste derecho de Orión. El Pincha no se amilanó ni mucho menos y enseguida contestó a través de Hoyos y después Peratta le tapó el gol a González. El juego se planteó así, ataque por ataque. Fue de ida y vuelta en veinte minutos intensos y llenos de adrenalina por las situaciones que mantenían la expectación de los leprosos que colmaron y pintaron de rojo y negro el Coloso.
  En el medio hubo un parate de dos minutos cuando un grupo hizo su ingreso en la popular como para marcar presencia, pero enseguida los hinchas dejaron sentado su repudio con el grito que tronó en la platea de “ñubel de la gente”. Eso no hizo otra cosa que opacar lo que intentó ser una muestra de poder en la popu a pesar de la ausencia obligada por la Justicia de los líderes.
  En la continuación del juego todo siguió palo a palo. Hoyos avisó nuevamente; Formica contestó pero Orión evitó la apertura; Núñez tuvo su chance y después Sperduti movió la red, pero en la parte de atrás del arco. Así se fue la primera mitad igualado en situaciones de riesgo con cuatro cada uno.
  Después del descanso hubo un cambio sustancial. La Lepra fue más prepotente y obligó a retroceder al equipo de Sabella. Primero Estigarribia probó con un remate cruzado. Después lo hizo Sperduti y el rebote no pudo ser bien capitalizado por Borghello. Enseguida, la Pulga Rodríguez se la bajó al pibe Salvatierra y Orión dijo presente. Hasta Vella se animó con un tiro desde afuera del área que se fue arriba del travesaño. Y de tanto buscar, el premio llegó cuando las luces del partido se apagaban.
  Ahí el mérito se lo lleva Salvatierra, quien dio pelea y guapeó una pelea dentro del área y Benítez lo tocó. Claro penal que Abal marcó de manera instantánea mientras el zurdo volante de Estudiantes se quedó masticando pasto sin protestar nada. Es que tampoco había dudas. Después Formica hizo lo suyo y lo cambió por gol.
  Los leprosos sacaron chapa en el primer chico y ahora podrán ir a la revancha con la ventaja que le entrega la victoria y el cero en su arco. Newell’s fue de la gente como para dejar de lado los temas de violencia —por lo menos por un rato— y se copó en la Sudamericana, en una noche donde ganó el fútbol l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS