Ovación

Newell's se dio un buen regalo para un fin de año difícil

Volvió a ganar de visitante tras poco más de un año. Sacó los 6 puntos en juego en el cierre.

Sábado 08 de Diciembre de 2018

Stéfano Callegari y Facundo Nadalín levantaron los brazos y apretaron los puños. El gesto se repitió en los demás. Algunos se abrazaron fuerte. Tanta angustia acumulada, tanto tiempo sin ganar de visitante, poquito más de un año, el mismo lapso que San Martín de Tucumán no caía en La Ciudadela, explican la reacción de los futbolistas rojinegros. Es que encima este es un final de año complicado, sin entrenador y una campaña que hasta acá deparó varios sinsabores, con un promedio que no admite bajo ningún punto de vista relajarse. Son razones por demás de suficientes para celebrar así semejante triunfo.

   Es innegable que Newell's fue de punto a Tucumán. Era el segundo y último partido de Héctor Bidoglio como técnico interino y la lepra llegó a duras penas, con varias bajas, la última de Mariano Bíttolo. El ánimo no era el mejor. Es indiscutible que el título de Central en la Copa Argentina repercutió también. En esto radica la entereza que expuso anoche el conjunto para salir al frente. Tuvo actitud ante la adversidad y superó en el juego en todo momento a los tucumanos.

   Esta victoria tiene importancia porque no ganaba desde el triunfo por 3 a 1 sobre River en el Monumental del 26 de noviembre de 2017. Pero más aún por lo que significó evitar que San Martín lo supere en la tabla del promedio. Es que un triunfo del santo lo dejaba encima de Newell's. Anoche, con el traspié, el conjunto tucumano sigue en zona de descenso. Así de complejo es este presente rojinegro. Nada salió según lo esperado. De Felippe se puso al frente del equipo en marzo pasado para resolver lo que no había logrado Llop. Se consideraba que después de una etapa de transición en el torneo pasado, el despegue sería en esta Superliga. No fue capaz. No alcanzó con la sobriedad y el bajo perfil del DT que agradaron desde un comienzo.

   El mal desempeño de visitante, con un empate y seis derrotas, no sólo que llevó al final de ciclo con la renuncia de De Felippe. Se redujo el promedio, al que hay que prestarle mayor atención, ya no por lo que puede suceder en la próxima temporada sino en la actual.

   Esto grafica cuánto valió cortar ayer semejante racha negativa afuera del Coloso. Que no fue sólo en este torneo, ni en el anterior con De Felippe. Se arrastraba con Llop de la Superliga pasada.

   Los hinchas de San Martín hicieron anoche un festival en la previa. Llegaron agrandados por el enorme triunfo en el clásico ante Atlético Tucumán. En su estadio, el invicto era de un año. Newell's llegó como convidado de piedra. Pero se robó el protagonismo.

   Rivero en un altísimo nivel y Formica generando condujeron a Newell's a un destino exitoso. Claro que para eso fue imprescindible que aparezca el gol. Apenas un tanto tenía la lepra de visitante en siete partidos. Parecía que la historia se repetía anoche. Varios andaban torcidos. Hasta que Fydriszewski puso el pie y Newell's volvió a gritar un gol. Y al rato el Polaco festejó otra vez. Alexis Rodríguez la tocó para ampliar los gritos.

   La entrega, la predisposición, el esfuerzo de todos hicieron el resto. Nadie estaba dispuesto a que se le quite lo que tanto deseaba. Si había que luchar, se hacía. Si era necesario demorar, también. Pero Newell's fue más que eso. La pelota circuló de manera correcta y en la segunda etapa, cuando San Martín se había quedado menos, el equipo fue punzante. Letal.

   Los simpatizantes de San Martín no salían de su asombro. Este Newell's por el que no daba nadie nada, tuvo orgullo. Y debieron resignarse a que la visita les gane en su propia cara.

   El nombre del futuro entrenador es hoy la preocupación del hincha. El elegido, Eduardo Domínguez o Diego Cocca, con posibilidades repartidas para ser uno el designado, contará con poco margen para errar en el armado del plantel y el funcionamiento. En medio de este contexto complejo, Newell's se hizo ayer un gran regalo de fin de año.

   Ahora es el momento de parar la pelota, descansar y que se elija el sucesor de De Felippe. Ya habrá tiempo para trabajar. La tarea será ardua. Mientras tanto, no viene mal disfrutar por un rato del triunfo en Tucumán. No es algo que pase todos los días. Si lo sabrá Newell's.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});