Ovación

Newell's revivió en el Coloso y mañana buscará ratificarlo ante Nacional

El fútbol suele entregarles a los equipos momentos particulares y así ponerlos ante distintas circunstancias. Y todo eso muchas veces cuenta. En determinadas ocasiones se aprovecha si el presente es bueno y otras hasta se puede padecer.

Miércoles 26 de Febrero de 2014

El fútbol suele entregarles a los equipos momentos particulares y así ponerlos ante distintas circunstancias. Y todo eso muchas veces cuenta. En determinadas ocasiones se aprovecha si el presente es bueno y otras hasta se puede padecer. Precisamente este momento de Newell's no es el mismo que el de hace apenas unos días, cuando los resultados positivos eran realmente esquivos. Y no resulta una situación caprichosa o antojadiza hacer mención a esto. Es que el equipo de Alfredo Jesús Berti está a un tris de un partido no clave, pero sí muy importante por Copa Libertadores y hoy el sustento es otro. Aparecieron ciertos ingredientes que juegan con una complicidad positiva.

Focalizar desde dónde saca hoy una gran ventaja, consigo mismo si se quiere, es hacer hincapié en la última victoria en el Coloso, frente a Atlético de Rafaela, donde apareció no sólo una alta cuota de fútbol prolijo, sino fundamentalmente el triunfo.

El partido con Boca fue apenas un mero capítulo en esta historia de Newell's, a lo largo de 2014, que venía de la mano con aquella racha de partidos sin victorias desde mediados del torneo Inicial. Y así como Boca llegó también la excursión a Medellín con derrota incluida, la flaquísima puesta en escena en La Plata y el empate con sabor a progreso desde el juego, pero no desde el resultado, en el Kempes frente a Belgrano.

Contra Rafaela la cosa tomó otro color. No fue un momento más y mucho menos pasajero. Berti y los jugadores sabían que a los pocos días (mañana) la Lepra debía volver a presentarse en su estadio para un nuevo compromiso. Que tampoco será uno más. Es que aquel paso en falso en Colombia puso a Newell's en una situación no extrema pero sí de máxima atención. Prácticamente con la obligación de no fallar ningún disparo de aquí en adelante, sobre todo cuando haga las veces de local.

Así, el choque ante Nacional de Montevideo pinta como clave, como una cita impostergable con el triunfo. Pero claro, hoy es semblante no es el mismo. A ese examen se arriba con la recuperación de una buena tajada del fútbol que caracterizó a este equipo en los últimos años, pero con la satisfacción de haber cambiado el chip. Básicamente desde el punto de vista emocional.

En el pospartido contra la Crema, Berti habló de "hidalguía y amor propio" como los elementos salientes de su equipo en ese largo transitar de partidos sin victorias. Una frase que sonó sincera por la confianza que en todo momento mostró hacia sus dirigidos. No obstante, esos atributos tuvieron un respaldo y un espaldarazo sustancial, de esos que suelen dar ciertos resultados.

Creer que aquel rendimiento aceptable en Córdoba o que la goleada del pasado domingo en el Coloso alcanza puede resultar un error. Sí sirvió para dar vuelta la página y meterse de lleno en un nuevo capítulo. Y el contexto no es poca cosa. Porque la presentación en casa en la Copa Libertadores de por sí es todo un tema. Ni hablar de la necesidad que ya tiene este equipo de transformar la localía en una gran coraza.

Las obligaciones hubiesen sido las mismas si a Rafaela no se le ganaba y la racha sin victorias se hubiese extendido. Pero lo que no es lo mismo es el presente. Porque hoy la Lepra va por el tricolor con el mejor estado de ánimo de los últimos meses.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario