Ovación

Newell’s regresó al triunfo después de ocho partidos y lo hizo con un gol de Maxi

San Martín (SJ) fue la víctima, que dio pelea, pero apareció el experimentado jugador para liquidar el pleito y pegar el grito eterno en el Parque cuando el equipo se había quedado con diez. 

Domingo 20 de Septiembre de 2015

Y el día llegó. Newell’s volvió a festejar. Archivó la extensa racha sin victorias y regresó a la victoria con el envión que le entregó el empate en el clásico con Central, en el Gigante. Le costó y mucho llegar a abrazarse a tres puntos que hace tiempo le eran esquivos y anoche se regaló un festejo tranquilizador. San Martín (SJ) fue la víctima, que dio pelea, pero apareció Maxi Rodríguez para liquidar el pleito y pegar el grito eterno en el Parque. Y así darle sentido a ese inicio de la nueva etapa de la que habló el entrenador hace una semana.

El clima estaba preparado para la ocasión. Colmado y con hinchas sedientos de festejo. Newell’s debía responder a tamaña expectativa de cambiar de andar. Así lo entendieron los jugadores, que salieron decididos a iniciar la nueva etapa de la que hablaba Bernardi con el corazón en la mano. Por eso buscó de entrada la diferencia y a los 6’ Mugni metió un pase exquisito a Maxi, quien desparramó a Mattia con un enganche y cuando quiso colocarla lejos de Ardente la bocha viajó hacia los carteles publicitarios.

Newell’s continuó con su plan de juego y atacó, aunque también encontró una noble resistencia del sanjuanino que buscó aplicar el golpe por golpe. El anfitrión iba e insinuaba, mientras que el rival trató de pegar. Así la Lepra tuvo su segunda mejor chance cuando Maxi (42’), situado en mitad de cancha y de espaldas al arco, le puso un pase majestuoso a Báez, que apareado por un rival definió como un defensor (tal su función). Dos minutos más tarde Figueroa dejó estupefactos a todos en el Coloso cuando metió un disparo que devolvió el poste en la más clara del verdinegro.

El duelo no era sencillo. Encima se quedó con un hombre menos en el inicio del complemento por expulsión de López que obligó al DT a tomar precauciones. Pero con la misma consigna de cortar con esa racha que llevaba a cuestas hace 8 partidos. San Martín avisó primero y Unsain, haciendo “la de Dios”, le ahogó el grito de gol a Covea cuando se preparaba para festejar.

Hasta que apareció Maxi. ¿Quién si no? El goleador y capitán recibió un pase perfecto de Mugni y la Fiera definió por encima de Ardente. Para desatar el delirio y que el Coloso explote. Un grito de guerra y desahogo por un gol que estaba atragantado hace más de dos meses (la última victoria fue ante Racing el 12 de julio).

Después a apretar los dientes y conservar la diferencia en pos del resultado, que es lo que en definitiva vale. Mayor mandó a la cancha a todos sus delanteros, Newell’s apostó a la soledad de Boyé y el resto se puso el overol. A esa altura también estaba Mateo para morder. Figueroa estuvo ahí de empatar y después Bueno metió un cabezazo desviado.

El tiempo se consumió y Newell’s selló un triunfo a pura garra y corazón. Sacó la Fiera de adentro para volver a ganar. Cortó todas las rachas negativas y le brindó una alegría a su gente después de tantas tristezas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS