Ovación

Newell's profundizó su crisis futbolística: no reacciona y fue superado por Racing

Ñuls llegó al Cilindro de Avellaneda con la misión de conseguir el hueco necesario para su recuperación. No lo logró y fue goleado por Racing, por 3 a 0. Y pudo ser peor.

Domingo 15 de Mayo de 2011

¿Qué decir de este Newell’s que ya no se haya dicho? ¿Qué explicación se puede dar a esta nueva derrota, la décima en el campeonato? Las palabras son pocas, o en realidad son las mismas. El equipo está sumergido en un pozo del cual no puede salir. Intentó asomar la cabeza hace dos fechas ante Gimnasia, pero la recuperación fue una mera ilusión óptica. Ñuls llegó al Cilindro de Avellaneda con la misión de conseguir el hueco necesario para su recuperación. No lo logró y fue goleado por Racing, por 3 a 0. Y pudo ser peor.

La Lepra, con energías renovadas que aparecen en cada juego, salió decidida a apretar a su rival, a proponer el juego en campo enemigo. Tenía la pelota, la hacía circular, sobre todo por el sector de Vangioni, quien se asociaba a Urruti. Buscaba penetrar a la defensa, pero moría en el intento. Fueron quince minutos, nada más. Porque a partir de entonces todo cambió. Para mal. Otra vez, como le viene sucediendo en este torneo, una contra fue mortal. Racing salió rápido, encontró al rojinegro desprotegido, mal parado, Toranzo le puso una bola bárbara a Teo Gutiérrez para que definiera ante la salida de Peratta.

Toda aquella ilusión futbolística del arranque se derrumbó como un castillo de naipes. Newell’s fue puro nervios, desinteligencias y desorden. La entrega y las ganas no fueron suficientes para frenar a un Racing que vio a su rival tambaleando y fue en busca de otro golpe letal. Que llegó pasada la media hora, cuando Aveldaño estiró la diferencia.

Nadie escatimó esfuerzos dentro de la cancha. El compromiso por obtener un resultado que frenara el descenso futbolístico en el que transita estuvo presente, pero eso sólo no alcanzó. Hace falta fútbol y juego asociado para armar una jugada con destino final: el arco de enfrente. No se puede conseguir la meta a los ponchazos o a los pelotazos. Anoche quedó demostrado una vez más, con un Racing que fue expeditivo, golpeó primero y después jugó relajado.

Si hasta podría decirse que el segundo tiempo estuvo de más. Porque Newell’s trató de cuidarse atrás para no ser golpeado con goles. A tal punto que no llegó casi nunca al arco de Fernández. El local, en cambio, sí lo hizo. Hauche, en dos oportunidades, desperdició chances netas. Y sobre el final, otra vez apareció Teo para meter una definición exquisita ante la salida de Peratta. Un gol que sirvió para ponerle un moño a la victoria académica, pero para derrumbar a un Newell’s que sigue en caída libre.

La crisis futbolística se profundiza. No se le encuentra la salida a este presente y la situación cada vez es más preocupante. La Lepra transita un torneo olvidable y uno de los peores de los últimos años. Y lo que más genera zozobra es que el cuerpo técnico buscó otras alternativas y probó con todo. El resultado sigue siendo el mismo. En esta ocasión, el equipo estuvo perdido en Avellaneda.

Cristian Lema, la roja y su futuro

El caso de Cristian Lema sigue sumando incertidumbre. Porque el zaguero patagónico surgió como un central que se iba a adueñar enseguida del puesto. Pero por ahora los pálpitos no se cumplen. Es más, cada vez hay más dudas sobre su rendimiento. Anoche le metió un empujón desafortunado a Viola que le costó la segunda amarilla y la consecuente tarjeta roja, a los 18 del segundo tiempo. Y antes sin querer le rompió la nariz a Schiavi. La cuestión es que la dirigencia leprosa está evaluando la forma de adquirirle el cincuenta por ciento del pase de Lema a Brown de Puerto Madryn, algo que en este presente por lo menos habrá que repensar con más detenimiento, en un club donde la plata no sobra.

Debutó

Maximiliano Urruti tuvo su debut oficial anoche con la camiseta leprosa. Al igual que sus compañeros el delantero tuvo un nivel bajo. Igual es un proyecto para darle crédito.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario