Ovación

Newell's no tuvo una noche de inspiración pero ganó por el mérito de insistir

El equipo no terminó de jugar un buen partido, pero buscó hasta el final y superó a Olimpo 1 a 0 con un penal que generó y además convirtió Ignacio Scocco.

Martes 16 de Septiembre de 2014

Newell's no tuvo una noche de inspiración. Estuvo lejos de esas jornadas de aplomo, firmeza y dominio. Pero nunca cedió en su espíritu de búsqueda y en el tramo final del partido tuvo su premio con un penal que forzó y convirtió Scocco, que volvió a la titularidad y provocó una auténtica explosión en el Parque, porque más allá de un choque sin brillo en un lunes marrón, Newell's ganó 1 a 0, sigue trepando y se mantiene en el codiciado lote de los protagonistas de este torneo.

A Newell's le costó. Y lo que cuesta, vale. Por eso, lo más rescatable fue la cosecha de puntos. Y poco más. Porque el rendimiento no estuvo a la altura de lo que generó la previa. Scocco lo sabía, por eso se hizo cargo del penal y festejó su regreso al gol con el corazón abierto, con la ovación de su gente y con el puño izquierdo al cielo.

Más allá de lo que indicaban los pronósticos, no hubo grandes diferencias en la primera etapa. Newell's buscaba hacerse fuerte a través de la pelota pero tenía poca claridad y aparecían imprecisiones en el último toque. Buscaba asociarse, insinuaba, pero no pasaba esa barrera. En ese marco Maxi y Scocco, algo estáticos, no conseguían la participación y la incidencia que necesitaba el equipo en ofensiva. Faltaron movilidad e ideas.

Tanto le costó generar peligro real cerca del área de Champagne que el único remate al arco fue un llamativo zurdazo de Mateo (5') que pasó merodeando el caño izquierdo. Poco, demasiado poco.

Olimpo se recostaba atrás, juntaba líneas e intentaba responder con contragolpes rápidos, vía Cuero y Vuletich. Y con una apuesta aplicada, práctica y criteriosa, claro que con las limitaciones lógicas de sus recursos, llegó a incomodar al conjunto leproso con dos cabezazos de Vuletich (2' y 13').

Newell's en ningún momento de la etapa inicial pudo imponer su mote de favorito y se fue al vestuario con varias materias pendientes.

En el complemento los errores fueron un aditivo omnipresente. En ese contexto de fallas constantes y vuelo bajo, la Lepra seguía buscando el camino al gol. Un sendero que siempre encontraba malas decisiones, u obstáculos inesperados.

Por eso no extrañó que después de una pelota perdida, Cuero se escapara por derecha, a los 3', y exigió la volada de Ustari.

A los 12' Scocco, tras un pase frontal, tuvo una chance clarísima en el área que conjuró Champagne. Nacho no andaba derecho, el equipo lo sentía, pero mantenía la esperanza.

A los 24' Coty Fernández cabeceó alto un tiro libre de la Fiera. A los 30' Casco, entrando por izquierda, disparó tan cerca, que medio estadio gritó el gol.

Y cuando se entraba en zona de sentencia, apareció la astucia de Scocco. Se metió al área por derecha, acomodó el cuerpo delante de Villanueva, que se lo llevó por delante. Penal y enorme chance de victoria. Iban 39', el 32 no se inquietó y convirtió con un toque con clase a la izquierda de Champagne, que se había lanzado hacia el otro lado. Scocco lo intuyó, lo forzó y lo conquistó. Fue el dueño del triunfo, en una noche de pocas luces.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario