Ovación

Newell's no tuvo una buena noche ante Racing pero se trajo un punto para valorar

A la Lepra le faltó inteligencia para jugar ante la Academia, que llegaba muy presionado y en crisis, y estuvo más cerca de perderlo que de ganarlo. Por eso el 1-1 es un premio al trabajo y al esfuerzo para los rojinegros, que no pudieron redondear un buen rendimiento. Nacho Scocco, a los 10', marcó la apertura, pero Gustavo Bou, a los 27', estableció la igualdad

Lunes 22 de Septiembre de 2014

Tan cerca y tan lejos. Así, casi sin medias tintas, fue el empate que cosechó Newell's en Avellaneda ante Racing, donde estuvo muy cerca en un par de ataques en el final de quedarse con todo, pero que, en rigor de verdad, en la mayor parte del cotejo estuvo más cerca de perderlo que de ganarlo. Por eso el 1-1 final es para valorar, sobre todo en una noche en la que el equipo estuvo lejos de su mejor rendimiento.  
 
Un reparto de puntos en el que el rojinegro lució muy desarticulado en todas sus líneas, donde fue desbordado con cierta facilidad del medio hacia atrás, y en el que mostró muy pocos argumentos de mitad de cancha hacia adelante, donde solo las apariciones de Nacho Scocco primero y un par de llegadas de Maxi Rodríguez en los minutos finales lo mantuvieron con expectativas que poder traerse los tres puntos, por lo que no acumuló grandes méritos.  
 
El inicio del partido fue parejo y apretado, hasta que apareció Nacho Scocco y armó una notable jugada, con una estupenda definición, y abrió el cerrojo del cotejo para darle la ventaja a la Lepra. 
 

 
Pero increiblemente, se replegó y le cedió la iniciativa a Racing, que pese a sus limitaciones y desesperación, comenzó a presionarlo y a buscar el empate. 
 
Lo tuvo Gustavo Bou en dos ocasiones, pero apareció Ustari para ahogarle el grito. La más clara a los 15', cuando su cabezazo -en posición adelantada- no tuvo fuerza ni dirección y fue a donde estaba el arquero.  
 
Pero de tanto ir, la Academia encontró su premio ante un Newell's que extrañamente estaba muy metido en su campo. Media vuelta de Bou dentro del área, tras una serie de rebotes, y metió un bombazo inatajable para el 1-1. 
 

 
Con el envión anímico por el empate, Racing lo siguió buscando, empujado por su gente. Y tuvo otra chance en los pies de Hauche, quien metió un tremendo zapatazo en el travesaño a los 31'.  
 
El complemento no cambió demasiado la tónica del partido, con Racing tratando de tener la iniciativa y, sobre todo, de ser más punzante, mientras que Newell's sólo pudo sacar alguna contra, como en un remate de Nacho -lo mejor en ofensiva de la Lepra-, que se fue cerca.
 
Pero en líneas generales estuvo apurado en buena parte del partido, puesto que la Academia le metió mucha presión en el inicio, al punto de convertir a Ustari en una de las figuras del partido, al tapar un par de ocasiones claras del albiceleste. Como en una que le tapó a Hauche, que podría haber sido el segundo del equipo de Avellaneda o en otra que le tapó a Cabral. 
 
Pero salvo algunos pasajes del complemento, en que tuvo el dominio territorial y la posesión del balón, pero que no tuvo profundidad, no la pasó mal ante Racing, que lo desbordó demasiado seguido. En esos momento fue donde surgió la figura de Oscar Ustari para frenar el malón de la Academia. 
 
Y en otros, como en una llegada a los 38, cuando Hauche tiró el centro y dos hombres de Racing no alcanzaron a conectar el balón, cuando el arquero no tenía nada para hacer. 
 
Pese a todo esto, tuvo una chance clara en el final con un remate de la Fiera Rodríguez, que Saja alcanzó a tapar. 
 
En definitiva, Newell's no tuvo una buena noche, alternó más malas que buenas a lo largo del encuentro y mostró muchas flaquezas de mitad de cancha para atrás, que hizo que el empate logrado en Avellaneda haya sido para valorar, especialmente teniendo en cuenta el flojo desempeño que mostró el equipo ante un Racing que llegaba golpeado y en crisis, pero al que dejó con vida y casi lo termina dejando sin nada.  
 
 
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario