Ovación

Newell's no tuvo respuestas, cayó con Chacarita y quedó eliminado de la Copa Argentina

La lepra no tuvo reacción en lo anímico ni en lo futbolístico y cayó de manera inapelable ante Chacarita por 2-0 con goles de Zapata y Carabelli. Damián Manso, una de las figuras del partido. 

Martes 19 de Mayo de 2015

En el viaje a Banfield Newell's solo se trajo más frustración y desencanto. Es que además de traerse una lacerante derrota para Rosario en la Copa Argentina, se dio un tremendo porrazo, no sólo por haber caído ante un rival de una categoría inferior, sino porque a lo largo de los 90 minutos mostró poco y nada. Es que más allá del 0-2 ante el funebrero, no tuvo reacción para revertir el resultado y salvo en los primeros pasajes del segundo tiempo, en que tuvo amor propio y actitud para tratar de dar vuelta la historia, volvió a dejar expuestas sus limitaciones y errores de siempre que esta vez ante un equipo inteligente de la B nacional no tuvo respuestas anímicas ni futbolísticas. Ni hablar del hecho de no poder ejercer la supremacía que su mayor jerarquía presuponía en la previa. 
 
Es que en este partido ante Chacarita, Newell's buscaba avanzar en la el torneo y dejar atrás las heridas de las ediciones anteriores, en las que se había ido prematuramente, sin embargo sólo logró profundizar sus males cuyas derivaciones todavía se desconocen. 
 
Fue el mismo equipo timorativo, dubitativo, errático, previsible y sin patrón de juego del torneo. Un equipo al que todo le cuesta un montón y al que no le sale nada de lo poco que intenta, como esta tarde, cuando ante las situaciones que tuvo siempre apareció la figura salvadora de Taborda, el arquero funebrero. 
 
El arranque del partido estuvo lejos de ser lo esperado por Newell's que en la primera parte nunca pudo ejercer la mayor jerarquía de equipo ante un combativo Chacarita. 
 
De hecho y si bien, la lepra tuvo dos chances claras por intermedio de Ponce, una de ellas perdidas de manera increíble, Chacarita fue más claro, profundo e incisivo, mientras que el rojinegro lateralizaba demasiado el juego. 
 
En ese marco, a los 10' lo tuvo Newell's, pero lo perdió increíblemente Ponce. Maxi metió una diagonal de izquierda hacia el medio y sacó un remate bajo que Taborda no alcanzó a retener. El rebote le quedó a Faravelli que metió un centro medido para Ponce, que ingresaba por el medio, pero el Tanque solo cabeceó arriba del travesaño. 
 
Unos minutos más tarde, y con un trámite parejo pero siempre con la misma tónica, lo tuvo otra vez Ponce, pero esta vez se hizo un nudo y no pudo rematar al arco, tras un centro atrás que buscaba al goleador.  
 
En esa etapa, el funebrero, que era prolijo y que tenía volumen de juego, tuvo varias aproximaciones, aunque la más clara fue un remate desde fuera del área de Mellado que se fue muy cerca del segundo palo de Pocrnjic. 
 
Promediando la mitad de la etapa, Newell's empezó a amigarse con el balón y a mostrarse más ambicioso. Tuvo un par de aproximaciones e incluso Taborda protagonizó una jugada muy polémica con Maxi Rodríguez dentro del área, en la que el arquero dio la sensación de pisarlo en el pie de apoyo más allá del gesto de sacar el cuerpo para no tocarlo. 
 
Sin tener un dominio sostenido, parecía el momento de Newell's en el partido. Hasta que el Piojo Manso metió una asistencia perfecta para Zapata, el delantero aprovechó la duda entre Pocrnjic y el Coty Fernández, para primero tocarla por encima del arquero y después sacar el derechazo goleador e inapelable.  
 
 
 
El arranque del complemento mostró otra actitud y otra entrega de parte de Newell's, que presionaba y se fue con todo sobre el arco defendido por Taborda. 
 
Como no podía ser de otra manera la primera jugada de gol estuvo en los pies de Maxi, que tras dejar en el camino a su marcador, el arquero Taborda tapó el remate. 
 
Un par de minutos más tarde, otra vez apareció Taborda para ahogarle le grito a Maxi, que perdió el mano a mano con el arquero, luego de que Faravelli la dejara pasar y lo dejara de cara al uno funebrero.  
 
Incluso, a los 15, el paraguayo Cáceres apareció sorpresivamente por izquierda y el zurdazo suave fue desviado al córner por el arquero de Chaca, que a esa altura era una de las figuras del encuentro. 
 
Sin embargo, un par de minutos después Nahuel Menéndez metió un tremendo derechazo que reventó el poste del arco defendido por Pocrnjic y los cimientos de la lepra y empezó a hacer dudar a un equipo que además de tener pocos argumentos futbolísticos, parece estar muy endeble en la faz anímica. 
 
 
 
Newell's ya no fue el mismo y Chacarita comenzó a crecer conceptualmente desde el juego, a partir de lo que hacía Manso -otras de las figuras- y cía. Y a medida que aumentaba la desesperación de Newell's, crecía proporcionalmente la tranquilidad del funebrero. Y en una de sus contras, Carabelli llegó, a los 35', para empujar el segundo del funebrero y comenzar a sentenciar el partido ante un Newell's que otra vez no tuvo respuestas anímicas ni futbolísticas. Que dejó demasiado expuestas sus dudas y limitaciones y cosechó una derrota lacerante que abre un signo de interrogación enorme para el futuro inmediato.  
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS