Ovación

Newell's no lo supo sostener y sobre el final llegó el empate de Estudiantes

Final 1 a 1. A los 45', el Patito Rodríguez metió un centro exigido ya en el alargue y Desábato, de cabeza, rompió la resistencia de Guzmán. Newell's no puso soportar la presión de los últimos minutos. A los 8' de esta etapa, el volante Pablo Pérez aprovechó una perfecta asistencia de Maxi Rodríguez y la colocó junto al palo derecho de Rulli. Fue la apertura del marcador.

Sábado 31 de Agosto de 2013

Newell's tenía casi todo para seguir quedando en soledad en la punta. Después del golazo de Pablo Pérez a los 8' del complemento creyó que Estudiantes dejaría su postura de presionar ordenadamente y ahogarle los curcuitos futbolísticos. Pero no fue así. Este joven equipo de Pellegrino le jugó de igual a la Lepra, se convirtió en el equipo que mejor le planteó el juego al último campeón  se llevó u merecido premio. Los de Berti quedaron masticando de bronca de haberlo dejado escapar. Para repensar en la semana.

A Newell's lo sorprendió desde el vamos un Estudiantes lleno de gente joven que le fue a discutir la parada casi al borde de la propio área rojinegra. Así, cualquier salida clara se complicaba y mucho más la generación de fútbol.

Además, Lucas Bernardi no anduvo bien en esa primera mitad y la conexión con los hombres de adelante se complicaba. Incluso Maxi Rodriguez retrocedió unos metros para tratar de auxiliar en la generación.

Los de Pellegrino llegaban con el buen pie de los volantes, las llegadas de Auzqui metiendo la diagonal por derecha y la peligrosidad del pibe Carrillo, que tuvo una buena aproximación a los 11' con un cabezazo que se fue cerca.

Así, sin espacios, sin claridad para la distribución y ante la imposibilidad de las trepadas claras de Cáceres y Casco, a Newell's le costó más de media hora parecerse al que sus hinchas están acostumbrados a ver.

Es que el Pincha fue aflojando el ritmo, aunque sin descuidarse. Incluso a los 21' hubo una llegada de Jara para anotar.

La primera clara de Newell's fue una proyección de Cáceres, a los 23', que terminó en centro, pero el puño derecho de Rulli impidió que Aquino concretara.

Estudiantes fue perdiendo precisión y ritmo y Newell's aprovechó. Los últimos 15 minutos, si bien faltó precisión en los metros finales, fueron todos rojinegros. Porque llegaba Maxi Rodríguez por izquierda, porque había subida por los laterales, porque se notaba que Newell's estaba recuperando la compostura futbolística.

El arranque del complemento fue muy similar al primer tiempo. La prolijidad de Estudiantes para presionar complicó a Newell's hasta que el rojinegro pudo encontrar su tiempo para administrar la tenencia y distribución del balón. El ingreso de Orzán por Cáceres le otorgó mayor llegada al local, ya que el paraguayo no estaba en su plenitud física.

Y la intervención a los 4' de Figueroa fue el primer aviso. Y porque a los 8', la asistencia milimétrica de la Fiera Rodríguez encontró a Pablo Pérez ubicado casi como centrodelantero y su cabezazo -anticipando a Silva- se metió lejos de la estirada de Rulli. Golazo.

Lejos de desinflarse, Estudiantes se fue en busca de la igualdad y si bien tuvo un correcto manejo, no estuvo fino en la definición. El ingreso del Patito Rodríguez le dio mayor claridad al ataque pincha y sus delanteros tuvieron varias oportunidades aunque faltaba precisión.

Ninguno de los dos levantaba el pie del acelerador y Newell's lo sostenía con autoridad y con los encuentros acertados de sus volantes y la levantada de Pablo Pérez, quien tuvo su segunda oportunidad a los 16', cuando sacó un remate apenas cruzando la mitad de la cancha que obligó a Rulli a manotearla sobre el travesaño.

Sin embargo, el Pincha releyó el partido y entendió que tenía argumentos como para atacar y lastimar a Newell's. Mientras, el local volvió a perder el hilo conductor de su idea futbolística y se vio acorralado en los minutos finales.

Y cuando parecía que, pese a la presión visitante, el triunfo no se le escapaba a Newell's, llegó esa guapeada del Patito Rodríguez por izquierda, el centro y la cabeza del Chavo Desábato para poner un resultado justo en el marcador.

Newell's nunca dejó de lado su idea pero lo sorprendió un rival que le metió presión a diestra y siniestra. No lo pudo sostener y se le escapó en el minuto que más duele. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario