Ovación

Newell's no fue ni agresivo, ni sólido, ni nada y cayó con Colón

El rojinegro careció de juego, casi no inquietó y le dio ventajas a Colón, que se lo ganó 1-0.

Sábado 10 de Febrero de 2018

Duele sobremanera. Newell's no se encuentra en condiciones de perder de semejante forma, y en condición de local. Más contra un adversario que llegó al Parque golpeado por cuatro derrotas seguidas. Pero la Lepra no hizo nada para rescatar. Fue inexpresivo, inofensivo y carente de juego. Ni siquiera estuvo sólido. Falló muchísimo en pelotas por arriba y Colón aprovechó una, casi sin proponérselo, para dejar a la Lepra de rodillas, sufriendo un nuevo traspié. Tan poco agresivo resultó que casi no se contabilizaron jugadas de riesgo en la primera etapa. La combinación entre Sarmiento y Fértoli, con el desborde del volante y el posterior remate que salió junto al primer palo, con apenas 30 segundos de partido, fue una acción aislada. Es que luego nadie fue capaz de darle profundidad al juego rojinegro. La inclusión de Sills y Bernardelllo para la conformación de la doble pareja de volantes centrales no encontró en ninguno de los dos el responsable de darle claridad a ese sector ni poner una pelota entre líneas.

   No existió elaboración ni asociación en el conjunto de Llop. En medio del juego desprolijo y la tibieza que le opuso Colón, Rivero tocó a Sarmiento, quien alargó para la proyección de San Román. El centro no fue conectado por Rivero por escasos centímetros y así fue la última aproximación del período inicial.

   Lo que propuso Newell's siempre resultó deslucido, y del otro lado Colón también preocupó. Mariano González expuso algo de lo que supo ser, con su manejo criterioso, aunque su equipo dejó en claro por qué le cuesta tanto convertir. El previsible traslado leproso desde la salida, sin sorpresa, tocando del medio al lateral, otra vez al centro y nuevamente al costado, terminó con la pelota por arriba para que la peine Leal. De esa manera se facilitó la tarea defensiva sabalera. A Newell's le costó una enormidad encontrar otro recurso.

   Ante la falta de variantes, Llop lo mandó a la cancha a Joaquín Torres. Prefirió conservar a la dupla de mediocampistas centrales, pese a que le daban poco juego, y sacó a Rivero, de discreto desempeño, es cierto, aunque más apto para el traslado.

   Con los desbordes de Torres y Fértoli por las bandas, el equipo cambió algo la imagen. Jugó mayor tiempo en campo sabalero y no encontró demasiada resistencia en la contención rival. Y cuando la controló Colón, le costó recuperarla rápido.

   Pero el envión se diluyó en un rato. Y Colón, con dos centros, estuvo cerca de la apertura. Se interpuso Pocrnjic con un soberbio manotazo para ahogar el cabezazo de Guanca, a los 72'. Y segundos después, con una tapada al frentazo de Germán Conti.

   Tanta liviandad leprosa para marcar en los envíos aéreos la terminó pagando. Es que Pocrnjic no podía con todas. Guillermo Ortiz, justo un ex leproso, puso la cabeza en un córner y 0-1. Colón lo ganaba haciendo muy poco. Leal reventó el palo con un tiro desde lejos a la salida de un tiro libre y Newell's lo lamentó.

   No hubo consuelo. Y queda la preocupación de un conjunto que no pudo entregar signos vitales de recuperación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario