Ovación

Newell's: "Mi misión es que el equipo no pierda la esencia, el gen", dijo Raggio

Gustavo Raggio vivió ayer uno de los días más felices de su vida. Fue presentado como el nuevo entrenador de la primera y enseguida tuvo varias reuniones con los directivos.

Jueves 12 de Junio de 2014

Gustavo Raggio vivió ayer uno de los días más felices de su vida. Porque al mediodía fue presentado en rueda de prensa como el nuevo entrenador de la primera de Newell's y enseguida tuvo varias reuniones con los directivos para abocarse al armado del plantel. Fue una jornada intensa, pero inolvidable para un laburante del fútbol. Al caer la tarde, más tranquilo, ya disfrutando del hecho de haber tomado las riendas del primer equipo, compartió una charla a puro fútbol con Ovación. "Me emocioné mucho cuando me designaron. Estoy pasando unos días muy fuertes. Tengo una imagen media dura, pero no lo soy. Estoy muy contento, muy feliz por este momento que me toca vivir", graficó Carozo con absoluta sencillez. Es optimista y confía plenamente en su capacidad y la de sus colaboradores, pero no comulga con lanzar promesas a los cuatro vientos. "Cualquier cosa que pueda decirle a la gente será demagogia y eso no me gusta. Los entrenadores hablan cuando el equipo pisa la cancha. Mi misión es que Newell's no pierda la esencia, el gen", aseguró el flamante conductor leproso.

—¿Cómo fueron las primeras horas como DT de la primera división?

—Desde que me confirmaron que sería el DT las horas están siendo fluidas, pero me gusta. Porque todo lo que me pasó durante los cinco años en mi carrera como técnico en las inferiores, sumado a lo que pude aprender y voy a seguir aprendiendo, más el tiempo que invertí junto a mi familia, se ve plasmado en esta elección. La gente de la cantera, con el Flaco Theiler a la cabeza y mis compañeros de laburo, me enseñaron a ser todos los días un mejor entrenador. Esto se ve coronado en esta designación.

—¿Sentís que asumiste una gran responsabilidad?

—Yo tengo una nueva carrera por delante como DT. Es una enorme responsabilidad, pero es un orgullo que el club haya visto en mí la capacidad para poder entrenar a este plantel de Newell's. La verdad es que estoy preparado y armado como director técnico. Tengo absoluta confianza en que todo va a salir bien.

—Desde el primer día que iniciaste el curso de técnico, ¿soñaste con poder dirigir la primera leprosa?

—Esta es mi casa. Me costó mucho volver a la institución. Invertí un montón de cosas en mi carrera como entrenador, no sólo yo sino mi círculo familiar. Esto es la finalización de mi ciclo de DT de inferiores. Si hay algo que tengo claro es que nadie me regaló nada. Vuelvo a repetir que soy un agradecido al club y a la comisión que confió en mí, además de toda la gente que labura en las divisiones inferiores y a los jugadores de Bella Vista porque todos los días me hicieron un mejor entrenador para poder llegar a este lugar. Yo tengo el deber de que esa puerta de un técnico de la casa en primera no se cierre.

—Desde la directiva priorizaron que el nuevo DT mantenga la línea futbolística que en su momento instauró el Tata Martino. ¿Adherís a esa idea en líneas generales?

—Newell's tiene un gen de juego. Hay una regla no escrita que a los jugadores de Newell's les gusta mucho jugar así (con tenencia de pelota y al ataque). En nuestros jugadores juveniles noté una evolución futbolística a partir de este sistema, al que adhiero y comparto. Ahora está en mí la inteligencia de poder seguir inculcándole al equipo un sistema que tiene bien arraigado y creo que sería una falta total de capacidad mía pretender cambiar el rumbo. Esta forma de jugar es similar a los colores de la camiseta .

—Hay técnicos que pretenden que el equipo juegue igual en el minuto uno o el noventa sin importar el resultado, que mueran con las botas puestas. ¿Vos qué pensás en referencia a esto?

—No, yo prefiero estar vivo. Siempre sin apartarme del patrón de juego que tiene este grupo, mi capacidad estará en tener un plan B ante cualquier dificultad, o ante circunstancias que presente el partido para que el equipo las sepa resolver con efectividad.

—Conocés a todos los juveniles. ¿Qué rol les das a los referentes del plantel?

—Soy un entrenador que le gusta dialogar. Pero estoy en un lugar que tengo que tomar decisiones. Los técnicos vivimos tomando determinaciones. Uno tiene que ser consecuente con las cosas que piensa, que dice y que hace. Tengo mucho respeto hacia la carrera de estos jugadores mayores porque este grupo puso a Newell's en un lugar de privilegio en el fútbol argentino. Los conozco desde afuera, pero este grupo es extremadamente inteligente y sabe qué lugar ocupa cada uno. Para mí es una satisfacción que en mi primera experiencia, en la cual no tengo ningún tipo de temor, pueda hacerme cargo de este plantel. Esto me hará un mejor entrenador, más allá de mis decisiones.

—El domingo dirigiste en Arroyo Seco en la Liga Regional del Sud y ahora sos el DT de la primera de Newell's.

—Sí ese día primero dirigí mi categoría en Newell's (quinta de AFA) y después me fui al partido con mi equipo de Arroyo Seco. A veces los entrenadores de inferiores, que no tuvimos un pasado brillante como futbolista, necesitamos mantener la casa y dentro del marco de la honestidad a mí nunca se me cayeron los anillos porque mi señora y mis hijas vivan normal.

—¿Cómo viviste tantos días donde se manejaron nombres de todo tipo y calibre como candidatos a asumir en el primer equipo leproso?

—Muy tranquilo. Al margen de todo. En mi lugar, en Bella Vista, con mi categoría. Nunca me autopostulé. No presenté proyectos, el proyecto es del club, es institucional. El domingo al mediodía tuve una charla y me sorprendí. Luego sentí una gran satisfacción cuando se confirmó. Siempre supe que estaba capacitado para esta experiencia. Cuanto más horas pasan mejor me siento.

—¿Cuánto te marcó Marcelo Bielsa cuando lo tuviste como director técnico?

—Todos los que tuvimos a semejante entrenador fuimos marcados a fuego. Pero Bielsa es único, es irrepetible e inigualable. Yo ahora estoy sentado circunstancialmente en el sillón que se sentó Bielsa y Martino. Eso ya de por sí es muy fuerte, pero es la realidad. Esto me llena de orgullo porque en distintas etapas de mi vida de los dos aprendí un montón. Son dos de los técnicos más importantes de la historia de nuestro club, por lo menos de lo que yo viví. Siento que voy a afrontar una experiencia para la que estoy preparado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario