Ovación

Newell's: Mateo reconoció que en un momento se le pasó por la cabeza dejar el fútbol

"Al estar seis meses con todo lo que me pasó, a veces se me cruzaba por la cabeza que no iba más porque parecía que podía recaer. Pensar en todo eso y lo que viví... 

Martes 17 de Marzo de 2015

"Al estar seis meses con todo lo que me pasó, a veces se me cruzaba por la cabeza que no iba más porque parecía que podía recaer. Pensar en todo eso y lo que viví... El hecho de estar concentrado el fin de semana y metido con el grupo significó una alegría importante para mí". En una frase Diego Mateo englobó todo lo que vivió en el último semestre, con muchas tristezas en el medio que pudo superar con el apoyo de muchas personas. No le fue fácil transitar largos y tediosos meses en los que incluso estuvo en duda su continuidad en el fútbol. Pero como siempre luchó en la cancha, también lo hizo fuera de ella en la etapa de recuperación. Hoy todo cambió y cuenta las horas para volver al ruedo de manera oficial. Y, quizás, el viernes pueda pisar nuevamente el césped del Coloso ocupando un lugar en el banco de primera o, en su defecto, jugando en reserva.

"Vamos a ver cómo se presenta la semana y qué es lo que quiere el Tolo. Si juego en reserva lo haría el viernes (no hoy ante Sarmiento), pero vamos a ver lo que se decide y si hace falta que vaya al banco. La verdad es que no sé", confió Pomelo ayer en la charla que mantuvo con Ovación en el arranque de la semana de preparación para volver a vivir el fútbol desde adentro después de medio año cargado de vaivenes.

"Ya estoy a disposición del técnico", insistió el volante, que a esta altura archivó aquella película que se proyectó por su mente y que tenía un final nada grato para él: dejar de jugar. "Estar seis meses con todo lo que me pasó hizo que en algún momento se me pasara por la cabeza que no iba más", expresó el mediocampista de Roldán, cuyo último partido lo disputó el 29 de septiembre de 2014 frente a Banfield.

-¿En qué instancia pensaste en la chance de dejar el fútbol?

—Y... se te cruza por momentos porque veía cómo tenía el dedo y la verdad que se hacía difícil pensar en positivo. Gracias a Dios lo pude superar con la ayuda de todos, cuerpo médico actual y el anterior también porque se dijeron cosas que no tenían nada que ver. Ellos me ayudaron muchísimo. Mi familia, compañeros y cuerpo técnico me apuntalaron para poder encarar mejor la recuperación y estar de nuevo.

-Es bueno lo que decís para aclarar algunas cosas porque se responsabilizó al cuerpo médico que estuvo hasta el año pasado.

—No hubo culpas, son cosas que pueden pasar y me tocó a mí. No tuvieron nada que ver, al contrario, me ayudaron mucho. Por eso quiero dejar en claro esto porque estuvieron en todo momento.

-Seguramente te apoyaste sobre todo en la familia para pensar en dar pelea para volver a jugar.

—Sin dudas, fue el apoyo clave para mí. Me bancó en este momento para poder salir adelante y poder estar de nuevo. Y después mis compañeros también estuvieron conmigo. La gente me hizo sentir el respaldo y por eso estoy muy agradecido.

-Un jugador siempre dice ˝me voy a retirar cuando yo quiera y no por otras circunstancias˝.

—Seguro, es así. Además, por las ganas y la pasión que uno tiene por este deporte, quiero terminar bien mi carrera adentro de la cancha.

-Gallego siempre te menciona y dice que te espera. Eso debe ser valioso para un jugador.

—Sí. Sinceramente el cuerpo técnico anterior y este estuvieron muy bien brindándome todo su respaldo. En la pretemporada, cuando parecía que podía recaer de nuevo, me llamaron y hablaron mucho conmigo.

-¿Te imaginás el momento en el Coloso si te toca estar el viernes? ¿Te la vas a aguantar desde lo sentimental?

—(Se ríe) No sé, habrá que ver el momento. Es difícil manejar esa cuestión.

-Teniendo en cuenta que no pudiste jugar los últimos meses, ¿si pensás en un retiro tenés que agregarle estos últimos seis?

-Y... no se sabe, por ahora vamos semestre a semestre. Después veremos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS