Ovación

Newell's lo tenía, pero no lo pudo aguantar y terminó igualando ante Gremio

A 1 minuto del final, Rodolfho de cabeza puso el 1-1 en el partido. Newell's había abierto el marcador por intermedio de la Fiera Rodríguez, a los 33' del complemento. Los rojinegros quedaron terceros en el grupo pero con las chances intactas de clasificar.

Miércoles 19 de Marzo de 2014

Lo buscaba, pero no le alcanzaba. Con los argumentos de siempre, Newell's intentaba doblegar a un duro rival como Gremio. Pero no podía. Hasta que apareció Maxi Rodríguez, una de las figuras de la Lepra, para sacar un zurdazo dentro del área, tras una serie de rebotes, que hizo estéril la estirada del arquero Grohe para decretar el 1-0 leproso. Parecía que la Lepra se quedaba con un triunfo que lo catapultaba a la cima del grupo 6 de la Libertadores, pero llegó ese cabezazo de Rodolfho en el final del partido para marcar el empate (1-1) y dejarlo con un sabor amargo por un triunfo que tuvo tan cerca, pero que no lo pudo cerrar ante un rival duro y de tanta jerarquía como la Lepra. 
 
El gol leproso llegó en un momento justo, cuando a Newell's le estaba costando doblegar al durísimo equipo de Gremio, que juega bien y tiene mucho oficio, y que de a poco se estaba animando a llegar con mayor asiduidad al área muy bien defendida -como siempre- por Guzmán.
 
Es que si bien en el segundo tiempo, la Lepra había tenido chances claras para abrir el marcador, especialmente en sendas situaciones que tuvo el chico Ponce, cuando a los 2' estrelló un remate en el travesaño, y minutos después cuando reventó el travesaño con un cabezazo, que el arquero alcanzó a manotear, pegó en el travesaño, pico en el piso y salió. O en una subida de Cáceres, que enganchó bárbaro en el área, pero se equivocó en la definición. 
 
El gol llegó en un momento en que Gremio crecía y generaba situaciones, al punto que a esa altura había llegado con sendos remates de Luan y Edinho, que tapó el Patón, un cabezazo defectuoso de Rodolfho, cuando el balón había pasado a Guzmán, y otra de Barcos, que el Patón alcanzó a tapar justo anticipándose a la jugada. 
 
A esta altura hay que decir que el primer tiempo fue un calco de lo que resultó el resto del partido, que fue parejo, en el que la Lepra sólo pudo imponer condiciones en algunos pasajes de la etapa, ante un rival que se dedicó a esperar y tratar de salir de contra por los costados. 
 
Pero en el final y cuando parecía que Newell's se quedaba con el festejo apareció ese cabezazo del zaguero Rodolfho, que dejó sin reacción a Guzmán para decretar un empate que fue un duro mazazo para la Lepra, que ya saboreaba un triunfo que lo dejaba en una situación inmejorable en la zona, donde ahora deberá seguir remando puesto que sigue con las chances intactas para clasificar a la siguiente fase.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario