Ovación

Newell's llega preparado, Central por preparar

Final de la pretemporada. Las dos fueron predecibles. Newell's entregó más seguridades y Central más dudas, pero la única verdad se verá en pocos días más

Domingo 25 de Octubre de 2020

Era verano de 1997. Un molesto Mario Zanabria se quejaba del tratamiento que le daba la prensa. “Me quieren echar por un par de amistosos”, decía palabras más, palabras menos. El plantel rojinegro que conducía no terminaba de arrancar en la pretemporada y había malestar. Pero ni bien empezó a rodar la pelota, llegó el empate de Julio Saldaña en Liniers para el 1 a 1 con Vélez y arrancaría una campaña con sueños de campeonato que a Newell’s recién se le esfumaría en la antepenúltima fecha del Clausura, con aquel gol de Trotta sobre la hora en el Monumental. Ergo, los encuentros previos a una competencia tienen siempre el valor de lo relativo. El ejemplo fue con el conjunto del Parque de entonces, pero bien vale para Central. Las líneas que siguen hay que tomarlas así, con pinzas. Los resultados cuentan poco, pero sí hay contextos que diferencian a días del debut a los dos grandes de la ciudad. Hay un equipo, el de Kudelka, que parece tener más despejado el camino, que asoma mejor preparado. Y hay otro, el del Kily, al que hoy lo envuelven dudas. Así empezarán a desandar los días para lo que realmente cuenta. Apenas eso. O tanto como eso, después del 2 a 1 leproso a Colón y el 0-1 canalla ante Sarmiento.

Sí tiene un plus el análisis de esta insólita pretemporada porque el torneo que se viene no da revanchas. Los partidos son pocos, las posibilidades de recuperación también. Por eso vale un poco más eso de llegar de la mejor manera posible. Y es más, aquello que se decía antes de los primeros amistosos bien vale cuando se llegó a la etapa final de los mismos. Que el de Kudelka tiene ganado el status de equipo, más allá de algunas pequeñas variantes de jugadores, en cambio el del Kily González no. Pasada la tanda de ensayos, bien puede decirse que en Newell’s se reforzó esa idea. En Central también. Y he ahí la diferencia que tal vez se licúe cuando la pelota empiece a rodar en serio.

En este largo receso, Newell’s perdió en el camino a un valor importante como Cristian Lema. Aún cuando Kudelka lo relegó cuando llegó, ahora asoma con el problema resuelto con Fabricio Fontanini. Y sin dudas que la llegada de Ignacio Scocco lo potenció. La incógnita es que esté bien físicamente para comenzar, pero ya demostró en los amistosos por qué le da un plus a este conjunto. Por si acaso Sebastián Palacios, que al revés de Nacho no arrancó por molestias, lo igualó en cantidad de goles cuando faltó. Curiosidad: no compartieron cancha aún.

Se insiste, los resultados cuentan poco, pero igual no por nada Newell’s finalizó invicto este tramo precompetitivo.

Y Central no continuó su proceso prepandemia. Empezó todo de cero. Con un cuerpo técnico nuevo, sin experiencia en el círculo superior. Con la mitad del equipo que jugó el último partido oficial que ya no está, incluidos todos sus 9. Con uno de sus grandes ídolos, Marco Ruben, que en medio de la incertidumbre decidió colgar los botines ¿temporariamente?. Con el arquero emblema que partió a Europa, hasta con Fito Rinaudo operado en el medio u otro titular como Diego Zabala lesionado, por suerte volviendo ambos con lo justo.

rinaudo.jpg
Una buena. Fito Rinaudo volvió a hacer fútbol, en el equipo alternativo canalla. Central precisa más tiempo de trabajo.

Una buena. Fito Rinaudo volvió a hacer fútbol, en el equipo alternativo canalla. Central precisa más tiempo de trabajo.

Y con el Kily en el banco llega la idea de potenciar a los valores de las divisiones inferiores. Una apuesta empujada en la decisión de darle el mando a un ídolo en un contexto económico complicado, donde hay que achicar gastos. La determinación conlleva el riesgo de que se resienta, al menos de entrada, la propuesta deportiva. La conclusión anticipada del torneo anterior y la eliminación de los promedios, después de haber invertido dinero para lidiar con él, hicieron caer de maduro la llegada de este contexto, donde después de dos éxitos prematuros, lo encontró con las dudas propias de dos derrotas que dolieron, por las formas una (Colón), por el rival la otra (Sarmiento).

Todo quedará borrado de un plumazo en unos días. O no. A Kudelka lo espera enseguida el estreno y parece que sólo tiene que aguardar que Scocco y Julián Fernández estén a disposición, como todo hace suponer, para parar ante Talleres un once que nunca pudo formar en pretemporada pero que hoy sale de memoria. El Kily tendrá un poco más de tiempo, que era el que necesitaba porque encima de los dos fue el que más se complicó con el Covid y aún espera recuperados. Sus inconvenientes no son pocos, porque esos son circunstanciales pero los futbolísticos debe resolverlos y en varios casos lo hará con chicos prometedores sin rodaje suficiente.

Parece mentira que, pese a todo y en una situación sanitaria general muy preocupante, el fútbol pueda volver. Habrá que estar muy atentos a que no se desborde, a que nadie incumpla reglas por querer sacar una ventaja. Porque el partido de la salud los tiene involucrados a todos por igual y se necesita ganarlo. Ese es el más importante. Después, Central y Newell’s ya hicieron la previa posible, con conclusiones así volcadas que los ponen en escenarios diferentes. Pero con el sueño que los une, siempre posible, de poder trascender.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario