Ovación

Newell's: la urgencia de Gamboa pasa por un cambio de rumbo

Fernando Gamboa no logra corregir el funcionamiento del equipo, aunque repite variantes en algunos puestos. Su idea choca con las limitaciones del plantel.

Martes 31 de Agosto de 2021

Newell’s bajó su nivel y la derrota contra Atlético Tucumán acentuó el declive. Fernando Gamboa volvió a modificar futbolistas del medio hacia arriba, pero ninguno le garantizó una mejor respuesta. El entrenador atribuyó a la ineficacia frente al arco la razón de la pérdida del invicto en el Coloso, aunque no fue el único motivo. Otra vez el equipo falló en defensa y le facilitó los goles al decano.

La intención del DT de armar un equipo ofensivo no se termina de plasmar, a partir de jugadores con limitaciones para desplegar esa idea. Progresar en la cancha no siempre significa ser agresivo.

La sucesión de cuatro partidos sin victorias, con un empate y tres derrotas, sumada a la seguidilla de próximos partidos de máxima exigencia, el campeón Colón en Santa Fe, el poderoso River en el Coloso y el cruce con uno de los actuales punteros, Lanús, en el conurbano bonaerense, obligan a un cambio de rumbo.

Hasta el momento, Gamboa planificó un juego ambicioso, pero los riesgos que implica esa postura le están costando goles en su arco y malos resultados.

En estas primeras nueve fechas del torneo, Gamboa prácticamente mantuvo el esquema táctico, pese a que el equipo luce partido y desequilibrado. Es evidente que piensa que el crecimiento del equipo lo tienen que dar esos mismos futbolistas que manda a la cancha, sin retocar el sistema.

Ni la facilidad con la que le llegan a Newell’s y le convierten lo llevó a armar un mediocampo más nutrido, que ofrezca una mejor y mayor cobertura a una última línea que ofrece grietas.

Gamboa busca soluciones en los futbolistas. Y con ese pensamiento, le resulta clave el regreso de Julián Fernández, que el lunes jugó unos minutos en el segundo tiempo tras más de 40 días afuera por un desgarro. La falta de contención en la mitad de cancha es alarmante y el volante central parece que es el único capaz de responder a esa función. Ni Juan Sforza ni Mateo Maccari estuvieron a la altura.

La gran duda es si solo con Fernández, cubriendo huecos a un lado y al otro, alcanzará para respaldar a una defensa que en el mano a mano es permeable.

Las decisiones de Gamboa al momento de conformar el equipo difieren. Aguerre, Compagnucci, Lema, Mansilla y Negri son una fija, aunque ninguno sobresalga.

En tanto, de mitad de cancha y en ataque volvió a realizar variantes para recibir a Atlético Tucumán. Pablo Pérez jugó por Cacciabue, borrado a tal punto que no fue ni al banco, Scocco entró por Sabbag y Garro reemplazó a Giani. Pero salvo el goleador, ninguno respondió. En partidos anteriores, Gamboa probó con Cristaldo, hoy afuera por lesión muscular, y Sordo. Tampoco le dieron resultado.

Cambien o no cambien los nombres, Gamboa no consigue que el equipo mejore. Las buenas intenciones no aseguran que el equipo despegue. No solo es falta de puntería frente al arco rival. Hay un funcionamiento general desparejo. Entender las limitaciones del plantel para desarrollar una idea es una buena base para empezar a construir y modificar el presente.

La 2ª caída de local de Gamboa

El buen comienzo de Newell’s en condición de local, con tres victorias, se desdibujó con el empate en el clásico y la caída ante Atlético Tucumán por 2 a 1. Esta derrota fue la segunda de Gamboa como DT en el Coloso.

El único antecedente negativo que tenía hasta ahora era el traspié contra Boca por 4 a 2 en septiembre de 2008, durante su primer ciclo como técnico de Newell’s.

Gamboa continúa teniendo buenos números de local, con 7 victorias, 3 empates y 2 derrotas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario