Ovación

Newell's: la experiencia para seguir en primera

El ida y vuelta a los entrenamientos, con los tiempos ajustados, no deja margen para las charlas distendidas. Todos están abocados al objetivo principal sin desviar la atención: dejar a Newell's en primera. Ahora se viven tiempos difíciles, inimaginables tanto para los jugadores como los hinchas. Más aún cuando en el viaje por el tiempo se aterriza en 2004...

Lunes 21 de Enero de 2008

El ida y vuelta a los entrenamientos, con los tiempos ajustados, no deja margen para las charlas distendidas. Todos están abocados al objetivo principal sin desviar la atención: dejar a Newell's en primera. Ahora se viven tiempos difíciles, inimaginables tanto para los jugadores como los hinchas. Más aún cuando en el viaje por el tiempo se aterriza en 2004, el año en que la Lepra alcanzó la gloria. Precisamente ese fue el motivo justo de Ovación para juntar a los cuatro sobrevivientes de esa etapa memorable y que ahora viven otra realidad: Justo Villar, Germán Ré, Ariel Zapata y Damián Steinert.
  —¿Qué les genera ser los únicos que quedaron de aquel equipo campeón que ahora pelean por no descender de categoría?
  —Muchas cosas. Uno se pone a pensar lo lindo que es salir campeón y quiere que se repita siempre, pero sucede cada tanto. Cuando se viven momentos lindos trata de disfrutarlo a full y en este tipo de circunstancias hacer lo imposible para revertirlas. (Ré)
  —Yo tardé mucho en darme cuenta de que habíamos salido campeón. Tenía solamente 17 años y no tomé conciencia, pero fue una satisfacción muy grande y una euforia que hay que vivirla a pleno porque eso no sucede siempre. Ahora vivimos otra realidad. (Steinert)
  —Es algo totalmente diferente a lo que se vivió. Antes esperábamos los resultados de otros equipos para ver si seguíamos en la punta y ahora es para no estar en el descenso. Hay que sobreponerse a esto y darle una alegría a la gente que hace tres años vivió un torneo y ahora otra cosa. (Villar)
  Los cuatro se muestran reflexivos, serenos y con una confianza extrema de que el debilitado promedio dejará la dieta y alcanzará el peso justo para ubicar a Newell's lejos de los cuatro peores. Tan es así que cuando la pregunta que estará de moda durante todo el semestre, de si se zafará del descenso, la respuesta es instantánea. “Seguro. Ñuls se merece estar entre los grandes”, coinciden al unísono y sin titubeos.
  Ré, Villar y Zapata son referentes en el plantel y reciben el constante cariño de la gente. Tienen un título en su poder y eso no se olvida. “El hincha siempre te demuestra su cariño. El agradecimiento estará siempre, por eso esperamos poner a Newell's donde debe estar, peleando los primeros puestos y siendo protagonista”, sostiene el Pepi.
  Justo intercede para decir que “es muy difícil que un equipo del interior pueda volver a pelear un campeonato. Las cosas tienen que estar muy bien organizadas y con un plantel que sea fuerte como para pelear ese tipo de cosas, porque los de Buenos Aires cuando se lo proponen siempre sacan diferencias”.
  Empero, todos se muestran seguros en que sumarán los puntos necesarios para borrar el fantasma del descenso que se instaló en el parque Independencia. Y de ser así, por lógica consecuencia numérica, Newell's se convertiría en uno de los animadores del torneo Clausura.
  “Si logramos sumar para salir del fondo estaremos arriba. De estar sufriendo hasta podríamos entrar otra vez en la historia”, se ilusiona el arquero paraguayo, que se quedó finalmente en Newell's. Enseguida, el Torpedo se pega a la frase de Justo. “El grupo está muy unido y eso es fundamental para alcanzar la meta que nos proponemos. De esta manera se puede salir adelante y no tengo dudas de que lo lograremos”.
  El Colo también asiente que con el plantel que hay “se puede salir adelante”. Y agrega: “La gente está confiada en este grupo y nosotros vamos a hacer lo imposible para poner a Newell's donde se merece”.
  Justo intercede para para dejar en claro que “todo pasa rápido” en referencia a lo vivido hace tres años. “Eso demuestra que el fútbol es el día a día y no se vive del recuerdo. Hay que ir sumando cosas y aprovechar lo que se adquiere con experiencia y volcarlo al equipo que vive una situación diferente”, agrega con una visión clara y contundente.
  Y es cierto, el tiempo pasa. Parecería que fuera ayer, cuando Newell's llenaba las páginas de los diarios o los programas de radio y televisión hablando de la gran conquista del Apertura 2004, algo casi inconcebible para muchos. Pasaron tres años y ahora la realidad es totalmente opuesta. No deseada pero que se debe afrontar unidos para no dar margen a los errores. Los cuatro sobrevivientes de aquel equipo del Tolo Gallego, junto a los de ahora, no tienen dudas de que la Lepra “volverá a estar entre los grandes”. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario