Ovación

Newell's: ¿Renovación y cambio?

No fue derrota, pero el empate ante Huracán pareció eso. Newell’s quedó amargado por el resultado. Es que se presagiaba un triunfo sin sufrimientos y sucedió lo contrario. Se consiguió un empate con angustia. Y encima...

Martes 08 de Marzo de 2011

No fue derrota, pero el empate ante Huracán pareció eso. Newell’s quedó amargado por el resultado. Es que se presagiaba un triunfo sin sufrimientos y sucedió lo contrario. Se consiguió un empate con angustia. Y encima, con goles que llegaron a través de la pelota detenida. Todo un combo de preocupación, sumado a los yerros y desaciertos defensivos —asociados con las fallas en el mediocampo—. Justo en el sector que fue el caballito de batalla no hace mucho tiempo. Y lo que más le duele a la Lepra es la facilidad con la que le llegaron —y le llegan— al gol. Todo un síntoma que llevó a Roberto Sensini a buscar alternativas para solucionar esos aspectos en el equipo en estos primeros pasos del torneo. ¿El DT seguirá apostando al futuro?

La pobre actuación que tuvo el equipo ante Estudiantes motivó al DT a meter mano y los elegidos para ser desplazados de la titularidad fueron Lema y Rodríguez. En su lugar ingresaron Cichero y Dolci para tratar de corregir las fallas del debut. Vino el triunfo en el debut en el Coloso ante Lanús y para el siguiente juego no hubo necesidad de tocar las fichas para chocar con Tigre. Otra vez el rendimiento fue desdibujado, el equipo se vino con una derrota y la autocrítica fue muy dura. “Cometemos errores propios de un equipo de quinta división”, disparó Lucas Bernardi con crudeza.

El duro golpe recibido en Victoria y la charla posterior del grupo y cuerpo técnico motivó al conductor a otra vez buscar alternativas. Cichero y Dolci fueron los elegidos para salir del once titular que se midió con Huracán. El venezolano ni siquiera ocupó el banco y el cordobés estuvo sentado junto al entrenador, pero no ingresó. La elección en los reemplazantes estuvo direccionada en los juveniles del club, en apostar a la renovación pensando en el futuro.

Fideleff y Cristian Díaz, uno con más rodaje que otro, más Martín Tonso se sumaron a la formación principal en esa búsqueda desenfrenada de cambiar una imagen futbolística alicaída. Y el sábado pareció que se estaba por cambiar la cara con esos dos goles iniciales que alimentaron la ilusión de victoria, pero el 3-3 con el que se cerró el choque no hizo otra cosa que dejar en el tapete los errores que se vienen repitiendo.

Mucho recambio no hay, pero si la idea es apostar a una renovación pensando en el futuro mediato Boquita deberá comenzar a mechar juveniles con los de experiencia. Sobre todo teniendo en cuenta los vencimientos de contratos a fines de junio de futbolistas que hoy son titulares y que con su ida dejarán huecos importantes por cubrir.

Sensini dio señales con algunas modificaciones que introdujo después de las dos derrotas sufridas en el amanecer del campeonato. La sensación es que apostó a lo fácil, a jugadores de bajo perfil que salieron sin chistar y no a algún peso pesado.

La tranquilidad reside en el “buen colchón de puntos”, como dice el vicepresidente segundo Eduardo Bermúdez, que tiene Newell’s. Que el torneo está dando sus primeros pasos y en una competencia tan equilibrada hay espacio suficiente como para revertir el andar. Y de esa manera dar pelea en el objetivo de ingresar a la Copa Sudamericana. Para todo esto hace falta un cambio de actitud y mentalidad, además de los retoques en algunos puestos puntuales y hasta reclamados por los hinchas. Sensini tiene la palabra y la decisión.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario