Ovación

Newell's hizo méritos para ganar, pero terminó empatando con Belgrano por un gol en contra

Recuperó su buen nivel futbolístico y ganaba merecidamente con un gol de penal de Maxi Rodríguez, a los 16' del complemento. Sin embargo, el Gringo Heinze, en contra de su valla, a los 24', batió a Guzmán y decretó el empate en Córdoba. Ahora la Lepra lleva 12 partidos sin poder ganar 

Jueves 20 de Febrero de 2014

Tuvo todo para ganar y dejar atrás la nefasta racha de partidos sin victorias. Fue el gran animador del partido, fue el que más lo buscó, el que más generó y el que más lo mereció. Pero como en los últimos tiempos no le sale nada de lo que intenta, Newell's otra vez casi se queda sin nada. Fue 1-1 ante un sólido y compacto Belgrano, pero que esta tarde por imperio del buen funcionamiento que mostró la Lepra lo dejó expuesto en varias ocasiones.
 
Al margen del resultado, lo positivo es que el equipo recuperó funcionamiento y le devolvió, con su rendimiento en la cancha, tranquilidad al técnico Alfredo Berti, que después del partido que hizo el equipo encontrará, seguramente, argumentos valederors para seguir en el cargo. 
 
La Lepra manejó a voluntad buena parte del partido, fue el protagonista casi exclusivo y el que tuvo las mejores chances de gol, al punto que de no haber tenido otra mala tarde en la definición, como le viene sucediendo en los últimos partidos -no sólo de este año- debió haber sacado una diferencia en el marcador como para no complicarse con una jugada desafortunada y fortuita. 
 
Pero cuando la mano viene cambiada, todo se hace cuesta arriba. Es que como quedó dicho casi todo lo bueno y lo malo en el encuentro fue obra de Newell's, al punto que, tras haber conseguido la merecida apertura del marcador, regaló el empate en una jugada desafortunada en su propia área en la que el Gringo Heinze en su afán de sacarla al córner no hizo más que meter la cabeza para mandar el balón al fondo del arco rojinegro ante la sorpresa de Guzmán y sus compañeros. 
 
Justo después de que Maxi Rodríguez había abierto el marcador de penal, tras una asistencia notable de Bernardi y un grosero penal de Olave -debió haber sido expulsado por el uso desmedido de la fuerza-, que le estaba dando la merecida ventaja por la que tanto había trabajado.  
 
Claro que si el rojinegro no viniese tan mal en la definción y hubiese metido alguna de las chances que tuvo a lo largo del partido para quebrar la resistencia de Belgrano otra podría haber sido la historia. Pero la Lepra volvió a chocar con el karma de los últimos partidos: su falta de gol. 
 
No estuvo fino en la definición y así se lo fueron perdiendo en varias situaciones Fabián Muñoz, en un par de ocasiones, un centro de Maxi tras una buena jugada de Figueroa. O en un remate de Banega desde afuera del área, que buscaba el arco, y rebotó en un defensor. 
 
O en un gran centro de Figueroa, que Maxi de cabeza bajó al corazón del área para Muñoz, pero un defensor alcanzó a despejar el peligro. Y en otra bocha impecable, a los 26', que Bernardi le metió casi sin mirar a Maxi, que se quedó sin cancha. 
 
Otro remate de Muñoz en el inicio del complemento, que le pegó con la alpargata, y un remate de Maxi cruzado, que fue despejado justo en la línea. 
 
Un problema que viene de larga data y que hoy quedó expuesto en todo su esplendor, especialmente porque hoy recuperó lo que no venía mostrando -o lo hacia en cuentagotas- en los partidos anteriores: tuvo posesión, buena circulación, mucho volumen de juego y llegadas con claridad. Pero le faltó el gol. Ni más ni menos. Y otra vez lo terminó condenando a quedarse sólo con un punto en un partido en que se debió haber quedado con todo. 
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS