Ovación

Newell's gritó campeón

El equipo rojinegro se consagró esta tarde como el brillante ganador del Torneo Final, luego de que Lanús no pudiera vencer a Estudiantes en el partido que tenían suspendido.

Miércoles 19 de Junio de 2013

El sueño que tenía el pueblo leproso se hizo realidad. Paradójicamente se cristalizó esta tarde en La Plata, lejos de Rosario y sin jugar, por esas cosas del fútbol argentino, cuando Lanús no pudo ganarle a Estudiantes y dejó sellado el título para Newell's. Pero nada de eso le quita valor ni trascendencia a la felicidad que viven por estas horas, y que seguramente se extenderá por mucho tiempo, los hinchas rojinegros, que ahora sí pueden dar rienda suelta al festejo, a la alegría, a la euforia, al llanto, a una catarata de emociones que se desencadenaron luego de que el juez decretó el final entre pinchas y granates.

Ahora sí, después de nueve años, y de la mano de un fútbol práctico, vistosos y contundente Newell's vuelve a lo más alto del fútbol nacional. Un sitial de privilegio que tiene bien ganado, no sólo por todo lo bien que hizo en estos últimos seis meses, sino por la evolución futbolística que fue evidenciando el equipo desde que la llegada del Tata Martino revolucionó al "mundo" Newell's.

La Lepra no pudo coronar el título en la cancha, como debe ser y como este equipo se lo merecía, pero no por eso el pueblo rojinegro lo disfruta menos. Es que este plantel de "ganadores", con referentes como Maxi, Heinze, Scocco, Bernardi y Mateo, que volvieron en busca de la gloria, dejaron la piel y la sangre por esta camiseta, profesionales que se vistieron de amateurs y dieron todo. Y un cuerpo técnico, con Martino a la cabeza, que logró muy rápido y de manera sostenida la combinación perfecta entre buen juego y resultados. Con una propuesta de fútbol noble, jugando a partir de la pelota y por sobre todas las cosas sin temor a correr riesgos. Un grupo que llevó adelante una idea y la mantuvo con convicción. 

Un notable cuerpo técnico que hizo posible lo que hasta hace poco asomaba como utopía. Mucho más cuando el Tata, convencido de lo que tenía, dijo ante la mirada incrédula de muchos, dijo "vamos por todo". El título del Torneo Final fue hacer realidad el sueño. Un sueño que puede seguir creciendo en los próximos días para felicidad del pueblo leproso, puesto que el equipo sigue adelante en la Copa Argentina y está de cara a hacer historia en la Copa Libertadores.
 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario