Ovación

Newell's goleó a Banfield y se subió a la cima del Clausura, que comparte con Boca

Tras el 3 a 0 ante el Taladro, el equipo rojinegro ya es firme candidato a pelear el título del Clausura. Aún falta un largo trecho del campeonato, pero la tendencia así lo indica y hasta el Tata Martino, siempre mesurado, esta vez se animó a reconocer que este es un equipo "serio".

Lunes 16 de Abril de 2012

Ahora sí. Aunque todos -o la gran mayoría de los jugadores- elijan el perfil bajo y sólo mencionar que de la idea es sumar, lo concreto es que Newell's se recibió de firme candidato a pelear el título. Aún falta un largo trecho del campeonato, pero la tendencia así lo indica y hasta Martino esta vez se animó a reconocer que este es un equipo "serio". La goleada (quizás exagerada, pero justa victoria) que le propinó ayer al Taladro, en un partido trabado y anodino, dejó a la Lepra en la punta del campeonato -que comparte con Boca- para seguir soñando más despierto que nunca. Y hay motivos suficientes como para hacerlo.

No se puede pensar otra cosa que no sea que este Ñuls es cosa seria cuando se pasó la mitad del Clausura. Sin grandes figuras, con limitaciones, pero con la idea fija de archivar las miserias pasadas. Puede jugar bien, mal o regular, pero es persistente en su búsqueda del protagonismo y de pensar sólo en ganar. Ayer la presentación no fue del todo buena, porque el rival buscó por todos los medios evitar que lograra imponer su juego. Por eso fue cortado, trabado y por momentos aburrido.

De entrada Newell's marcó el territorio. Tomó el mando e impuso su dominio en casa. Rápidamente buscó hacerse dueño de la pelota y conducir los destinos del partido ante un rival que paró una muralla defensiva con muchos hombres (cinco y hasta seis defensores) tratando de hacerla chocar con la táctica y estrategia del equipo de Martino. Frenar y cerrar los espacios en el fondo, esa fue la idea de siempre de la visita y de vez en cuando tratar de meter algún contraataque, algo que nunca tuvo.

A la Lepra le costó romper esa barrera, pero igual se las ingenió para quedar de cara al gol. Como aquella jugada inicial donde Pérez falló en una chilena y Bernardi anotó, aunque el gol fue correctamente anulado por posición prohibida. O aquella sobre la media hora cuando Sperduti también metió una chilena tremenda (la mejor chance del primer tiempo) que Luchetti tapó mandando la pelota al córner.

Le costó y mucho a Ñuls triturar el molde del Taladro. Tuvo que lidiar y transpirar demasiado. Y recién en el primer cuarto de hora Vergini rompió el cero. Fue la firma del certificado de defunción del encuentro para el rival, que no tenía ideas ni armas para cambiar el destino de un resultado. La visita bajó los brazos, el equipo del Tata encontró los espacios y golpeó a un Banfield que lucía nocaut. Los goles de Muñoz y Aquino sirvieron para dejarlo en la lona, sin fuerzas, sin ánimo ni reacción.

"Vamos aclarando el panorama", cantó Ricardo Arjona el martes en el Coloso como si se hubiese tratado de un mensaje. Y fue así nomás porque la cuestión va tomando color. Boca perdió anoche con Tigre, con una ayudita de Schiavi por el gol en contra, Newell's lo alcanzó en la punta y se recibió de candidato.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS