Copa Argentina

Newell's ganó por penales y se regaló un tiempo de goce

Para los hinchas. El festejo de cara al público leproso de Amoroso, Aguerre, Figueroa, Leal y compañía.

Domingo 09 de Septiembre de 2018

Newell's dejó de lado por un momento los fantasmas para volver a templar el espíritu. De capa caída por un presente que no pinta bien en la Superliga, hizo un paréntesis y se brindó un triunfo que lo clasificó a los cuartos de final de la Copa Argentina. Hoy está entre los ocho mejores y vale la pena remarcarlo. Dejó eliminado a un complicado Atlético Tucumán, que menos de una semana antes lo había derrotado en el Coloso. Por todo eso merece disfrutarse el momento. Después quedará para el análisis las enormes dificultades para superar a un conjunto que jugó desde los 33' del primer tiempo con uno menos y que obligó a ir a la instancia de los penales.

   Es histórico que Newell's haya pasado tres etapas de la Copa Argentina. Otro dato para resaltar en tiempos en los que las buenas noticias futbolísticas no abundan. Lo consiguió de la mano de Omar De Felippe, cuyo ciclo en este segundo semestre es torcido, con resultados negativos que no pueden prolongarse mucho más en el tiempo. Por este motivo también cobra relevancia la victoria de ayer en cancha de Temperley.

   Nada le resulta sencillo al conjunto rojinegro. Convive con el sufrimiento. Las tres derrotas, sumadas a un empate, le presentan un horizonte con nubarrones en la Superliga. El equipo no rinde y tiene limitaciones que no le permiten un despegue. Algo de todo eso quedó de manifiesto en el enfrentamiento contra el Decano.

   Las limitaciones volvieron a emerger. Inestable en el fondo, sin juego ni poder en ofensiva, se repartió la pelota con Atlético Tucumán, que también hizo poco, aunque con la salvedad de que quedó condicionado por la roja de Abero a la media hora de juego.

   La ventaja numérica tampoco fue un factor que la lepra aprovechó. A De Felippe le preocupó que el Decano ganara la segunda pelota, como sucedió en el Coloso, y mantuvo a los dos mediocampistas centrales hasta los veinte minutos de la segunda etapa.

   Entonces sí se decidió por armar un equipo con mayor vocación ofensiva, con modificaciones tácticas y de nombres. La impresión es que dejó pasar un tiempo valioso para este Newell's al que le cuesta generar riesgo. Pero más allá de cuando fue que se realizaron las variantes, y que la lepra comenzó a pisar más tiempo terreno adversario, el equipo no fue eficaz y no logró vulnerar a Lucchetti, lo mejor de la tarde con algunas salvadas para destacar.

   El partido terminó sin goles y en la definición por penales resaltó la efectividad de los ejecutantes de Newell's y la contención del debutante Alan Aguerre a Tito Noir para que la lepra se reencuentre con una victoria que se le negaba desde que se impuso a Defensores Unidos de Zárate, también por Copa Argentina.

   Los rostros de los seguidores rojinegros en los instantes previos a los penales lo decían todo. Las imágenes posteriores, también. Se pasó del sufrimiento al desahogo. Es el sentimiento que embargó a todo Newell's. Es que por la vía de los penales le puso fin a una racha negra, y nada menos que con el pasaje a los cuartos de final de la Copa Argentina.

   Porque a Newell's todo le cuesta una enormidad es que tiene justificativo gozar de este momento, con la expectativa de que a partir de este triunfo se incremente la confianza, sea un estímulo y genere mayor convicción en el plantel. Es imprescindible para lo que vendrá. Ahora, se disfruta.


En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario