Ovación

Newell's fue un poco más, pero le faltó claridad y terminó igualando 1-1 ante Unión

La lepra fue de menos a más en un primer tiempo que le fue favorable, pero en el complemento decayó en su nivel y redondeó una igualdad ante el tatengue, en el debut de Diego Osella como DT. Nacho Scocco, a los 36', marcó el tanto leproso tras una asistencia perfecta de Boyé, la figura de la cancha. Martínez, a los 5, había abierto el marcador para el tatengue.

Viernes 26 de Febrero de 2016

En el debut de Diego Osella como DT, Newell's se quedó con un empate con gusto a poco, tras un partido en el que fue algo más que Unión, tuvo carácter para reaccionar rápido y buscar la merecida igualdad, pero que le faltó resto físico para seguir empujando al tatengue en el complemento y también claridad y precisión para concretar algunas de las situaciones que generó. 
 
Al final fue un 1-1 que premia el esfuerzo de los rojinegros para reponerse de la desventaja inicial y mostrar algunas de las intenciones e ideas que tiene el nuevo técnico, como la notable mejoría que mostró desde mitad de cancha en adelante, llegando en bloque y generando muchas aproximaciones y varias situaciones que bien pudieron terminar en gol y podrían haber cambiado la historia final. Pero un final que también castiga su falta de ideas y las dudas que sigue teniendo en el fondo. 
 
El comienzo no podría haber sido peor para Newell's, que en la primera llegada seria de Unión estaba abajo en el marcador. Porque a los 5 minutos, Mauricio Martínez aprovechó un rebote a las salida de un tiro libre desde la izquierda y fuera del área, libre de marcas, sacó un remate bajo que se le metió en el arco al debutante D'Angelo. 
 
 
 
Sin embargo, la lepra no se amilanó y en un puñado de minutos tuvo varias aproximaciones y generó algunas situaciones pese a no ser muy prolijo en el manejo del balón. 
 
En ese marco, Lucas Boyé se las ingenió para armar una jugada de gol, tras un pelotazo largo, pero el remate de zurda fue desviado por el arquero Fernández al córner. 
 
Luego una llegada de Scocco y un tiro libre al segundo palo que no pudo ser conectado por el peruano Advíncula fueron avisos de que la lepra había sentido el impacto pero había reaccionado rápido al tanto rival. 
 
Unos minutos después, a los 13', todo el estadio pidió un penal en perjuicio de Scocco, pero la TV mostró que Zurbriggen le cortó justo a Nacho cuando se relamía con el arco. 
 
Newell's era más y pese a no ser todo lo prolijo que puede con el balón ni a tener mucho volumen de juego, con empuje, ganas y prepotencia futbolística generaba situaciones que a esta altura ya era merecededor al menos a la igualdad. 
 
Para corroborar esto, la lepra perdió el empate en sendos pelotas aéreas que llegaron al área tatengue. En el primero se lo perdió Insúa, que la cabeceó por arriba, luego de un buen centro desde la derecha de Advíncula. Y un par de minutos después, cuando Formiliano bajó un balón en el área, pero Lucas Boyé la terminó tirando por arriba del travesaño. Y en otro cabezazo de Cáceres, tras un tiro libre que fue a las manos del arquero.
 
Un remate de Scocco, que se fue apenas, a los 34', luego de que Nacho hiciera una diagonal de izquierda hacia el centro, eran evidencias demasiadas claras de que la igualdad estaba al caer. 
 
Newell's era superior, pero no lucía firme en defensa y sufría con las contras del rival y las desinteligencias propias. 
 
Por esa vía, Unión casi llega al segundo cuando Malcorra desbordó por izquierda y Seba Domínguez cortó justo en el piso cuando por detrás ingresaba Riaño para empujarla al gol. 
 
Sin embargo de tanto ir la lepra llegó al merecido empate y lanzó el grito esperado en el Coloso, cuando Nacho Scocco, pisando el área grande, fusiló al arquero Fernández para decretar el empate, luego de una asistencia perfecta de Boyé. 
 
 
 
Y un par de minutos después a punto estuvo Boyé -la figura hasta este momento- de poner a Newell's arriba en el marcador, luego de maniobrar en tres cuartos de cancha y que su zurdazo se fuera muy cerca del segundo palo del arquero. 
 
En el comienzo del complemento fue más lo que se peleó que lo que se jugó, pero aún así Newell's siguió teniendo sus ocasiones de gol, como en una trepada de Advíncula que forcejeó en el área, cayó y pidieron penal pero el juez dejó seguir. Y en otra de Insúa por la izquierda, que el lateral no terminó bien. 
 
Y la más clara llegó de los pies de Boyé, a los 21', en la que tras dejar en el camino a su defensor con cierta facilidad, remató mordido y desperdició una buena chance para la lepra. 
 
Con el correr de los minutos, el rojinegro se fue apagando, como si hubiese sentido el ritmo físico, y se terminó nublando a medida que se acercaba al área, a la vez que perdía precisión y no conseguía volumen de juego.  
 
El final llegó con un Newell's, que salvo el cabezazo en el travesaño del paraguayo Cáceres no fue el mismo del primer tiempo, que bajó mucho su ritmo, y que a punto estuvo de pagar caro su falta de ideas y las dudas que sigue teniendo a la hora de defender. 
 
En el haber puede mostrar que el equipo mejoró mucho en materia ofensiva respecto al último partido, puesto que mostró su mejor cara de mitad de cancha hacia adelante, más allá de que le faltó precisión en los metros finales para concretar algunas de las jugadas que generó.  
 
 

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario