Ovación

Newell's fue dueño absoluto del juego y obtuvo un triunfo inobjetable

Newell's fue todo y por eso consiguió el premio que hacía tanto tiempo no alcanzaba. Fue amo y señor en la presentación oficial de Gerardo Martino en el Coloso y se quedó con una victoria justa e inobjetable ante un Argentinos que aportó poco y nada en su estadía en el Parque. Claro que no fue nada sencillo, porque le costó mucho conseguir el toque final para definir.

Domingo 19 de Febrero de 2012

Newell's fue todo y por eso consiguió el premio que hacía tanto tiempo no alcanzaba. Fue amo y señor en la presentación oficial de Gerardo Martino en el Coloso y se quedó con una victoria justa e inobjetable ante un Argentinos que aportó poco y nada en su estadía en el Parque. Claro que no fue nada sencillo, porque le costó mucho conseguir el toque final para definir. La Lepra tuvo que trabajar y esperar hasta el minuto 65, cuando Urruti levantó aún más la temperatura de un estadio que se ahogó con el grito eterno de gol y descargó, al fin, la angustia y ansiedad acumuladas durante largos meses. Jugadores e hinchas fueron bendecidos por la victoria, de ahí el abrazo interminable de los players en la cancha y el festejo loco en los cuatro costados de la cancha.

Si el fútbol se midiera por merecimientos, los rojinegros deberían haber ganado con suma comodidad y, tal vez, por goleada. Pero no, tuvo que sudar la gota gorda para conseguir ese triunfo tan negado no sólo en casa si no afuera. Este es otro Newell's, casi con los mismos jugadores pero con un técnico con una jerarquía tan grande que les cambió la cabeza, hizo que recuperaran el fútbol extraviado y multiplicaran la entrega y sacrificio.

La propuesta leprosa fue siempre jugar en campo rival, tal como pregona el DT. Así generó no menos de seis situaciones claras contra una sola de la visita. Urruti tuvo un par, Vangioni probó a Nereo Fernández desde lejos y Sperduti también tuvo las suyas, una de ellas muy clara solo frente al arquero.

No había caso, el gol se negaba y encima al bajarse el telón del primer acto se producía un blooper cuando en una acción en el área visitante la pelota rebota en la cara de Pérez y el uno de Argentinos, con una uña, alcanzó a sacar la pelota con destino de gol.

Ñuls no perdió la línea ni la idea de juego pese a que era el que hizo todo el desgaste en una jornada tan agobiante como si se estuviera jugando en el desierto de Sahara. Urruti siempre estaba a la pesca y a los 3' movió la red, aunque el tanto fue bien anulado por posición prohibida. Después, López ganó en el área y su cabezazo pegó en la mano de Sabia en un penal no sancionado (ver aparte).

El equipo del Tata insistía. Buscaba, atacaba y aumentaba la temperatura de la ansiedad. Hasta que llegó la gran jugada de Urruti, uñazo y el poste izquierdo del arquero que devolvió la pelota. Pérez, atento, la fue a buscar, envió un centro perfecto y ahí Maxi metió el testazo goleador.

El protagonista fue Newell's. Buscó, propuso el juego y atacó de todas formas y por todos lados. Padeció el mal de la definición. Faltaba ese toque final que pagara tamaño esfuerzo. Urruti, al que Martino apostó y confió, otra vez marcó y le dio alegría a un corazón leproso agitado y entusiasmado con el equipo del Tata.

Newell's ganó y eso es noticia, sobre todo pensando en la racha. Igual, Martino hizo un punto y aparte en esa cuestión porque "es otra historia, otro torneo y con otro cuerpo técnico", como dijo en la previa. Y es verdad, Ñuls fue otro y por eso hubo carnaval en el Coloso.

Dos bajas

Pablo Pérez llegó a la quinta amarilla y se perderá el próximo partido que la Lepra sostendrá el domingo ante Boca Juniors, en La Bombonera. A los 5’ el volante le entró fuerte abajo a Basualdo y el árbitro le mostró la tarjeta a pesar de la queja de haber sido la primera infracción del juego. Sobre el final, Leandro Torres se fue expulsado por doble amarilla y tampoco estará a disposición del entrenador.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS