Ovación

Newell's estuvo más cerca de ganarlo, pero no pudo quebrar el cero ante Gimnasia

Tras una mala puesta en escena en el primer tiempo, la lepra mejoró su imagen y se mostró más ambicioso en el segundo y estuvo a punto de quedarse con los tres puntos de no ser por la buena tarea del arquero tripero.

Sábado 02 de Mayo de 2015

Mostrando dos caras bien diferenciadas de la misma moneda, Newell's igualó 0-0 con Gimnasia en el bosque platense, en un partido que arrancó esquivo a sus intereses, pero que terminó siendo el más punzante en el complemento y el que tuvo la situaciones más claras -pocas, es cierto- a lo largo de los 90 minutos. 
 
Es que a lo chato y a la pobre expresión futbolística del primer tiempo, cuando Newell's tuvo súper población de volantes, pero que pardójicamente no pudo adueñarse de esa zona de la cancha, la lepra propuso un segundo tiempo con más fútbol, ambición y llegadas asociadas, al punto de que tuvo en los pies de Maxi Rodríguez y de Milton Casco las llegadas más claras del partido y que pudieron torcer la balanza a su favor de no ser por la buena respuesta de Navarro. 
 
Es cierto que este empate no le permite dejar atrás la falta de regularidad que viene mostrando en el torneo, especialmente cuando juega de visitante, pero lo hecho en el segundo tiempo al menos le permite tener una mirada un poco más auspiciosa de cara al futuro inmediato y mediato, puesto que mostró algunos síntomas positivos en los metros finales, más parecido a lo que muestra cuando juega en el Coloso que al visitante "amistoso" que se muestra cuando juega lejos de su casa. 
 
Como quedó dicho, pese a la súper población de volantes, a Newell's le costó una enormidad encontrar la pelota en la zona media, donde el Lobo ejercía una supremacía en el trámite que no la pudo plasmar a lo largo de toda la etapa. 
 
La Lepra, en ese marco, no tiene volumen de juego ni juego asociado y además pierde con mucha facilidad la pelota. 
 
Apuesta a la contra, como en una manadada de Cáceres, que no encontró bien posicionado a Figueroa y en otro ataque en el que el negro fue tocado justo en la medialuna del área cuando estaba por sacar el remate. Y un remate de lejos de casco, a la salida de un córner que Navarro contuvo sin problemas.  
 
En ese marco, el Lobo tuvo algunas aproximaciones desde los costados hacia el arco de Ustari, pero sin lograr a preocupar demasiado al arquero, más allá de un centro de Ignacio Fernández que fue despejado por el Coty Fernández cuando Vegetti se relamía por detrás.  
 
En ese contexto, el primer tiempo se armó con un trámite que por momentos fue intenso, pero también anodino, chato y con muy pocas llegadas de uno y de otro lado. 
 
En el arranque del complemento no cambió demasiado la fisonomía, aunque con el correr de los minutos la lepra tuvo otra actitud, más decisión y mucha más ambición. Una muestra de eso es que el Tolo Gallego puso a Fydrizsewski en lugar de Castro a los 10' del complemento, en búsqueda de tener mayor profundidad. Y más tarde puso a Mauricio Tevez en lugar de Orzán. 
 
En esos minutos, Newell's tuvo la jugada más clara en los pies de Maxi Rodríguez, que inició una jugada en el medio, que abrió por izquierda para la llegada de Figueroa, quien esperó que la Fiera llegara al área y le metió un centro perfecto. El capitán le dio como venía, pero Navarro, el arquero tripero, respondió muy bien y le ahogó el grito a Maxi. 
 
Unos minutos después lo tuvo Tony Medina, tras una muy buena habilitación entre líneas, pero Ustari evitó el gol tripero. 
 
Y enseguida llegó una jugada polémica, que dio la sensación de que fue gol de Newell's, pero después quedó claro que no. Fue una buena jugada en ataque, que terminó con un remate de Casco al arco que Navarro rechazó en la línea con mucho esfuerzo. El rebote le pegó al Negro Figueroa y el balón se encaminó al gol, pero en notable reacción el arquero evitó otra vez la caída. 
 
En el final, y cuando Newell's tenía más gente en ataque, Gimnasia tuvo sendos ataques que obligaron a buenas intervenciones de Ustari, como en una que le sacó un zurdazo abajo, al primer palo, a Medina, que pudo cambiar la historia y el resultado.
 
Newell's regaló el primer tiempo, pero mejoró en el segundo y redondeó un partido en el que terminó siendo un poco más claro y punzante que el lobo. De todos modos, y más allá de que no le alcanzó para tarerse los tres puntos del bosque platense, le puede haber servido para demostrarse que puede encontrar la regularidad que busca y que jugando de visitante también puede tener producciones más acordes a las que tieen cuando juega de local. 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS