Ovación

Newell's, el paso torcido y encima más exigencia

Newell's profundizó una campaña discreta con otra caída. Se viene un cierre de año complejo

Domingo 19 de Noviembre de 2017

Newell's transitó un poco más del 30 por ciento de la Superliga y el balance es desfavorable, desde lo numérico y desde lo futbolístico. Se profundizó esa realidad con la caída del viernes por la noche ante Belgrano. No hubo evolución y se fue derrotado por un conjunto que no convertía desde hacía cinco fechas. Para colmo, el autor de la conquista fue Joel Amoroso, justo a quien el hincha leproso le reprochaba que no la embocaba con la camiseta rojinegra, habiendo señalado apenas un gol en el torneo pasado. Las estadísticas son tajantes. El conjunto rojinegro tiene 9 puntos de 27 en juego, con un 33,33 por ciento de eficacia. La discreta campaña fue ante varios adversarios que deambulan de mitad de tabla hacia abajo. No le tocó ninguno de los denominados grandes. Y en medio de esta situación de confusión, se avecinan tres partidos antes del cierre del año que requieren exigirse al máximo y dar otra clase de respuestas para que la despedida de 2017 no sean con un signo mayor de preocupación.

Los equipos lo hacen ante todo los jugadores. No hay misterios ni fórmulas mágicas que sean capaces de lograr resultados milagrosos. La mano del entrenador incide, hasta cierto punto. Sin excluir la responsabilidad de Juan Manuel Llop, que obviamente la tiene, el plantel de Newell's no cuenta con jugadores de jerarquía, capaces de resolver por sí mismos un partido. Se sabía desde antes del inicio de la temporada. Lo preocupante es que ni los que se incorporaron ni los que estaban en el club mantienen un rendimiento parejo.

Por cualidades y por lo que representa, Brian Sarmiento es el volante en el que todos confían para que aporte el toque distinto y capacidad para el desmarque. Hasta acá se encuentra en deuda. No termina de hacerse cargo del equipo, para asumir ese liderazgo que este equipo tanto necesita. Si se lo menciona se debe a que fue la principal esperanza para este torneo cuando se lo trajo. Su reacción cuando fue reemplazado contra Belgrano, insultando al aire, con Llop a pocos metros suyo, no fue un buen síntoma.

La reacción quizás sea por el enojo del momento. Pero también es un indicador de los tiempos que transcurren. La intolerancia del volante es la que comienza a sobrevolar por la vida de Newell's. Es cierto que la lepra no fue superado en el juego por Belgrano. Y que incluso cuando lo dominaron, generalmente no fue de manera abrumadora. Pero eso no alcanza. No sirve de consuelo. Y tampoco hay una tabla en la que se mide la meritocracia. Tampoco alcanza con que Newell's habitualmente no juega con cautela o asume una actitud conservadora.

El fútbol de Newell's en el traspié ante Belgrano evidenció a un conjunto al que le cuesta generar, que no tiene una circulación fluida, que no encuentra una conexión permanente entre sus futbolistas. El envión que tuvo ante Belgrano fue el clásico del inicio de cada partido, tratando de ser agresivo, y que dura apenas un rato. Fue en esos momentos en los que se observó algo de Sarmiento, la gambeta de Joaquín Torres y no mucho más. Luis Leal otra vez no fue la solución en el ataque, como tampoco Mauro Guevgeozian cuando le tocó ingresar.

Víctor Figueroa, cuya presencia días atrás estaba en duda por una dolencia en la rodilla, nunca conformó esa sociedad con Sarmiento que tanto espera Llop. El experimentado volante es otro cuyo rendimiento fue discreto. Encima lo de Braian Rivero, de los pocos rescatables en esta Superliga, fue intrascendente y no contribuyó en la creación. Todo esto conspiró contra el funcionamiento colectivo.

Lo bueno, le convierten poco

Si no se hace referencia a la contención y al desempeño defensivo de la lepra se debe a que Belgrano no lo puso a prueba. Casi no lo exigió. El gol de Amoroso fue luego de un rebote, en el momento menos pensado y cuando el celeste tampoco intentaba mucho. Lo que se valora del equipo del Parque, para dimensionar todo en su justa medida, es que le anotaron poco en la Superliga. Luciano Pocrnjic fue apenas vencido en seis ocasiones. Es para subrayar. No extraña entonces que las cuatro derrotas en la Superliga hayan sido por apenas 1 a 0. Queda al margen en este análisis la caída ante Godoy Cruz por 2 a 1 en la Copa Argentina.

El problema serio de Newell's es que convierte poco. La razón no es la falta de puntería. O no sólo eso. La elaboración es el inconveniente de raíz.

Si se tienen en cuenta los adversarios con los que se encontró, es evidente que no son los más fuertes. Es posible exceptuar de este rótulo a Unión y Lanús, aunque el granate le ganó con un equipo alternativo.

Más allá de que se diga que todos los rivales son iguales, no es certero. Hay diferencias. No es lo mismo enfrentar a un grande como Racing, algo que sucederá dentro de dos semanas en el Coloso, por más que el equipo de Avellaneda no encuentra el rumbo.

Tampoco es lo mismo medirse con River en el Monumental en una semana, aunque los de Marcelo Gallardo lleguen golpeados por la eliminación en la Libertadores y por la pérdida del clásico.

Para completar esta seguidilla de encuentros, el año concluirá con el enfrentamiento ante Central en el Gigante, con la presión emotiva que tiene este partido.

Es un momento complejo para Newell's. Requiere ajustar hasta el último detalle y elevar el nivel individual y grupal. Llop deberá tener la mirada aguda, entender quién está mejor preparado y redefinir cuestiones futbolísticas. El margen es estrecho y no cuenta con hándicap para equivocarse.

Tendrá que pensar si los que pone en la cancha desde el inicio son los apropiados. Y si las variantes que hace durante un partido son las correctas. Cuesta entender por qué la insistencia de meterlo a Mauricio Tevez, cuando el juvenil no resuelve nada y hasta parece sentir tal presión. O por qué Figueroa se mantuvo hasta el final en los dos últimos partidos cuando lo suyo es tan discontinuo.

No es que a Llop le sobre para elegir. De allí que cada movimiento requiera la precisión de un cirujano. Newell's depende de esto para tener un papel decoroso. Se vienen partidos cruciales y no es posible fallar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario