Ovación

Newell's consiguió otra victoria clave para mantener su ilusión

Desde aquel controvertido partido contra Banfield, Newell’s estableció un plan de vuelo que le aseguró enderezar el curso en plena marcha del campeonato y que viene otorgando sus dividendos. Y la confianza que hay en esto de sentirse protagonista es tal que ya poco importa, en determinadas ocasiones, las dificultades que conlleva chequear las coordenadas que encaminan al éxito. Lo de ayer es una muestra acabada de que, en estas circunstancias, el resultado puede más que cualquier cosa.

Miércoles 28 de Octubre de 2009

Desde aquel controvertido partido contra Banfield, Newell’s estableció un plan de vuelo que le aseguró enderezar el curso en plena marcha del campeonato y que viene otorgando sus dividendos. Y la confianza que hay en esto de sentirse protagonista es tal que ya poco importa, en determinadas ocasiones, las dificultades que conlleva chequear las coordenadas que encaminan al éxito. Lo de ayer es una muestra acabada de que, en estas circunstancias, el resultado puede más que cualquier cosa. Porque cuando la exigencia se transforma en presión no todo suele resultar tan sencillo. Por eso el 1 a 0 ante este apático Racing se festeja tanto o más que los sendos 2 a 1 frente a los sólidos Estudiantes y Vélez.

  Durante la semana Sensini había dicho que las derrotas duran una semana y las victorias apenas un día. Y no estará mal prestarle atención al flojo partido que hizo Newell’s ayer. Porque no se pareció ni por asomo a ese que de a poco viene arremetiendo desde hace varias fechas. ¿Pero quién se atreve a quitarle lo bailado?

  ¿Quién podrá negar la enjundia que se le metió cuando la anemia futbolística comenzaba a preocupar más de la cuenta? Porque esa arremetida de Insaurralde sirvió para festejar lo que en definitiva todos fueron a buscar al Coloso. Esa zambullida para vulnerar el arco de De Olivera tapó las enormes falencias que tuvo el equipo para manejar la pelota en el primer tiempo, con rendimientos muy bajos, como el de Franco Dolci y hasta del propio Cristian Sánchez Prette.

  Apenas un remate de Bernardi que se estrelló en el travesaño fue lo que Newell’s pudo generar en ofensiva. Además de eso hubo un gol anulado por off side a Sánchez Prette y una mano (para Furchi fue casual) de Cahais tras un cabezazo defectuoso de Boghossian.

  Y mientras Racing se aferraba a lo que había venido a buscar, es decir el empate, la Lepra chocaba contra sus dificultades. Por eso, hasta el gol de Insaurralde, sólo pudo contabilizarse una jugada en la que Formica (ingresó en el inicio del complemento por Dolci) le ganó la posición a Falcón (57’) y entró en soledad, aunque su centro quedó en la nada. Después, la pasión le ganó la pulseada a la razón, porque cuando más tranquilo debía estar Newell’s llegaron la expulsión de Sánchez Prette (76’) y las únicas tres jugadas que Racing tuvo para marcar. Y allí surgió la figura de Sebastián Peratta para imponer presencia en el clarísimo mano a mano que tuvo con Caballero (75’), en la tapada a Lucero en el primer palo (46’) y en el remate del ex Newell’s cuando el partido se moría.

  Pero la realidad hoy evade cualquier análisis fino, aunque sea necesario realizarlo. Porque la gente se fue del Coloso gozando de la punta del torneo y haciendo volar la ilusión. Porque aún con un plan con ciertas falencias, lo que vale es la altura en cuestión. l



 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS