Ovación

Newell's: Bernardi tiene plena confianza en Domínguez, Maxi Rodríguez y Scocco

A ninguno de los tres hace falta preguntarles qué sienten en la semana previa a jugar el clásico rosarino. Porque la historia que escribieron con la camiseta de Newell's tiene tantos capítulos que los delata.

Miércoles 10 de Febrero de 2016

A ninguno de los tres hace falta preguntarles qué sienten en la semana previa a jugar el clásico rosarino. Porque la historia que escribieron con la camiseta de Newell's tiene tantos capítulos que los delata. Ese sentido de pertenencia por la institución que los crió en el vivero rojinegro tampoco los deja mentir. Sebastián Domínguez, Ignacio Scocco y Maximiliano Rodríguez no necesitan que nadie les explique nada sobre lo que se van a encontrar el domingo en el Gigante. Ya conocen de memoria todo lo que les puede ocurrir en el partido contra Central en Arroyito. Aunque esta vez, quizás como nunca antes, el trío castalepra sabe que la mano viene muy cambiada. Que se impone enderezarla de inmediato porque si se sigue doblando, la relación con la gente quedará fracturada por años. De ahí que los tres están más obligados que nunca a sacar la cara por el equipo y, sobre todo, a quebrar una lanza por el ciclo de Lucas Bernardi.

Seba, Nacho y Maxi conocen el paño de lo que se les viene si el equipo no logra un resultado decoroso el domingo. Tienen clarito como que son hinchas de Newell's el daño colateral que provocaría una nueva derrota contra Central. Por eso durante esta semana ya empezaron a probarse el traje de estandartes futbolísticos y anímicos de un equipo que a esta altura los necesita hasta para respirar. No hay que andar indagando demasiado ni ser un sabiondo del fútbol para creer que el proyecto que encabeza Bernardi pende del resultado en el clásico.

Hasta el propio Lucas lo sabe, aunque lo procesa puertas adentro con su habitual semblante de ermitaño. Bernardi planea confiar en ellos más que nunca. Por eso es imposible imaginar que alguno de los tres pueda quedarse afuera de la formación titular. El DT de Newell's tiene pensado probar variantes, armar esquemas para mejorar el desaguisado táctico que diseñó en San Juan, pero en todos los garabatos imaginarios que pensó para ir al Gigante están contemplados Domínguez, Scocco y Rodríguez entre los once. Es que a Lucas tampoco hay que andar diciéndole a cada rato que la mejor manera de acercarse a una victoria reivindicatoria en tierra enemiga es con los tres referentes arriba del barco. Con ellos en la cancha para que sean una suerte de locomotora a la que se enganche el resto del equipo.

"Esta clase de partidos están hechos para los referentes de la institución. Porque contagian y desde ese lugar que ocupan ayudan al resto", analiza convencido el DT rojinegro a la hora de elaborar la planificación de lo que será el equipo para saltar al césped del Gigante.

Domínguez volverá a reencontrarse con aquellas sensaciones que tanto lo movilizaron en sus inicios cada vez que en el horizante se recortaba la figura de Central. Todavía recuerda aquella tarde del cabezazo goleador de Julián Maidana en el triunfo por el Apertura 2004. Aunque también conoció de las otras. En el Gigante ganó y empató.

Así como el Negro no se desentiende del momento negativo que arrastra Newell's contra Central (perdió cuatro de los últimos cinco clásicos y sólo empató uno), tampoco le esquiva al rol que hoy ocupa dentro del grupo. En un plantel que elige habitualmente amigarse con los silencios, Domínguez optó por predicar con el ejemplo y será la voz cantante del grupo ante la prensa. De no ocurrir un cataclismo, será el único jugador de Newell's que enfrente el ida y vuelta de una conferencia en la semana.

En esta Maxi y Scocco no lo acompañaron. Al contrario. Más bien lo dejaron solo. La Fiera ya eligió decir demasiadas cosas en una entrevista que dio al diario La Nación y luego se llamó a un inentendible silencio. Nacho también es otro que habla casi en la misma proporción en la que que convierte goles. Es decir, poco y nada. Igual, sólo a un trasnochado podría ocurrírsele dejar afuera a Domínguez, Scocco y Maxi del clásico del domingo. No parece ser el estado que hoy aqueja a Bernardi, más allá de lo extraviado que arrancó su ciclo en 2016.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario