Ovación

Newell's arrancó muy mal, se recompuso y lo pudo ganar: fue empate con el Rojo

El "Gordo, Gordo..." del final permitió que los hinchas se desahogaran después de un arranque torcido. Es que Sperduti (una vez más y van...) fue el artífice de la levantada que Newell’s...

Domingo 05 de Septiembre de 2010

El "Gordo, Gordo..." del final permitió que los hinchas se desahogaran después de un arranque torcido. Es que Sperduti (una vez más y van...) fue el artífice de la levantada que Newell’s evidenció en el complemento para conseguir la igualdad ante un rival que llegaba golpeado y lleno de urgencias. Y hasta estuvo ahí nomás de quedarse con la victoria soñada con aquel tiro del final de la Pulga Rodríguez que casi rompió el travesaño de Navarro para que todos en la cancha se agarraran la cabeza de manera instantánea. El 1 a 1 repartió premios y castigos, porque Independiente ganó el primer tiempo y la Lepra se quedó con el segundo. Por eso la igualdad se ajustó a lo hecho por los dos conjuntos anoche en el Coloso.

  En la previa todo indicaba que los rojinegros tenían la chance de pegar el salto con tres puntos en el bolsillo. El Rojo llegaba endiablado por los magros resultados y con un técnico en la hoguera. Con todas las necesidades y la pobreza futbolística le complicó el esquema a la Lepra, que tuvo un arranque deslucido y sin poder encontrar la pelota. Sólo un zurdazo de Vella en los primeros minutos que tapó Navarro inquietó a la visita, después todo fue del rival. Primero Peratta le tapó el grito a Fredes, pero después el Patito Rodríguez le puso una pelota bárbara a Silvera para que definiera con extrema calidad.

  La visita dominaba e iba por más, pero ahí apareció la enorme figura del uno leproso para cerrar el arco en el momento más complicado del equipo de Sensini. Rodríguez, el mejor del Rojo, tuvo el segundo a su merced dos veces en la misma acción, pero perdió en ambas. Newell’s contestaba con ataques por los costados y abusaba con los centros a un Boghossian que ya no está, por eso terminaban en la nada.

  Como lo que plantó en cancha Boquita no funcionó, para la segunda mitad retocó el equipo y mandó a la cancha a Fideleff y Salvatierra con el fin de plantar al equipo en la hoguera del Diablo. Y logró con el cometido, porque arrinconó al rival y fue punzante en los metros finales. Primero Borghello habilitó a Sperduti, quien se demoró y no pudo rematar. Minutos más tarde el Gordo tuvo su revancha poniendo en práctica su gambeta endiablada para desparramar rivales y tocar para Formica, que definió sin problemas en una noche donde el Gato no maulló como de costumbre.

  Con el empuje de la gente y la ansiedad propia de los jugadores de intentar buscar los tres puntos que en la previa parecían posibles, Newell’s siguió lanzado al ataque y presionó a un Independiente consumido por los nervios. Salvatierra casi se convierte en el héroe de la noche con ese cabezazo exigido y después la Pulga estuvo ahí nomás de dejarle una roncha a un Diablo con poco fuego sagrado. La heroica esta vez no llegó.

  Newell’s la pasó mal en el arranque, se recompuso en el segundo y cambió su imagen. Consiguió la igualdad y estuvo a tiro del grito de victoria. Al final, se tuvo con conformar con hacer tablas con el Diablo. l

 

Bernardi lo vio entero desde el banco

Lucas Bernardi, quien se recuperó de una distensión ligamentaria en la rodilla izquierda, ayer integró el plantel leproso pero por las circunstancias del partido debió quedarse en el banco de suplentes los noventa minutos. La evolución del volante es una buena noticia para Newell’s pensando en el torneo y la Copa.



 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS