Ovación

Newell's aplastó a Unión 5 a 0 y está cada vez más cerca del título

Newell's cumplió su trabajo con una goleada. Ni más, ni menos. Necesitaba la complicidad de un triunfo contundente para apurar el tiempo, envalentonar su paso y mantener a raya a River y Lanús.

Martes 11 de Junio de 2013

Newell's cumplió su trabajo con una goleada. Ni más, ni menos. Necesitaba la complicidad de un triunfo contundente para apurar el tiempo, envalentonar su paso y mantener a raya a River y Lanús, sus principales perseguidores. Por eso, el estridente 5 a 0 de anoche sobre Unión en el Coloso mostró que el conjunto de Martino tiene firmes las riendas del torneo y que continúa siendo el gran candidato a quedarse con el codiciado título.

Fue un gesto extraordinario, festivo, impactante. Implantado en el momento justo. Como para despejar cualquier incertidumbre de ocasión, y también para enterrar los incómodos vestigios del traspié de la semana anterior en Floresta. Con goles que le dieron volumen y efervescencia a un tanteador inapelable. Y con el aporte vital de los referentes leprosos, esos que regresaron al club para marcar caminos y acercar sueños.

Esta victoria aplastante le permitió a Newell's volver a ser el único puntero, a tres unidades de distancia de River. Y esta encendida actuación se transformó además en un extraordinario incentivo anímico de cara a la recta final del certamen. Así, a falta de dos compromisos (Rafaela -V- y Argentinos -L-), los leprosos miran a todos desde arriba, motivados, orgullosos, y en una posición inmejorable. Saben que su destino sigue dependiendo de su propio esfuerzo, de su fútbol y de su decisión.

De a poco, como modelando una ilusión que no deja de crecer, el equipo rojinegro fue trabajando el partido de ayer. Con paciencia y espíritu de artesano, respetó su libreto guía, y no se volvió loco cuando no pudo convertir en la media hora de juego inicial, a pesar de que exigió a Limia varias veces. Sabía que las diferencias que existen a simple vista con el descendido Unión podían salir a la luz en cualquier momento. Y fue cuestión de tiempo nomás, y de peso específico.

A los 31', después de un córner de Figueroa, La Fiera Rodríguez cabeceó en el segundo palo y clavó un golazo en el ángulo izquierdo tatengue. Ese gol fue la llave del partido, la que destrabó al rival y desató la fiesta. Es que desde allí ya no hubo más contienda. Porque Newell's se encontró a sí mismo, comenzó a mover la pelota y descansó en su suficiencia para encontrar muchas grietas en la resistencia rival.

Por eso no extrañó que, a los 42', Maxi inició una contra con aplomo y astucia, habilitó a Scocco y Nacho definió en dos instancias ante la salida de Limia. Ese segundo tanto rojinegro, fue una especie de embriagador anuncio de lo que se venía.

Y el complemento terminó de reflejar dos realidades diametralmente opuestas. Newell's se vistó de gala ante los aplausos de su gente, y Unión paseó sus harapos y sus ingenuidades por el Coloso. A los 54', Heinze convirtió de mediavuelta su primer gol con la camiseta que lo vio nacer, a los 71' La Fiera consiguió su doblete con un potente disparo entrando al área, y a los 80' Urruti estableció el quinto de cabeza tras una avivada de Orzán.

Así, Newell's armó su propio Parque de diversiones. Demostró que cuando se anima a jugar, es muy serio. El mejor del ámbito doméstico. Y disipó la niebla con personalidad, toques y goles. El equipo del Tata cautiva, sueña despierto y va por todo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario